Saltar al contenido

Cómo los contadores públicos y la tecnología pueden ayudar a transformar las PYMES

Hasta donde sabemos, la contabilidad surgió por primera vez en las antiguas civilizaciones de Sumeria, Egipto e Indo hace unos 5.000 años. Alrededor del siglo IV a.C., se desarrolló la auditoría. Los orígenes de las mejores prácticas actuales en la contabilidad por partida doble se institucionalizaron en los bancos de la Florencia del Renacimiento hace 600 años. La tradición es una herramienta invaluable, pero aproximadamente 2.000 años (más o menos unos cuantos siglos) entre las grandes innovaciones parece un poco exagerado.

Un ejemplo de cómo las pequeñas y medianas empresas (PYMES) han mantenido sus libros. Los contables diligentes han pasado años analizando sus polvorientos tomos, confiando en tradiciones contables de siglos de antigüedad para dar sentido a los números y mantener a las PYMES en una posición equilibrada. Esas tradiciones representan la estabilidad e influyen en el papel: Si funciona, no lo arregles, especialmente si arreglarlo puede infligir pérdidas increíblemente costosas en lo que de otra manera sería un negocio saludable.

Cómo los contadores públicos y la tecnología pueden ayudar a transformar las PYMES
Cómo los contadores públicos y la tecnología pueden ayudar a transformar las PYMES

Por muy duraderas que sean estas tradiciones, los negocios y la tecnología van de la mano como lugares en los que seguir la tradición no siempre produce los mejores resultados. La consumación de Internet ha desencadenado fuerzas transformadoras que han impactado todo .

Lo que esto significa es que las PYMES están ahora en marcha. Todo lo que puede ser mejorado, necesita ser mejorado, accesible desde cualquier lugar en cualquier dispositivo. Cómo pagan a los empleados, cómo manejan el efectivo y el flujo de caja, cómo interactúan con los vendedores y proveedores, cómo se les paga y cómo se les paga a los empleados, todo lo que se consideraba la columna vertebral intocable durante el último siglo está ahora a punto de ser reconsiderado. Incluyendo el papel del humilde contable.

Solía ser que los contadores públicos debían numerar manualmente, facturar a los clientes y reembolsar los gastos. Pero..:

  • Donde una vez la calculadora (o su lejano ancestro, el ábaco) era el único aliado del contador cuando se retiraba a su oficina para equilibrar los débitos y los créditos, ahora el software de contabilidad en la nube proporciona acceso a los datos financieros de la empresa desde un dispositivo móvil y hace gran parte del trabajo duro de la elaboración de números.
  • Mientras que una vez rellenaba repetidamente las facturas era la única manera de recordar a los clientes que pagaran, ahora la automatización de las facturas lo hace de forma natural con una mínima interferencia humana.
  • Donde una vez los gastos obligaban al contable a perseguir a todo el mundo con una escoba metafórica sólo para iniciar el proceso de reembolso con su correspondiente cernido de montaña de papel, ahora los sistemas de gestión de gastos junto con las tarjetas de débito prepagas controlan cuánto dinero se asigna y dónde se gasta.

En resumen, gracias a la innovación tecnológica, los procesos tradicionales se están evaporando. Los contadores están mirando un mundo en flujo, en el que su carga de trabajo habitual está experimentando una creciente digitalización, y donde no son una necesidad tan obvia como lo eran antes. Las opciones se reducen a reconocer resignadamente la obsolescencia o a adaptarse con elegancia a algo que se adapte mejor al cambiante entorno empresarial.

Podría ser tentador para la CPA proteger esas firmes tradiciones. Sin embargo, en lugar de ser obstructivos, los contadores pueden ser agentes de transformación. Las PYMES están buscando soluciones. ¿Quién mejor que ellos, los depositarios de la tradición acumulada, para hablar con honestidad sobre dónde han caído los procesos y facilitar el cambio?

En este nuevo mundo, el contable se convierte en el asesor de confianza, aprovechando el conocimiento de la tradición y la innovación y mezclándolas para crear algo mejor. Al entender que la nueva tecnología cambia su papel, el contador está mejor informado sobre cómo aprovechar estas nuevas plataformas para el beneficio de la empresa. Al entender el cambio en el mundo en general, el contador puede ayudar a los propietarios a entender cómo hacer crecer su negocio. Al abordar los diversos problemas que surgen al tratar con el dinero, los contadores pueden seguir siendo la principal fuerza de estabilidad en los negocios.

“¿Por qué debería ser reemplazado por un nuevo método de hacer las cosas?” La respuesta es simple: Hay mejores soluciones ahí fuera, y si no las implementan, lo hará su competencia. Es cierto que alguien siempre tendrá que cuidar de la casa, pero ese papel tradicional ya no es suficiente para el contable moderno. Cuando la competencia aproveche estos cambios, obtendrá una ventaja competitiva que eventualmente causará que sus rivales se queden atrás y vayan a la quiebra. En lugar de dejar que eso suceda, los contadores, abrazan el cambio y descargan el estrés de ponerse al día con los otros tipos.