Saltar al contenido

Un montón de historias de delitos de fraude fiscal

Esquema ilegal buscado más de un cuarto de billón de dólares en devoluciones de impuestos

El 4 de octubre de 2012, Arturo Villarreal-Alba, de Whittier (California), se declaró culpable en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos de conspirar para defraudar a los Estados Unidos en un plan fraudulento de presentación de declaraciones de impuestos federales, que en conjunto reclamaron fraudulentamente más de 250 millones de dólares en reembolsos falsos de impuestos sobre la renta y se declararon culpables de fraude postal en un plan de “lavado de títulos” de registro de vehículos.

Un montón de historias de delitos de fraude fiscal
Un montón de historias de delitos de fraude fiscal

Según los documentos del tribunal, Villarreal, de 44 años, trabajó con Old Quest Foundation, Inc. en Fontana y De La Fuente Ramírez y Asociados (DLFRA) en Rancho Cucamonga, dos empresas de Southland acusadas en un plan de Descuento por Emisión Original (OID) que supuestamente presentaron más de 400 declaraciones de impuestos federales falsas al IRS. Se alega que el IRS emitió erróneamente millones de dólares en devoluciones de impuestos a los clientes de Old Quest y DLFRA. El 30 de abril de 2011, también fue nombrado en una acusación de treinta y cuatro cuentas que sustituyó a la acusación que alegaba un esquema de “lavado de títulos” de registro de vehículos.

Según el acuerdo de declaración, Villarreal-Alba admitió que refirió a los clientes al esquema OID. Villarreal admitió que hizo que se prepararan y presentaran al menos dos declaraciones de impuestos federales falsas de 2009 basadas en el OID, que reclamaban un total en devoluciones de impuestos falsas de 998.478 dólares.

Villarreal-Alba también admitió que entre 2009 y 2011 participó en un plan de “lavado de títulos” de vehículos en el que dijo falsamente a las víctimas que había un “programa especial” en el que los vehículos podían ser pagados y las víctimas acabarían poseyendo uno o más de los vehículos gratis y despejados. Muchas víctimas compraron varios vehículos utilizando su buen crédito para obtener préstamos de los concesionarios de automóviles. En lugar de hacer que se pagaran los préstamos de automóviles, se falsificaban las firmas de las víctimas en los documentos del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) para obtener un título claro del DMV, y luego Villarreal-Alba y sus colaboradores revendían los vehículos a víctimas desprevenidas u obtenían los títulos de propiedad de los vehículos de las compañías de préstamos de títulos de vehículos.

Villarreal-Alba utilizó el sistema de correo de los EE.UU. en el esquema al recibir fraudulentamente por correo las papeletas rosas “limpias” del DMV. Admitió que no presentó las declaraciones de impuestos y no reportó al IRS los miles de dólares de ingresos que obtuvo en 2009 y 2010 del esquema de impuestos y lavado de títulos de vehículos.

La sentencia máxima legal que el tribunal puede imponer es de treinta años de prisión y una multa de 500.000 dólares o el doble de la ganancia o pérdida bruta. La sentencia está programada para el 18 de enero de 2013.

###

Un contador de Los Ángeles se declara culpable de crímenes fiscales relacionados con clientes de Hawaii

Dennis Duban, contador y preparador de declaraciones de impuestos con sede en Los Ángeles, se declaró culpable de conspiración para defraudar al IRS y de ayudar a presentar una falsa declaración de impuestos federales ante el juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos Leslie E. Kobayashi en Honolulu, Hawai. El juicio de Duban estaba programado para el 2 de octubre de 2012.

Cuando sea condenado el 18 de abril de 2013, Duban se enfrentará a penas máximas de hasta cinco años de prisión por el cargo de conspiración y hasta tres años de prisión por el cargo de falsa declaración, junto con multas de hasta 250.000 dólares por cada cargo.

Duban era un contador público que dirigía una empresa de contabilidad llamada Duban Sattler and Associates, LLP (antes Duban Accountancy, LLP), en Los Ángeles, California.Duban prestaba servicios de contabilidad y planificación fiscal a los residentes de Hawai Charles Alan Pflueger, James Pflueger y algunas de las entidades con sede en Hawai que controlaban, entre ellas Pflueger, Inc. y Pflueger Properties.

