Saltar al contenido

¿Qué hacen los administradores de fincas?

Seguro que, en alguna oportunidad, te has preguntado ¿qué hacen realmente los administradores de fincas? Contrario a lo que muchos creen, es un trabajo bien exigente que requiere, por parte de aquellos que lo asumen, una preparación teórico-práctica sumamente completa.

En España, se considera importante la labor que cumplen de administración de fincas. Ellos son el puente necesario entre propietarios y la comunidad, una posición nada fácil, donde además de los conocimientos teóricos básicos, se requiere un manejo de las situaciones difíciles que puedan presentarse.

Este es un sector que está asociado directamente a gran cantidad de empleos, es un árbol económico de ramas anchas que requiere de un tronco firme y raíces profundas para no venirse abajo. Allí, en el tronco y las raíces, están los administradores de fincas y de ellos depende el amase de mucho dinero.

¿Qué hacen los administradores de fincas?
¿Qué hacen los administradores de fincas?

No vale nada más ganarse el título universitario, no, quien no ha vivido de cerca las cotidianidades propias del mundo de la finca, rara vez soporta la presión que exige este intrincado oficio.

Se requiere mucha paciencia y control propio, algo nada simple. Las relaciones humanas no se caracterizan, particularmente, por ser color de rosa.

Todo lo referente a las finanzas, asuntos legales y pormenores técnicos asociados al mantenimiento económico de los patrimonios, recaen sobre el administrador de fincas.

Funciones:

– Lograr la sinergia: dan sustentabilidad a los presupuestos asignados para el mantenimiento de las propiedades, designando los gastos propios de cada departamento de trabajo, buscando un equilibrio que permita el auge del negocio.

– Garantizar la tranquilidad de los trabajadores: De ellos depende la tranquilidad económica de los empleados, exigiendo, por supuesto, un desempeño óptimo de estos para que la productividad no mengüe.

– Mantenerse a tono con los organismos públicos: son los encargados de lidiar con el sector de la administración pública y sus actuales normativas, procurando actuar estando sujeto siempre a lo que las leyes impongan.

Un administrador de fincas requiere estar en una constante preparación en el ámbito legal, debe informarse de forma concreta sobre las nuevas leyes que se promulgan, los cambios que sufren las ya existentes y si alguna ya dejó de tener vigencia.

Todo lo antes mencionado, hace de esta profesión un oficio bien exigente que requiere, por sobre todo, pasión y entrega.

Obligaciones:

1) Informar y educar al cliente: debe tener al tanto a los dueños sobre sus atribuciones legales como empleador, y como cumplir de forma óptima con los derechos de sus empleados.

2) Administrar efectivamente: debe gestionar todo lo concerniente a los pagos; entrada, salida de recursos y equilibrio económico de la finca.

3) Mantener funcionales las áreas: por supuesto, todo lo referente al cuido, reparación y prevención de daños de la propiedad. Esto obliga al administrador a hacer supervisiones de manera continua, para cerciorarse de que todo esté funcionando de forma correcta.

Este es un oficio interesante, completo, que requiere de una preparación de vida, haber crecido y cohabitado constantemente con el entorno para sentirlo y saber de sus requerimientos inmediatos, y actuar de manera concisa y precisa para así solventar a tiempo las adversidades que puedan presentarse.