Saltar al contenido

Rentabilidad Financiera

Como tal vez ya lo sabias, la rentabilidad es el rendimiento obtenido de una inversión en forma de rentas, pudiendo ser estas dividendos, intereses, una probabilidad por incremento de valor o alquiler.

Existen dos clases de rentabilidad aunque estas puedan ser usadas cotidianamente como sinónimos, en el ámbito comercial o empresarial muestran algunas diferencias, una de ellas es la Rentabilidad Financiera y trata de tus capitales invertidos o el de los accionistas.

La Rentabilidad Financiera está condicionada por la estructura financiera de la empresa (relación existente entre fondos propios y deudas), no obstante esta debe ser mayor a la económica, si la relación entre fondos y créditos es positiva, es decir, si los márgenes positivos son mayores al costo de la deuda será de gran interés para la empresa adquirir algunas deudas y poder duplicar su inversión, todo esto yendo de la mano de las ventas que posee, teniendo presente que entre mayor sean los índices de ventas la empresa será más rentable.

A continuación se muestra la expresión general de rentabilidad financiera para que tengas una apreciación de la relación activos/Pasivos:

Rentabilidad Financiera =   (Beneficio neto / Fondos propios) x 100

Donde el beneficio neto es lo que ha ganado los propietarios de la empresa, una vez que se han deducido los intereses e impuestos correspondientes adquiridos, y los fondos propios son el capital y las reservas de la empresa a la hora de un imprevisto o por si se requieren la remuneración de algún accionista.

Aunque tener en cuenta solo la rentabilidad financiera para determinar las ganancias puede ser algo engañoso, en el caso de empresas de baja rentabilidad financiera, lo correcto es evaluar otros índices de la misma, como lo es el flujo de caja libre que aparece en el informe anual, esto se debe de tener presente si se tuvo un elevado nivel de gastos debido a un periodo de inactividad.