Ya en 2003, Duban sabía que los gastos personales del propietario de Pflueger, Inc., Charles Alan Pflueger, eran pagados por Pflueger, Inc. y deducidos ilegalmente en las declaraciones de impuestos sobre la renta de las empresas como gastos comerciales. Duban también sabía que algunos gastos personales de otro coacusado estaban siendo pagados y deducidos ilegalmente por Pflueger, Inc.Al preparar las declaraciones de impuestos de Pflueger y otro coacusado por lo menos de 2003 a 2006, Duban no incluyó como ingresos adicionales todos los gastos personales de los que tenía conocimiento que eran pagados por Pflueger, Inc. y constituían ingresos para los contribuyentes.

En relación con la venta en 2007 de Hacienda, una propiedad de inversión de San Diego, California, propiedad de Pflueger Properties, Duban acordó con otro codemandado presentar una falsa declaración de impuestos sobre la renta de la sociedad de Pflueger Properties 2007 y una falsa declaración de impuestos sobre la renta de los individuos, que informaba falsamente de la ganancia por la venta de la propiedad y se vendió por 27.500.000 dólares. En particular, Duban informó que la base de Hacienda era aproximadamente 7 millones de dólares más alta que su base real.

Antes de la venta de la propiedad de la Hacienda, Duban y otros ayudaron al mismo codemandado a crear un fideicomiso nominado de las Islas Cook y a abrir una cuenta bancaria en el Banco Wegelin de Suiza a nombre de “Southpac Trustee International, Inc. como fideicomisario del Fideicomiso Vista Pacífica”. El producto de la venta de la Hacienda, más de 14 millones de dólares, se envió a la cuenta del Wegelin. Duban y una firma con sede en Nueva York actuaron como administradores de la cuenta.Duban y el codemandado no informaron oportunamente sobre los intereses beneficiosos del codemandado en la cuenta suiza en el anexo B de un formulario 1040 de declaración de impuestos sobre la renta de las personas físicas o mediante la presentación de un informe de cuenta bancaria en el extranjero (FBAR).

Duban tenía intereses en otras cuentas bancarias extranjeras que no informó adecuadamente al gobierno. Durante al menos 2006 y 2007, Duban no informó de su interés en al menos una cuenta en Nueva Zelanda, a nombre de Lookout Point Limited, en el Anexo B de sus declaraciones de impuestos sobre la renta individuales o mediante la presentación de un FBAR.

Como parte del acuerdo de declaración presentado en relación con su declaración de culpabilidad, Duban admitió que la pérdida de impuestos asociada a su conducta criminal es de al menos 1 millón de dólares. Aceptó pagar una pena del 50% por el año con el saldo más alto en sus cuentas no reveladas de Nueva Zelanda para resolver su responsabilidad civil por no presentar los formularios TD F 90-22.1.

En mayo de 2012, Pflueger, Randall Kurata y Julie Kam, que fueron acusados en la misma acusación, se declararon culpables de presentar declaraciones de impuestos falsas en relación con el pago indebido de gastos personales por parte de Pflueger, Inc. y otra entidad. El resto de los acusados en la acusación, James Pflueger, está actualmente programado para ser juzgado el 12 de febrero de 2013.

###

Marido y mujer enviados a prisión en un plan de fraude hipotecario

Joe Daniel Cody Jr., de cuarenta y tres años, de Murrieta, California, fue condenado a sesenta y tres meses de prisión, tres años de libertad supervisada, y se le ordenó pagar más de un millón de dólares en concepto de restitución por conspiración para el blanqueo de dinero en un plan de fraude hipotecario por la juez de distrito estadounidense Virginia A. Phillips. Asimismo, Angela Lynette Cody, de 38 años, de Murrieta, fue condenada a 48 meses de prisión, tres años de libertad supervisada, y se le ordenó pagar más de 1 millón de dólares en concepto de restitución por conspiración para el blanqueo de dinero en un plan de fraude hipotecario, de nuevo por la Jueza de Distrito Virginia A. Phillips el 17 de septiembre de 2012.

