Saltar al contenido

Vigilancia del Crimen: 19 de abril de 2013

Ex agente del IRS condenado a veinticuatro años en la prisión federal por asesinato a sueldo y cargos fiscales

El ex-agente del IRS y preparador de impuestos Steven Martinez fue sentenciado el 15 de abril por el Juez de la Corte de Distrito de los Estados Unidos William Q. Hayes a casi veinticuatro años de prisión por estafar a clientes en más de 11 millones de dólares y luego planear sus asesinatos para evitar que testifiquen sobre el robo.

Vigilancia del Crimen: 19 de abril de 2013
Vigilancia del Crimen: 19 de abril de 2013

Además de una sentencia de 286 meses, el juez ordenó a Martínez a pagar más de 14 millones de dólares en restitución a las víctimas, al IRS y a la Junta de Impuestos de Franquicias de California. El juez Hayes también dictó una orden preliminar de confiscación de ciertos bienes inmuebles y personales, incluyendo una sentencia de 11 millones de dólares. Después de que Martínez cumpliera su sentencia, el juez Hayes lo puso en libertad supervisada por cinco años.

En los comentarios de la audiencia de hoy, el Fiscal Adjunto de los Estados Unidos Joseph Orabona argumentó que la sentencia era importante en parte porque Martínez planeó meticulosamente los asesinatos dando a un posible asesino, que era un testigo cooperador del FBI, instrucciones e información detallada sobre cada una de las cuatro víctimas contenidas en “paquetes”. Uno de los intercambios entre Martínez y el testigo cooperante fue capturado en video.

“Estas víctimas fueron vigiladas. Fueron vigiladas. Sus hábitos fueron documentados. Es perturbador”, dijo Orabona. “Este era un individuo frío y calculador. Sabía cómo vivían las víctimas. Se lo explica al sicario del video”.

Antes de imponer una sentencia, el juez Hayes señaló que el acusado no tomó una decisión de momento para cometer un delito. Más bien, fue un fraude a largo plazo que duró años y culminó con los planes cuidadosamente planeados de asesinato por encargo.

Martínez se declaró culpable el 10 de agosto de 2012, de cargos criminales que incluyen asesinato por encargo, manipulación de testigos que involucra intento de asesinato, solicitud de un crimen de violencia, fraude de correo, presentación de declaraciones de impuestos falsas, fraude al Seguro Social, robo de identidad agravado y lavado de dinero. Martínez se declaró culpable de doce cargos en una acusación sustitutiva.

Como parte de su declaración de culpabilidad, Martínez admitió que a finales de febrero de 2012 solicitó a un tercero que asesinara a cuatro testigos con la intención de evitar que declararan en su caso penal tributario pendiente.

El tercero se puso en contacto con la división de San Diego del FBI el 28 de febrero de 2012 para informar del complot de asesinato a sueldo de Martínez y acordó cooperar con el FBI en la investigación. Según la denuncia, el FBI grabó y grabó en vídeo una reunión posterior entre el testigo cooperador del FBI y Martínez.

En referencia a dos de los objetivos del asesinato, Martínez le dijo al posible asesino “que podría hacerlo rico para el resto de su vida, 100.000 dólares en efectivo, si eliminaba a la señora de Rancho Santa Fe y a la señora de La Jolla”, según los registros del tribunal. El testigo cooperante dijo que Martínez “sugirió que el ex empleado usara dos pistolas diferentes para los asesinatos y que adquiriera un silenciador”.

Martínez admitió en la corte que trató de evitar el testimonio de los antiguos clientes ofreciendo al testigo cooperador del FBI 100.000 dólares para asesinarlos. Admitió que proporcionó a la tercera parte cuatro paquetes escritos con información detallada sobre los antiguos clientes, incluyendo fotos de las próximas víctimas de asesinato, sus casas e información personal. Martínez admitió que una vez que se produjeran los asesinatos, pagaría al autor 40.000 dólares en efectivo, seguidos de los 60.000 dólares restantes en efectivo dentro de las setenta y dos horas siguientes a los asesinatos.

Además, Martínez admitió que presentó declaraciones de impuestos falsas y defraudó a sus clientes robando más de 11 millones de dólares en pagos de impuestos. Martínez admitió que presentó a sus clientes declaraciones de impuestos completas indicando que debían una cantidad significativa de impuestos. Solicitó que sus clientes escribieran cheques pagaderos por el monto de los impuestos adeudados y que se debieran a una supuesta cuenta fiduciaria del cliente (en lugar de enviarlos directamente al IRS o a la Junta de Impuestos de Franquicias de California).

