Saltar al contenido

Una menor podrá donar el hígado a su hija

No voy a entretenerme en explicar el caso porque lleva todo el día en los medios de comunicación así que supongo que lo conoceréis: una chica de 17 años, madre adolescente ha obtenido una autorización para poderle donar hígado a su propia hija si no consigue un donante a tiempo, a mí la verdad es que me parece fantástico, una forma de que la ley se adapte a los tiempos que corren donde cada vez hay más menores con responsabilidades.


Pero saliéndome del tema del blog (lo siento, pero es que el tema de la ley del menor me crispa -por decirlo amablemente-), me pregunto por qué si se puede reconocer la madurez de una menor para bien no puede reconocerse para mal es decir, si podemos reconocer que una madre de 17 años es lo suficientemente adulta para hacer una excepción y dejarla donar su hígado no sé por qué no reconocemos que un violador y asesino de 17 años puede también ser lo suficientemente adulto como para ser juzgado y encarcelado en vez de meterle en un reformatorio algunos años (como a otro que “sólo” ha trapicheado con drogas o robado carteras) y después limpiar su expediente. Y como este muchos ejemplos.