Según los documentos de la corte, el equipo de marido y mujer, eran empleados de All Fund Mortgage, una firma nacional de corretaje hipotecario con sede en Tacoma, Washington, y administraban una sucursal de su residencia en Murrieta. Como parte de la conspiración, Joe y Angela Cody y otros convencieron a los propietarios, principalmente en los condados de San Bernardino y Riverside, para que refinanciaran o vendieran temporalmente sus casas a otros para ayudarles a reducir sus pagos mensuales de la hipoteca. En apoyo del plan, los Codys convencerían a los propietarios de que permitieran que un “inversor” (que en realidad era un “comprador de paja”) con buen crédito se añadiera al título de su casa, diciéndoles que entonces podrían refinanciar en condiciones más favorables.

Luego efectuaban ventas de las propiedades y cobraban el capital al cierre una vez que adquirían préstamos de nuevos prestamistas basados en información falsa y fraudulenta. Los Codys y sus conspiradores hicieron que los propietarios perdieran el título de propiedad de sus casas y los prestamistas se quedaran con millones de dólares en malos préstamos. En la mayoría de los casos, el título nunca fue transferido de nuevo al propietario, y los conspiradores sacaron el capital de la propiedad. Se hicieron pocos pagos, si es que se hizo alguno, y las propiedades se vendieron finalmente o pasaron por un proceso de ejecución hipotecaria.

Para promover el plan, los Codys y otros también reclutaron a personas con buen crédito para que actuaran como compradores de paja, ofreciendo la oportunidad de comprar una propiedad de inversión con un inquilino instantáneo y recibiendo un soborno de entre 1.000 y 25.000 dólares por propiedad. Al menos veintiún propietarios fueron víctimas de un total de 1.042.866,08 dólares.

###

Preparador de impuestos condenado por preparar falsas declaraciones de impuestos y robar devoluciones de impuestos y cheques de estímulo

Javier Francisco Vega, propietario de One Stop Tax Service de Redlands, California, fue condenado el 25 de septiembre de 2012 a dieciocho meses de prisión y un año de libertad vigilada.

Vega, de cincuenta y dos años, también fue ordenado por el Juez de Distrito de los Estados Unidos Gary A. Feess a pagar 114.691 dólares al IRS y 19.524,50 dólares a varios clientes contribuyentes por un total de 134.215,50 dólares en restitución.

El 4 de junio de 2012, Vega se declaró culpable de un cargo de preparar una declaración de impuestos falsa. Según el acuerdo de declaración, desde aproximadamente 2005 a 2009, preparó a sabiendas al menos cuarenta y cinco declaraciones de impuestos federales fraudulentas para al menos veinte clientes.

Según los documentos del tribunal, en las falsas declaraciones de impuestos presentadas se reclamaban deducciones, gastos o créditos falsos que el contribuyente no tenía derecho a reclamar o sólo tenía derecho a reclamar una cantidad sustancialmente inferior a la declarada. Se alega que las falsas declaraciones de impuestos incluían información con respecto a los falsos dependientes, los gastos de negocios de los empleados no reembolsados, los créditos de educación y las ganancias y pérdidas de los negocios.

La pérdida fiscal total resultante de esas declaraciones de impuestos fraudulentas ascendió a 114.691 dólares. En la mayoría de los casos, Vega hizo arreglos para que los reembolsos inflados del cliente fueran enviados a su oficina o depositados en cuentas bancarias para una transacción de transferencia de reembolso sin el conocimiento del cliente. Vega también a veces falsificaba la firma de los clientes en los cheques de reembolso emitidos e informaba a sus clientes de que tenían derecho a ningún reembolso, o a un reembolso inferior a la cantidad que había obtenido de ellos. Vega también proporcionó a algunos de los clientes declaraciones de impuestos artificiales.

Vega también robó cinco cheques de reembolso y dos cheques de estímulo destinados a sus clientes, para los que había presentado información precisa de la declaración de impuestos. Los cheques de reembolso y los cheques de estímulo fueron emitidos por el IRS. El monto total de la pérdida de esos clientes es de 19.524,50 dólares.

###

Hombre de Pasadena condenado a la prisión federal por hacer una falsa reclamación al IRS

Al comparecer ante el Juez de Distrito de EE.UU. Otis D. Wright II, de Pasadena, California, el hombre fue condenado ayer a veinticuatro meses de prisión federal por hacer una falsa reclamación de pago contra el IRS.