Martinez también convenció a estos mismos clientes de escribir cheques durante el año fiscal para los pagos de impuestos estimados a las mismas cuentas fiduciarias de los supuestos clientes. En lugar de depositar estos cheques en una verdadera cuenta fiduciaria, Martínez admitió que tomó los cheques y los depositó en varias cuentas bancarias nominadas. En un intento por ocultar su fraude, Martínez admitió que presentó un conjunto diferente de declaraciones de impuestos falsas que indicaban que sus clientes debían poco o ningún impuesto sobre la renta.

Martínez admitió que convirtió aproximadamente 11 millones de dólares en fondos de contribuyentes robados para su propio beneficio personal y los utilizó para hacer mejoras en su casa, comprar bienes raíces, comprar una casa de playa en México, pagar por el uso de un avión privado, hacer inversiones de más de 2 millones de dólares en otras entidades y hacer pagos de más de 2 millones de dólares por sus tarjetas de crédito y préstamos de uso personal.

Como parte de su esquema tributario fraudulento, Martínez admitió que cometió un fraude a la Seguridad Social y un robo de identidad agravado al usar los números de la Seguridad Social de sus clientes sin autorización cuando presentó las declaraciones de impuestos falsas al IRS. Martínez admitió que cometió fraude postal al enviar las declaraciones de impuestos falsas al IRS. Martínez también admitió que lavó aproximadamente 2 millones de dólares a través de cuentas bancarias nominales para su propio negocio y uso personal.

Finalmente, Martínez admitió que, a sabiendas e intencionalmente, presentó declaraciones de impuestos personales falsas para los años fiscales 2004, 2005, 2006 y 2007.

###

El Departamento de Justicia pide unirse permanentemente al preparador de la declaración de impuestos de Florida

El Departamento de Justicia presentó una demanda el 15 de abril pidiendo a la Corte de Distrito de EE.UU. del Distrito Sur de Florida que prohibiera permanentemente a Osvaldo J. Díaz preparar declaraciones de impuestos federales para otros. La demanda civil alega que Díaz prepara las declaraciones a través de Professional Accounting Services Inc. en Coral Gables, Florida.

Según la denuncia, Díaz prepara declaraciones de impuestos que fabrican deducciones y créditos en un intento de subestimar las obligaciones fiscales de sus clientes o inflar los reembolsos de sus clientes.

El gobierno alega que Díaz fabrica gastos de negocios y personales e infla las pérdidas de bienes raíces para sus clientes. El IRS ha examinado 250 declaraciones preparadas por Díaz y encontró que el 93 por ciento resultaron en deficiencias. Como se alega en la demanda, el IRS proyecta que la pérdida de impuestos de las declaraciones preparadas por Díaz podría ser de decenas de millones de dólares.

###

El Departamento de Justicia demanda detener a los preparadores de declaraciones de impuestos de Carolina del Sur

Los Estados Unidos han pedido a un tribunal federal de Charleston (Carolina del Sur) que prohíba permanentemente a Stacy Middleton, de Charleston, y a George Jenkins, de Blythewood (Carolina del Sur), que preparen declaraciones de impuestos federales sobre la renta para otras personas, según anunció el Departamento de Justicia el 15 de abril.

Según la queja del gobierno, Middleton y Jenkins han preparado declaraciones de impuestos federales en Charleston y Columbia, Carolina del Sur, a través de un negocio llamado MBM Tax and Accounting Services LLC. La queja alega que han preparado declaraciones que subestiman ilegalmente las obligaciones del impuesto sobre la renta y los reembolsos exagerados a través de una variedad de esquemas.

La denuncia del gobierno alega que Middleton y Jenkins prepararon devoluciones que crearon ilegalmente deducciones y créditos ficticios, así como que exageraron y duplicaron las deducciones y créditos existentes. La queja también alega que Middleton creó formularios 1099 fraudulentos en nombre de los clientes, creando ingresos falsos para permitir a Middleton reclamar el Crédito de Impuesto sobre la Renta en nombre de esos clientes. Según la queja, el IRS ha examinado 842 declaraciones preparadas por Middleton y Jenkins, y más del 93 por ciento de esos exámenes resultaron en un ajuste de la responsabilidad fiscal de sus clientes. En total, la queja del gobierno alega que las actividades de Middleton y Jenkins pueden haber resultado en hasta 55 millones de dólares de pérdidas para los Estados Unidos.

