Saltar al contenido

Testosterona y alzheimer

Un estudio realizado en 2004 en 574 hombres entre 32 y 87 años demosotró que aquellos hombres con alzheimer tenían una concentración menor de testosterona que el resto, concretamente el estudio demostró que aquellos hombres que tenían alzheimer tenían de media la mitad de testosterona libre que los hombres que no desarrollaron la enfermedad.


Gracias a este estudio, que duró 19 años se vinculó los niveles de testosterona libre al alzheimer, incluso 10 años antes del diagnóstico.


Por desgracia, aunque quizás podríamos pensar que las terapias con testosterona podrían ayudar a evitar el alzheimer un estudio realizado en 2005 demostró que no tenía ningún beneficio sobre la capacidad de cognición, sin embargo, y auqnue no sea salida para un tratamiento -de mometno- está bien conocer como las hormonas afectan al envejecimiento de nuestro cuerpo y nuestro cerebro.