Stephen Andre Mitchell, de 51 años, fue ordenado a pagar una restitución de 71.091 dólares al IRS y a pasar tres años en libertad supervisada después de su sentencia de prisión.

Mitchell se declaró culpable en junio de un recuento único de información que le acusaba de preparar y presentar al IRS una falsa declaración de impuestos de 2007 para un individuo que informaba de salarios falsos y retenciones de impuestos de un empleador para el que el individuo nunca había trabajado.

Según los documentos presentados ante el tribunal, Mitchell admitió que para los años fiscales 2005, 2006 y 2007, presentó a sabiendas al menos setenta y cuatro declaraciones de impuestos fraudulentas, reclamando falsamente devoluciones de al menos 200.000 dólares. Basándose en las falsas reclamaciones de Mitchell al IRS, se emitieron 71.091 dólares al demandado.

Las declaraciones de impuestos preparadas y presentadas por Mitchell reclamaban fraudulentamente devoluciones basadas en formularios W-2 falsos, que inflaban o fabricaban completamente el salario y las retenciones del individuo. Además, muchas de las declaraciones falsas preparadas por Mitchell también reclamaban falsos dependientes, falsos créditos de impuestos sobre la renta y falsos créditos de impuestos de niños.

Según el acuerdo de declaración, Mitchell ha aceptado la entrada de un mandato judicial civil vinculante, que le impide de por vida ayudar en la preparación de las declaraciones de impuestos federales para cualquier persona que no sea él y su cónyuge legal, y le impide representar a otros individuos ante el IRS.

###

CEO condenado a dieciocho meses de prisión por fraude fiscal y postal en el plan de inversión de telemarketing

Mark Johnson, de cincuenta y cinco años, fundador de la Flota Pacific Starr (PSF) en Los Ángeles, fue condenado a dieciocho meses de prisión, tres años de libertad supervisada, y se le ordenó pagar 179.100 dólares en concepto de restitución.

El 10 de mayo de 2012, Mark Johnson se declaró culpable de un cargo de fraude fiscal y otro de fraude postal. Según el acuerdo de declaración, Johnson era el presidente y CEO de PSF, una empresa que afirmaba ofrecer servicios de chárter de jets privados a clientes corporativos y privados a través de una membresía adquirida a través de PSF. Sin embargo, según los documentos del tribunal, Johnson alquiló espacio de oficina y contrató a telemarketers para solicitar el dinero de los inversores. La empresa no poseía ningún activo, aviones o espacio en el hangar. La empresa tampoco tenía clientes y nunca se vendió ninguna membresía.

Entre el 28 de diciembre de 2006 y el 17 de noviembre de 2008, Johnson indujo a más de diez inversores a invertir en PSF con promesas que sabía que no podía cumplir. Johnson era consciente de que los telemarketers prometían importantes beneficios en las inversiones, como un 250 por ciento en tres meses y un 400 por ciento en seis meses.

Johnson admitió que indujo a un inversor a invertir en PSF por 500 dólares. A cambio, Johnson prometió que después de que el PSF fuera puesto a la venta públicamente a través de una oferta pública inicial (IPO); Johnson pagaría al inversor 25.000 dólares por una parte de las acciones del inversor. La empresa nunca salió a bolsa, y sólo una pequeña parte de los fondos de los inversores se utilizaron para los gastos de la empresa, pero se utilizaron para pagar los gastos personales de Johnson.

Johnson admitió además que fue asesorado por un abogado y otras personas conocedoras de las ofertas públicas iniciales sobre los costos y registros necesarios para una oferta pública inicial. Johnson admitió que sabía que no poseía los registros contables o los fondos para una IPO de la flota de Pacific Starr. La pérdida total para los inversores es de 179.100 dólares.

Johnson también admitió que no recaudó ni pagó los impuestos de los empleados y contratistas independientes de PSF. Como parte del acuerdo, Johnson firmó un acuerdo de cierre con el IRS, que permite al IRS evaluar y recaudar el total de los impuestos adeudados al IRS por impuestos laborales entre el tercer trimestre de 2006 y el tercer trimestre de 2007, por un total de 9.563,40 dólares.