Saltar al contenido

Reporte: 1 de cada 4 empleadores podría ser golpeado con el “Impuesto de Cadillac

Una cuarta parte de los empleadores que ofrecen planes de salud de alto costo podrían enfrentarse al llamado “impuesto de cadillac” de la Ley de Cuidado de Salud Asequible si no hacen cambios antes de que el impuesto al consumo entre en vigor en 2018, según un nuevo informe de la Fundación de la Familia Kaiser.

Si los costos de la salud continúan aumentando, se estima que aún más empleadores enfrentarán el impuesto sobre los planes de alto costo en los años venideros: 30 por ciento en 2023 y 42 por ciento en 2028, según el informe.

Reporte: 1 de cada 4 empleadores podría ser golpeado con el “Impuesto de Cadillac
Reporte: 1 de cada 4 empleadores podría ser golpeado con el “Impuesto de Cadillac

El impuesto se aplica a los planes de cobertura médica que superan los umbrales de costo. Para los individuos, ese umbral es de 10.200 dólares; para las parejas o familias, 27.500 dólares. Esos pisos aumentan anualmente. El impuesto es el 40 por ciento de la diferencia entre el costo total de los beneficios de salud de un empleado en un año y el monto del umbral ese año.

Debido a la forma en que se calcula el impuesto, puede ser diferente para los empleados que trabajan para la misma empresa o los que están en el mismo plan de salud. Los costos de cada empleado podrían incluir:

  • El costo promedio del plan de salud (ya sea asegurado o autofinanciado).
  • Las contribuciones del empleador a varias cuentas de ahorro o de gastos de salud.
  • Aportaciones (incluidas las deducciones de la nómina elegidas por el empleado y las aportaciones no electivas del empleador) a una cuenta de gastos flexible.
  • El valor de la cobertura en ciertas clínicas médicas in situ.
  • El costo de los planes de beneficios limitados con preferencia fiscal.

El impuesto sobre los Cadillac tenía por objeto aumentar los ingresos para financiar la ampliación de la cobertura en virtud de la Ley de atención asequible. Pero también disuade a los empleadores de ofrecer planes de salud â??demasiado generososâ? y tiene como objetivo controlar el gasto en salud, según el informe. Esto se debe a que los beneficios de salud proporcionados por los empleadores no están gravados como la compensación, por lo que los empleados pueden obtener importantes beneficios fiscales.

â??Los economistas han argumentado durante mucho tiempo que proporcionar tales beneficios fiscales sin un lÃmite anima a los empleadores a ofrecer planes de beneficios más generosos de lo que lo harÃan de otra manera porque los empleados prefieren recibir beneficios adicionales (que no están gravados) en lugar de salarios (que sà lo están),â? afirma el informe. â??Los empleados con planes generosos utilizan más la atención médica porque se enfrentan a menos gastos de bolsillo, y eso contribuye al crecimiento de los costos de la atención médica.â”

Como es de esperar, esto ha dado lugar a muchas especulaciones sobre cómo los empleadores manejarán este impuesto y lo que los empleados pueden esperar. Aunque algunos empleadores ya han hecho cambios en 2014, se piensa que los empleadores probablemente modificarán sus planes para ofrecer menos opciones â o los empleados pueden esperar asumir mayores deducibles y otras tácticas de costos compartidos.

Pero los empleadores tienen varias otras opciones que se espera que aumenten los gastos de bolsillo de los empleados, según el informe. Entre ellas se incluyen:

  • Limitando o recortando las cuentas de beneficio fiscal, como las cuentas de gastos flexibles y las cuentas de ahorro para la salud.
  • Cortar ciertos servicios cubiertos.
  • Utilizando redes de proveedores menos costosas y típicamente más estrechas.
  • Ofreciendo beneficios a través de un intercambio privado.

Las cuentas de gastos flexibles y cómo las manejarán los empleados son un tema clave del que el informe hace especial mención. Las cuentas de gastos flexibles, tal y como se manejan ahora, permiten a los trabajadores contribuir con varios miles de dólares para beneficiar los costes.

â??Estos planes están separados de las opciones de seguro médico básico que ofrecen los empleadores, por lo que limitarlos o eliminarlos ofrece a los empleadores una forma de reducir los costos sin afectar los planes en los que la mayoría de los empleados confían y que más valoranâ?, afirma el informe. â??Los empleadores también pueden considerar la reducción de otras opciones de beneficios de salud auxiliares (por ejemplo, planes de indemnización por enfermedades crÃticas u hospitalizaciones) que se ofrecen antes de impuestos si el costo de los planes de seguro médico básico se acerca a los umbrales de impuestos de los planes de alto costoâ?.

No debería sorprender que una reciente encuesta de Morning Consult indicara que la mayoría de los votantes quieren que se derogue o modifique el impuesto para evitar mayores gastos de bolsillo.

No se han publicado las regulaciones finales para la administración del impuesto del plan de alto costo, según el informe del 25 de agosto.

Artículos relacionados:

Encuesta: La mayoría de los votantes quieren que se frene el impuesto de âCadillacâ??
Los expertos opinan sobre el impuesto de âCadillac.
Se espera que el “Impuesto de Cadillac” aumente los costos de la atención médica, según una encuesta