Saltar al contenido

Tribunal Fiscal: Dura prueba para la deducción de la educación de negocios

¿Puede un contribuyente deducir el costo de “volver a la escuela” mientras trabaja o se toma un descanso? Depende. Como demuestra un nuevo caso, Czarnacki, Ct. de Fed. Cl. No. 15-13817, 10/13/17, se puede negar la deducción si los cursos le califican para una nueva línea de trabajo – incluso si esa no es su intención.

Para empezar, un contribuyente debe pasar al menos una de las dos pruebas siguientes para poder optar a una deducción por educación empresarial:

Tribunal Fiscal: Dura prueba para la deducción de la educación de negocios
Tribunal Fiscal: Dura prueba para la deducción de la educación de negocios
  1. La educación es requerida por su empleador o por la ley para mantener su trabajo actual. Debe servir a un propósito comercial legítimo.
  2. La educación mantiene o mejora las habilidades necesarias en su trabajo actual.

Sin embargo, incluso si se pasa una de estas dos pruebas, no se permite ninguna deducción si cualquiera de las siguientes es verdad:

  1. Los cursos son necesarios para cumplir con los requisitos mínimos de educación de su posición actual
  2. La educación es parte de un programa o estudio que te calificará para un nuevo oficio o negocio.

Como pueden imaginar, hay mucha “zona gris” en estas reglas en blanco y negro. En particular, es difícil establecer si la educación califica a un contribuyente para un nuevo comercio o negocio. Típicamente, el IRS argumentará que los cursos lo preparan para otra línea de trabajo, especialmente si está en el camino hacia una maestría u otro grado avanzado. Y el paisaje está lleno de contribuyentes que argumentaron su caso en la corte, sin éxito.

Aquí hay un ejemplo clásico: El contribuyente en el nuevo caso era un ingeniero profesional con una maestría. Tenía varios trabajos en el campo de la ingeniería, subiendo constantemente la escala.

A partir de 2009, el contribuyente comenzó a trabajar como ingeniero en el Centro de Guerra de Superficie de la Marina. En este puesto, se centró en cómo las baterías de los submarinos soportan los choques y las perturbaciones vibratorias cuando se montan en un vehículo. En 2010 obtuvo la certificación de Ingeniero de Sistemas de Nivel 3, centrándose en la supervisión del diseño y la fabricación de equipos complejos y hardware militar.

Durante este tiempo, el contribuyente también realizó investigaciones y escritos en relación con su tesis doctoral en el MIT. En ese momento, no tenía licencia de ingeniero estructural. En 2011, el contribuyente dejó su empleo en la Marina y comenzó a trabajar para el Instituto de Análisis de la Defensa como ingeniero de investigación. Eventualmente, volvió a trabajar en el sector privado en su posición actual como ingeniero. En 2014, dejó de trabajar en su tesis doctoral sin haber obtenido un título.

El contribuyente argumentó que los gastos incurridos en relación con la investigación y la redacción de su tesis doctoral no hacían más que mejorar sus habilidades en su campo actual. Sin embargo, la Corte determinó que estos estudios lo calificaban para convertirse en profesor, una nueva línea de trabajo, aunque no tenía intención de seguir este camino y, de hecho, no completó su tesis. Por lo tanto, la deducción por los gastos de educación empresarial fue denegada.

Si un cliente califica para una deducción, tales gastos de bolsillo de los empleados son deducibles como gastos varios en el Anexo A. La deducción de todos los gastos varios, incluyendo los gastos de negocios de los empleados, se limita al exceso del 2 por ciento del ingreso bruto ajustado (AGI). Por lo tanto, la deducción puede reducirse o eliminarse debido al límite del 2 por ciento del AGI.

Cuando sea posible, el mejor enfoque puede ser que el empleador reembolse a los empleados por los cursos relacionados con el trabajo. Por regla general, los reembolsos están exentos de impuestos para el empleado y son deducibles por el empleador.