Saltar al contenido

La traducción jurada de documentos financieros

Es muy habitual necesitar traducciones juradas de documentos financieros y bancarios para dar validez legal a dichos documentos en el extranjero, o para otorgar validez jurídica en España a textos financieros redactados en otros idiomas. Algunos de los documentos financieros que manejan a diario los traductores jurados oficiales son balances de cuentas, extractos financieros, cuentas de resultados, informes financieros, etcétera. En España existen traductores oficiales de 39 idiomas. Estos profesionales de la traducción están avalados por el Gobierno de España, concretamente por el Ministerio de Exteriores. Solo sus traducciones tienen valor legal en nuestro país.

Los documentos traducidos por un traductor jurado tienen la misma validez en el país de destino que el documento de origen en el país original, dado que las traducciones realizadas por un traductor jurado tienen carácter oficial, al estar avalados por un organismo gubernamental.

La traducción jurada de documentos financieros
La traducción jurada de documentos financieros

No cabe duda de que la lengua más demandada es el inglés, ya que la mayoría de textos financieros están redactados en este idioma. Cuando nos encontramos en la necesidad de presentar la documentación financiera de nuestra empresa en un país anglosajón, nos veremos en la necesidad de contratar un traductor jurado de inglés habilitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación.

En algunas ocasiones, dependiendo del tipo de documentos y de los países intervinientes, es necesario que la documentación, además de ir traducida, vaya apostillada. Este trámite hace referencia a la Apostilla de la Haya, convenio firmado en la ciudad del mismo nombre en el año 1961, por diversos países entre los que se encuentra España y la mayoría de países de la Unión Europea.

Dicho trámite consiste en una certificación oficial que autentifica la firma de los documentos expedidos en el país de origen. Por lo tanto, cualquier documento expedido en uno de los países firmantes del convenio, que se encuentre apostillado, dispondrá de la misma validez oficial en cualquiera de los países sobre los que surte efecto, sin necesitar ningún otro tipo de certificación.

Para la apostilla de cualquier documento se puede solicitar en secretarías o gerencias territoriales del Ministerio de Justicia o Colegios Notariales. Hay que tener en cuenta que algunos documentos administrativos precisan un reconocimiento previo de firma por el organismo competente antes de ser apostillado. Algunos de estos documentos con necesidad de reconocimiento previo de firma pueden ser los títulos o certificados universitarios, los documentos de la Agencia Tributaria o documentos oficiales de empleo o Seguridad Social.