Saltar al contenido

Revisión visual del seno

Aprovechando que buscando otra cosa para un post he encontrado esta imagen, muy clara de cómo tiene que ser la inspección visual del seno para detectar cualquier posible anomalía que pudiera ser previa a un cáncer de mama, o en cualquier caso, por la que deberíamos visitar al ginecólogo, voy a aprovechar para hacer este post.


Además de la palpación (la técnica ya la comentaremos otro día) en la que hay que palpar el seno para determinar si existen pequeños bultos o acúmulos bajo la piel, también hay que realizar un examen visual del seno continuamente para ver signos de riesgo. Es una observación que nos lleva sólamente algunos minutos, de hecho lo podemos hacerla tras la ducha, mientras nos secamos.


Lo primero que tenemos que hacer, es fijarnos en el pezón, en el esquema de arriba viene muy bien explicado lo que tenemos que buscar, hendiduras, retracciones, anormalidades, inflamaciones cualquier cosa que nos resulte extraña en la morfología es sospechosa. Además, a la hora de observar el pezón fíjate en que no haya ningún tipo de secreción, si las hay también debes visitar al ginecólogo.


Por último fíjate en la piel, son sospechosos los cambios de textura, así como los cambios en la superficie, procura fijarte en todo el seno, la parte de abajo también, y piensa que cualquier cosa extraña es susceptible de ser un problema, no pierdes nada por ir al ginecólogo y puedes ganar mucho.