###

Empresarios de Arizona y abogado de California condenados por ocultar millones en cuentas bancarias secretas en el extranjero

Un jurado condenó el 11 de abril a Stephen M. Kerr y Michael Quiel por cargos de impuestos federales derivados de no haber revelado cuentas bancarias secretas en Suiza, según anunciaron el Departamento de Justicia y el IRS. Kerr y Quiel, prominentes empresarios de Phoenix, fueron condenados cada uno de ellos por dos cargos de presentación de declaraciones de impuestos falsas sobre la renta individual para 2007 y 2008. Kerr también fue condenado por dos cargos de no presentar un informe de cuentas bancarias y financieras extranjeras (FBAR). El abogado de San Diego Christopher M. Rusch se había declarado culpable de conspiración para defraudar al gobierno y de no presentar un FBAR el 6 de febrero de 2013.

Según las pruebas presentadas en el juicio, Kerr y Quiel, con la ayuda de Rusch y otros, incluidos ciudadanos suizos, establecieron entidades extranjeras nominales y las correspondientes cuentas bancarias en UBS AG y Pictet & Cie para ocultar la propiedad y el control de Kerr y Quiel de las acciones y los ingresos que se depositaron en esas cuentas. Rusch testificó en el juicio, admitiendo que él y otros causaron la venta de las acciones de las acciones a través de las cuentas no declaradas. Kerr también contrató a Rusch para facilitar la venta interna de 11,4 millones de acciones a nombre de una entidad extranjera controlada por Kerr y para transferir el producto de la venta de las acciones a una cuenta extranjera no declarada en UBS AG para ocultar que el dinero era un ingreso para Kerr que debería haber sido reportado en sus declaraciones de impuestos.

Las pruebas establecieron que para crear una nueva capa de separación entre Kerr y Quiel y los ingresos que ocultaban en las cuentas extranjeras no declaradas, ordenaron a Rusch que transfiriera parte del dinero de las cuentas no declaradas de vuelta a los Estados Unidos a través de la Cuenta Fiduciaria de Intereses de Rusch (IOLTA) antes de dispersar el dinero en beneficio de Kerr y Quiel. Rusch transfirió aproximadamente 2 millones de dólares a través de su cuenta IOLTA para que Kerr pudiera comprar un campo de golf en Erie, Colorado. Además, después de transferir aproximadamente 955.000 dólares de las cuentas extranjeras no declaradas de Quiel a su cuenta IOLTA, bajo la dirección de Quiel, Rusch escribió cheques pagaderos a una cuenta bancaria de Arizona propiedad y controlada por Quiel.

Según las pruebas del juicio, Kerr y Quiel presentaron declaraciones de impuestos falsas al Servicio de Impuestos Internos (IRS) que no informaron sobre el producto de la venta de acciones, los intereses y los dividendos obtenidos a través de las cuentas secretas, y tampoco informaron de que tenían intereses financieros en cuentas bancarias situadas en Suiza. Kerr tampoco presentó las FBAR en 2007 y 2008 que informaban de sus cuentas en el extranjero al IRS. Los contadores de Kerr y Quiel declararon que ni Kerr ni Quiel revelaron la existencia de sus cuentas extraterritoriales en Suiza durante la preparación de sus declaraciones de impuestos.

La sentencia de Kerr y Quiel está programada para el 25 de junio de 2013. La sentencia para Rusch está programada para el 17 de julio de 2013.

###

Empresaria de California acuerda declararse culpable de conspiración para ocultar cuentas bancarias israelíes

Guity Kashfi de Los Ángeles fue acusado el 12 de abril en el Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito Central de California de conspiración para defraudar a los Estados Unidos, el Departamento de Justicia y el IRS – Investigación Criminal anunció. Un acuerdo de declaración firmado fue presentado junto con el documento de acusación.

Según los documentos del tribunal, Kashfi, ciudadano estadounidense, mantenía cuentas bancarias no declaradas en un banco internacional con sede en Tel Aviv, Israel. Las cuentas se mantenían a nombre de los nominados para mantenerlas en secreto del gobierno de EE.UU. Kashfi usó las cuentas para obtener préstamos “back-to-back” de una sucursal del banco en Los Ángeles. Aunque los préstamos estaban asegurados o garantizados con certificados de depósito en las cuentas extraterritoriales no declaradas de Kashfi, ese hecho se ocultó para mantener en secreto las cuentas extraterritoriales de Kashfi.

