Saltar al contenido

Una buena noticia para todas

En cáncer de mama es uno de los tipos de cáncer más frecuentes y de los que más alta conciencia tiene la población. Afortunadamente, el pronóstico es bueno si se detecta a tiempo, por eso es conveniente estar al día de las revisiones periódicas, hacerse mamografías después de determinada edad y estar siempre pendiente a pequeñas molestias o anomalias en el pecho.


En los años 50, un test llamado Cervical Pap Test redujo las muertes por cáncer de cervix en un 70%, gracias a la la detección de células anormales en el cervix mucho tiempo antes de que el cáncer fuera diagnosticado.


Ahora, basado en la misma teoría se ha presentado el Halo Breast Pap Test System en el Encuentro Anual de Ginecólogos y Especialistas en Obstetricia de EEUU, un test que puede detectar un riesgo específico de tener cáncer de pecho mucho antes de que pueda ser detectado en una mamografía o en un exámen clínico. Lo que mejorará de una forma drástica el pronóstico.


El test se hace en 5 minutos, y se basa en reconocer células anormales en una aspiración de líquido del pezón, en estas células se puede detectar una enfermedad en proceso o un riesgo específico de padecer cáncer de pecho, de hecho, ya estudios anteriores habían asegurado que células anormales en el epitelio de los conductos del pecho (un 95% de los casos de cáncer de pecho empiezan ahí) pueden suponer un riesgo de 4 a 5 veces mayor de padecer cáncer de pecho.


Esta identificación puede suponer ganarle hasta 8 años al cáncer, ya que estas células pueden apreciarse ese tiempo antes de aparecer la lesión en una mamografía o en un examen. Es perfecto para las mujeres jóvenes que aún no nos hemos hecho mamografías.