Saltar al contenido

Revisa tu piel de forma periódica

Como en todos los tipos de cáncer el momento de diagnóstico tiene un importante papel a la hora de conocer el pronóstico, el cáncer de piel no es una excepción, por eso siempre hay que estar atento ante cualquier cambio en nuestra piel (manchas, lunares, decoloraciones,…).


En Afraidtoask tienen un diagrama con los pasos para hacerse una exploración que conviene llevar a cabo al menos una vez al mes, es decir una forma de controlar todo lo que pasa por nuestra piel, algo más difícil de lo que parece teniendo en cuenta que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y que por desgracia no podemos verlo todo.


Como el diagrama está en inglés me he decidido a poner aquí los pasos principales. No cuesta nada, podeís hacerlo una vez al mes al salir de la ducha, en 15 minutos, mientras os poneís una hidratante o simplemente mirais si os está sentando bien el gimnasio.


Primero estira los brazos y revisa tu antebrazo, las palmas y entre los dedos buscando lunares o decoloraciones o manchas que antes no estaban ahí, después dales la vuelta y mira el reverso. Luego ponte delante del típico espejo de cuerpo entero, dobla los brazos y utiliza el espejo para buscar las mismas anormalidades en el reverso.


Utiliza el mismo espejo para ver todo el frente, por desgracia no vale con echar un vistazo desde arriba, el cuello, la cara, las piernas, el pecho,… Luego revisa los laterales como en el dibujo, desde el exterior de los brazos a las pantarrorillas. Cuando termines de mirar el frente utiliza el mismo espejo para examirarla parte de atrás de las piernas y el trasero y con ayuda de un espejo de mano revisa también espalda, cuello, cadera y hombros.


Con el espejo de mano observa detenidamente la cara, luego separa el pelo con la mano y revisa en lo que puedas el cuero cabelludo. Sientate y observa la parte interior de las piernas y por último, la planta de los pies.


Siguiendo este protocolo, aunque parezca tontería, habreis revisado la mayor parte de vuestra piel, y ya sabeis si encontrais una mancha sospechosa, un lunar o una decoloración, o simplemente algo que no estaba, directamente al médico, que más vale prevenir que curar.