Según el acuerdo de declaración, en 2008 un banquero de Los Ángeles le dijo a Kashfi que el banco iba a utilizar los fondos de su cuenta en Israel para pagar sus préstamos consecutivos en Los Ángeles. En lugar de pagar los préstamos, Kashfi transfirió aproximadamente 2 millones de dólares a una cuenta situada en Luxemburgo en una sucursal de un segundo banco israelí. Kashfi lo hizo para evitar la repatriación de los fondos de su primera cuenta israelí a los Estados Unidos para pagar sus préstamos en Los Ángeles. Kashfi finalmente utilizó los fondos en Luxemburgo para obtener un nuevo préstamo retroactivo de una sucursal del segundo banco israelí ubicado en Los Ángeles. En 2009, Kashfi fue a Luxemburgo para cerrar su cuenta. Mientras estaba allí, dos banqueros extranjeros le informaron a Kashfi que su dinero estaba seguro en Luxemburgo porque el banco era un banco privado y nadie podía obtener información relacionada con las cuentas bancarias ubicadas en Luxemburgo. En 2011, Kashfi cerró todas sus cuentas en Luxemburgo firmando los papeles en Los Ángeles. Luego transfirió los fondos a bancos en los Estados Unidos.

De acuerdo con el acuerdo de declaración, Kashfi nunca le dijo a su contador sobre sus cuentas no declaradas, y no informó de ningún ingreso de las cuentas en sus declaraciones de impuestos individuales que fueron presentadas al IRS. Para los años fiscales de 2005 a 2011, Kashfi no reportó ingresos por intereses de aproximadamente 221.306 dólares. El saldo más alto en las cuentas no declaradas de Kashfi fue de aproximadamente 2.501.469 dólares.

Kashfi es el segundo acusado en el Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito Central de California por no informar sobre los ingresos de las cuentas no declaradas en Israel.

El 29 de marzo de 2013, Zvi Sperling de Beverly Hills, California, compareciendo ante el Juez de Distrito de los Estados Unidos John F. Walter, se declaró culpable de conspirar para defraudar a los Estados Unidos en relación con los préstamos obtenidos en Los Ángeles que estaban garantizados por fondos en cuentas bancarias no declaradas en Israel. En los ejercicios fiscales de 2005 a 2008, Sperling no declaró ingresos de aproximadamente 381.563 dólares. El saldo más alto de las cuentas no declaradas de Sperling fue de aproximadamente 4 millones de dólares.

Tanto Kashfi como Sperling han acordado pagar una sanción civil por un monto del 50 por ciento del saldo elevado de sus cuentas no declaradas para resolver su responsabilidad civil con el IRS por no presentar los FBAR.

Tanto Kashfi como Sperling se enfrentan a una posible pena máxima de cinco años de prisión y una multa máxima de 250.000 dólares.

###

Esposo y esposa de Texas culpable de falsificar las declaraciones de impuestos de los clientes

Marlin Jermaine Beckett y Gia Cooper Beckett han sido condenados por fraude fiscal, anunció el fiscal Kenneth Magidson el 10 de abril, junto con Lucy Cruz, agente especial a cargo del IRS – Investigación Criminal.

Los Beckett son preparadores de declaraciones de impuestos de marido y mujer. Ambos fueron acusados en casos separados pero relacionados el mes pasado. De acuerdo con los hechos que sustentan sus respectivos alegatos, cada uno de ellos admitió haber reclamado deducciones de millas comerciales falsas para clientes locales que aumentaron fraudulentamente las devoluciones de impuestos en aproximadamente 360.000 dólares para los años fiscales de 2006 a 2009.

Hace poco tiempo, Marlin Beckett se declaró culpable ante la jueza de distrito de EE.UU. Nancy F. Atlas, mientras que Gia Beckett se declaró culpable la primera semana de abril. Ambos serán sentenciados el 24 de septiembre de 2013, momento en el que cada uno se enfrentará a tres años de prisión y una multa de 250.000 dólares. El acuerdo de declaración también requiere que ambos acusados hagan una restitución completa de todos los reembolsos fraudulentos.

###

Pareja condenada por $590,000 por fraude fiscal

Un marido y una mujer de Greer, Carolina del Sur, fueron condenados el jueves 11 de abril de 2013 por presentar declaraciones de impuestos falsas, anunció Anne M. Tompkins, Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Occidental de Carolina del Norte.

La jueza del tribunal de distrito de los Estados Unidos, Mary G. Lewis, condenó a Julie Greene Tucker, de Greer, Carolina del Sur, a treinta y tres meses de prisión, seguidos de tres años de libertad supervisada. El esposo de Tucker, James Dean Tucker, también de Greer, fue condenado a ocho meses de arresto domiciliario y cinco años de libertad condicional. Los Tucker fueron condenados a pagar 191.049 dólares de restitución al IRS, conjunta y solidariamente. Se ordenó a Julie Tucker que pagara otros 590.128 dólares como restitución a su antiguo empleador.

