Saltar al contenido

¿Ser positivo ayuda a frenar el cáncer?

Bien, según un estudio liderado por James Coyne de la Universidad de Pennsylvania, la respuesta es no. Esta es la conclusión a la que han llegado después de analizar a 1,093 enfermos de cáncer de cabeza y cuello de los que 646 murieron y su correspondiente estado de ánimo.


Tras observarles a ellos y sus historias clínicas se dieron cuenta de que no existía ningún vínculo que pudiera suponer que el hecho de tener una actitud positiva ante el tratamiento pudiera significar un cambio en el curso de la enfermedad.


Ahora bien, yo tengo que decir, por lo que he vivido en casa, que aunque ser optimista no supusiera ningún cambio en la enfermedad (es sólo un estudio, habría que esperar nuevas averiguaciones al respecto) si es cierto que ser positivo mejora las condiciones de vida tanto de los pacientes como de las personas que viven con él, además les da más ganas y vitalidad, les ayuda a alimentarse (muchos pierden el apetito), a salir y respirar aire fresco, etc, así que, desde mi punto de vista, por mi experiencia personal (perdonen que repita) si bien fuera verdad que no supone una mejoría directa sí es cierto que el optimismo ayuda indirectamente a el estado de vida del paciente.