Saltar al contenido

¿Qué hacer con los cortes?

En casa también hay cosas que pueden dañar nuestra salud, pequeños cortes, caidas, quemaduras,… Son los accidentes más habituales en nuestro país y aunque sus consecuencias no son tan graves como los de otro tipo de accidentes (laborales y de tráfico por ejemplo) lo cierto es que pueden causar infecciones y dolor que es posible frenar tratándolos de la forma correcta.


Por eso, aunque lo mejo si se trata de un accidente grave es ir al médico o enfermería, me he decidido a hacer una pequeña serie de post sobre Accidentes y la mejor forma de reaccionar ante ellos dependiendo de cuál sea el caso.


Para empezar nada mejor que lo más habitual, los cortes. Es muy normal que se den en casa, mientras estamos preparando comidas, cuando nos despistamos y los niños acceden a algún objeto cortante, cuando nos caemos sobre alguna superficie que pueda causar un corte,… generalmente suelen ser cortes pequeños, pero aún así es necesario que las tratemos de forma correcta para no tener problemas.


Lo primero es contar en nuestro botiquín con una gasa o un algodón limpio, colocarlos sobre el corte y presionar levemente para cortar el sangrado.


Una vez la sangre haya parado, hay que limpiar la herida con mucha agua, y retira los restos de lo que haya causado el corte con unas pinzas limpias.


Una vez hecho esto cubre la herida con un ungüento para así evitar la infección y cúbrelo con una venda o gasa limpia.


Si el corte es tal que necesitas dejar el vendaje durante algunos días no te olvides de cambiarlo y de desinfectar la herida de forma frecuente, al menos dos veces al día.


Y por último, es importante que estés atento al enrojecimiento, dolor, o picor en la herida, por si se da algún tipo de infección.