En noviembre de 2012, James y Julie Tucker se declararon culpables de un proyecto de ley penal de información que los acusaba de dos cargos de presentación de declaraciones de impuestos falsas. Además, Julie Tucker se declaró culpable de un cargo de fraude electrónico. Según los documentos judiciales presentados, desde o alrededor de 1996 hasta o alrededor de julio de 2011, Julie Tucker fue empleada en Trendset Inc. (Trendset), una empresa de auditoría de carga ubicada en Greenville, Carolina del Sur. Su último puesto en Trendset fue el de directora de administración. Los registros de los tribunales muestran que, en ese cargo, Julie Tucker tenía acceso a las cuentas bancarias de Trendset y tenía autoridad para emitir cheques e iniciar transferencias electrónicas desde esas cuentas en nombre de Trendset. Desde abril de 1986 hasta julio de 2012, James Tucker trabajó en el Departamento de Seguridad Nacional y estuvo destinado en Greenville.

De acuerdo con los documentos presentados y los procedimientos judiciales, a partir de o alrededor de 2010 y hasta su renuncia en julio de 2011, Julie Tucker malversó dinero de las cuentas bancarias de Trendset. Sin que Trendset lo supiera, Julie Tucker utilizó su acceso a las cuentas bancarias de la compañía para transferir dinero a su nombre y a cuentas mantenidas conjuntamente por ella y su marido. Los registros de la corte indican que Julie Tucker también transfirió fondos y emitió cheques desde estas cuentas para hacer pagos directos en varios préstamos para automóviles y una tarjeta de crédito a nombre de la pareja.

Basándose en los documentos judiciales archivados y las declaraciones hechas en el tribunal, Julie y James Tucker utilizaron los fondos malversados para realizar importantes renovaciones en sus casas, comprar una segunda casa y comprar tres vehículos de lujo para ellos y un vehículo adicional para la hija de un compañero de trabajo de Trendset. Los registros de la corte indican que la pareja se unió a un club de campo local donde organizaron una fastuosa fiesta de Navidad para familiares y amigos. La pareja también usó los fondos malversados para pagar varios viajes de vacaciones personales. Julie Tucker también gastó más de 100.000 dólares en la compra de joyas. La pareja no incluyó los ingresos imponibles derivados del plan de malversación de Julie Tucker en sus declaraciones de impuestos conjuntas de 2010 y 2011, según muestran los registros del tribunal.

Los registros de la corte indican que James Tucker mintió a sus compañeros de trabajo cuando le preguntaron sobre las mejoras en el estilo de vida y los gastos de la pareja. Los registros judiciales indican que James Tucker a veces decía que la pareja recibió el dinero del padre de James Tucker después de una venta rentable de acciones de Hormel. Otras veces, James Tucker decía que su esposa había recibido un gran ascenso en Trendset y que ella ganaba mucho más dinero que él, según indican los registros judiciales.

Se ordenó a Julie Tucker que se reportara a la Oficina Federal de Prisiones al ser designada una instalación federal. Las sentencias federales se cumplen sin posibilidad de libertad condicional.

###

Preparador de la declaración de impuestos de Long Beach acusado de ayudar en la preparación de falsas declaraciones de impuestos

El 10 de abril, un gran jurado federal devolvió una acusación supletoria que acusaba a Rathana Ung, ex director y oficial de Lim’s Income Tax, Inc. y Lim’s Tax, Inc. en Long Beach, California, de ayudar en la preparación de falsas declaraciones de impuestos federales presentadas al IRS.

Rathana Ung, residente de Coto De Caza en el Condado de Orange, fue acusada en un cargo de treinta y nueve sustituyendo la acusación que la acusaba de presentar declaraciones de impuestos federales falsas en el IRS.

De acuerdo con la acusación de sustitución, Ung presentó treinta y nueve falsas declaraciones de impuestos federales, formularios 1040 con el IRS conteniendo falsas deducciones y falsas pérdidas de negocios. Se alega que Ung sabía que los contribuyentes para los que se presentaban las declaraciones no tenían derecho a reclamar tales deducciones.

Ung está acusado de presentar declaraciones de impuestos falsas reclamando deducciones falsas del Anexo A y del Formulario 2106 (Gastos de Negocios de Empleados), el Formulario 8917 falso (Deducción de Matrícula y Honorarios) y el Anexo C falso (Ganancias o Pérdidas de Negocios). Las falsas declaraciones de impuestos generaron reembolsos para los años 2006, 2007, 2008 y 2009 a los que los contribuyentes no tenían derecho.