Saltar al contenido

¿Son los bajos impuestos una señal de una gestión empresarial arriesgada?

La evasión de impuestos de las empresas no siempre es impulsada por gerentes que asumen riesgos, sino más bien por una astuta orientación administrativa y jurídica, según un nuevo y provocador estudio publicado por la Asociación Americana de Contabilidad.

“La tasa legal actual podría no ser del agrado de las empresas, pero no encontramos que esté llevando a los gerentes a un comportamiento arriesgado”, dijo en una declaración preparada el profesor de contabilidad de la Universidad de Oregón David Guenther, coautor del estudio. “Nuestros hallazgos sugieren que los bajos impuestos de una empresa reflejan más la gestión hábil que la gestión arriesgada”.

¿Son los bajos impuestos una señal de una gestión empresarial arriesgada?
¿Son los bajos impuestos una señal de una gestión empresarial arriesgada?

Los colegas de Guenther en el estudio, ¿Está la evasión de impuestos relacionada con el riesgo de la empresa? incluyeron al profesor de contabilidad Steven Matsunaga de la Universidad de Oregon y al profesor asistente de negocios Brian Williams de la Universidad de Indiana. El estudio fue publicado en la edición de enero/febrero de The Accounting Review .

Los profesores reconocen que algunos evasores de impuestos corporativos enfrentarán consecuencias. Pero, en general, sus hallazgos van en contra de la investigación que indica que “importantes segmentos de la comunidad empresarial y financiera, incluyendo bancos, firmas de auditoría, sindicatos y asesores profesionales de inversión, comúnmente albergan sospechas acerca de las empresas que manejan tasas bajas”, afirma el estudio. “Los bajos impuestos, según se piensa, son una luz de advertencia para la toma de riesgos excesivos que podrían conducir a futuros problemas de las empresas, como por ejemplo, desde desafíos por parte del IRS a posiciones fiscales agresivas o desde inversiones dudosas en rincones del mundo de baja tributación pero inestables, o desde malas prácticas de gestión relacionadas con los impuestos”.

En el estudio se describen diversas hipótesis y explicaciones de los resultados, incluida la probabilidad de que se haga cumplir la ley. Por ejemplo, si una empresa utiliza “inversiones benignas con ventajas fiscales” que el IRS probablemente no cuestione o los tribunales se pronuncien en contra – como las inversiones en bonos municipales – entonces la evasión fiscal de la empresa y los pagos de impuestos más bajos generalmente no serán seguidos por futuros pagos elevados, según el estudio.

Además, las tácticas de evasión sólo traerán futuros pagos altos si el IRS interviene y los desafía con éxito, escriben los profesores – y eso es poco probable.

“Incluso si las medidas reflejan la tendencia de la administración a adoptar posiciones para reducir sus pagos de impuestos que probablemente sean rechazadas en función de sus méritos, en la práctica, las posiciones no se invierten en el futuro, ya sea porque no se identifican y se impugnan, o porque la representación legal de la empresa puede llegar a un resultado favorable”, afirman.

Los profesores realizaron tres pruebas de riesgo:

  • Si los bajos tipos impositivos efectivos de una empresa son temporales y “menos persistentes” que los tipos más altos.
  • Si las bajas tasas de impuestos son mejores indicadores que las altas tasas de volatilidad fiscal futura.
  • Si las tasas más bajas están vinculadas a una mayor incertidumbre sobre el flujo de caja futuro de la empresa, lo que se refleja en una mayor volatilidad del precio de las acciones en el futuro.

En las tres pruebas, los bajos impuestos no se asociaron con el riesgo corporativo, según el estudio. Sin embargo, hay un indicador de futuros problemas financieros. Los profesores creen que la volatilidad de los impuestos apunta a la futura volatilidad del precio de las acciones. ¿Por qué?

“La volatilidad del pasado lleva a una mayor incertidumbre en cuanto a la tasa impositiva futura de la empresa y a una incertidumbre general en cuanto a los flujos de caja futuros de la empresa”, afirma el estudio.