Saltar al contenido

Prevención del abuso financiero de los ancianos

Los profesionales de las finanzas y la prevención del fraude son muy conscientes de que los empleados, la dirección, los vendedores, los proveedores y los competidores se encuentran entre los que tienen capacidad para cometer fraudes. En el caso de los adultos mayores, la población de posibles autores de fraude es aún más cercana, incluidos los miembros de la familia, los proveedores de atención médica y los estafadores telefónicos.

El fraude de ancianos ha sido llamado el “crimen del siglo XXI”. Con la evolución demográfica de América del Norte, el abuso financiero de los ancianos es una preocupación creciente, y se espera que se intensifique en los próximos años ya que, para 2031, una de cada cinco personas que viven en los Estados Unidos estará en edad de jubilarse.

Prevención del abuso financiero de los ancianos
Prevención del abuso financiero de los ancianos

Los que están cerca de la jubilación representan una parte de la población que controla más del 70 por ciento de los ingresos disponibles en los Estados Unidos. El tamaño de este segmento es grande, e incluye a la generación del baby boom. Algunos tienen activos invertibles de más de $500,000; sin embargo, debido a la brecha de ingresos, el valor neto promedio (excluyendo el valor de la vivienda) para los estadounidenses de 55 a 64 años de edad es de sólo $61,390.2 Por lo tanto, para muchos, los beneficios del Seguro Social son una fuente valiosa de ingresos.

Debido a la diversidad de las situaciones financieras de esta generación, el abuso de ancianos toma muchas formas. Combinadas, se ha estimado que las víctimas del abuso financiero de los ancianos han perdido más de 2.900 millones de dólares. Aunque las estadísticas varían entre los estudios y las regiones geográficas, una cosa que es consistente es que el abuso financiero de los ancianos es un problema grave que va en aumento. El primer paso para combatir estos tipos de delitos es la concienciación.

¿Cuáles son las principales fuentes de estafa?

Para reforzar la conciencia, el Consejo Nacional del Envejecimiento ha identificado las 10 principales estafas financieras dirigidas a los ancianos:

1. Estafas de Medicare/seguros de salud : En algunos casos, los estafadores se hacen pasar por agentes de Medicare para solicitar información personal. Esa información se utiliza para facturar a Medicare y embolsarse los fondos.

2. Falsificación de medicamentos de venta con receta: Se trata en gran medida de una estafa basada en Internet que se dirige a las personas mayores cuando tratan de encontrar un precio de prescripción mejor que el que se puede conseguir en su farmacia local. Esto plantea una doble amenaza: la pérdida de fondos y un posible riesgo para la salud debido a los medicamentos inseguros.

3. Estafas de funerales y cementerios: Los estafadores leerán obituarios y se aprovecharán de un cónyuge en duelo. En algunos casos, reclamarán que el difunto les debía dinero; en otros, las funerarias sin escrúpulos añaden cargos innecesarios o aumentan el precio de ciertos gastos.

4. Productos antienvejecimiento fraudulentos: Los tratamientos falsos de Botox, los remedios homeopáticos y otros están en lo alto de la lista de supuestos “remedios” dirigidos a aquellos que desean ocultar su edad y sentirse más jóvenes.

5. Estafas de telemercadeo: Este es el esquema más común al que se enfrentan los ancianos. Estos esfuerzos son impersonales y no tienen ningún rastro de papel. Pueden incluir organizaciones benéficas falsas o la pretensión de que la persona que llama es de un banco o del IRS y busca información personal como números de cuentas bancarias, números de la Seguridad Social u otros datos personales importantes. Según el Inspector General del Tesoro para la Administración Tributaria, entre octubre de 2013 y septiembre de 2018, más de 2,4 millones de estadounidenses fueron blanco de estafadores que se hacían pasar por funcionarios del IRS.

6. Fraude en Internet: Los programas de escaneo de virus falsos, los correos electrónicos maliciosos y las estafas de phishing se encuentran entre los esfuerzos más comunes dirigidos a las personas mayores. De manera similar a las estafas de telemercadeo, estos correos electrónicos parecen ser legítimos y solicitan información personal para “verificar” una cuenta o transacción.

7. Planes de inversión: Aquí, los ancianos son blanco de afirmaciones de que pueden obtener mejores rendimientos que los que ofrece el mercado. Los tipos de planes de inversión varían, pero a menudo emplean sofisticados dispositivos para “engañar” a los ancianos para que se desprendan de la equidad de las casas o de los ahorros para la jubilación.

8. Estafas de propietarios e hipotecas inversas: Estos fraudes incluyen cartas falsas que afirman ayudar a las personas mayores a reducir sus impuestos de propiedad “por una cuota” o estafadores que se aprovechan del auge de las hipotecas inversas. En el fraude de las hipotecas inversas, las personas mayores renuncian al título de su casa a cambio de la promesa de dinero en efectivo o de otra propiedad, sin que ninguna de las dos se materialice.

9. Sorteos y estafas de lotería: En un tipo de estafa de sorteos, el estafador solicita un pago para “desbloquear” un premio que el mayor supuestamente ganó. El anciano recibe un cheque y lo deposita pero se entera días después de que ha rebotado. El pago de desbloqueo y el autor se han ido hace tiempo. Una de estas estafas ocurrió en 2017 en el condado de Lebanon, donde un hombre de 82 años de edad perdió 30.000 dólares después de transferir el dinero de los impuestos sobre los 10,5 millones de dólares que le dijeron que había ganado de Publishers Clearing House.

10. Estafas de los abuelos: En este esquema, un estafador le pedirá a un anciano que adivine qué nieto está al teléfono, haciendo así que el anciano divulgue el nombre de un nieto. Entonces le pedirán dinero en forma de un moneygram o un pago similar.

La AARP (antes conocida como la Asociación Americana de Personas Jubiladas) sugiere que las personas mayores de 50 años pueden ser blancos más fáciles para este tipo de abuso porque muchas de ellas conocen menos las complejidades de las estafas, además de desconocer sus derechos. Además, tienden a esperar que todos sean honestos y es más probable que estén en casa y disponibles para ser blanco que las personas más jóvenes. La Red de Vigilancia de Fraudes de AARP tiene estafas del IRS, estafas de soporte técnico, estafas de los abuelos y estafas de subvenciones del gobierno en la parte superior de su lista de vigilancia.

AARP señala que la estafa del IRS – en la que una persona que llama afirma estar con el IRS y busca información personal para procesar un reembolso falso o ajustar la declaración de impuestos de la persona – es una de las mayores estafas y tuvo la mayoría de las quejas dirigidas a la Red de Vigilancia del Fraude de AARP.

Mientras que las estafas de soporte técnico afectan a todos los que tienen entre 18 y 99 años de edad, AARP cree que los ancianos corren un mayor riesgo debido a la explotación del perpetrador de la falta de comprensión de los problemas técnicos de las computadoras y de la confianza general hacia alguien que dice poder ayudarlos.

Las estafas de los abuelos son de las más atroces: se aprovechan de las emociones y los lazos familiares de una persona mayor. El perpetrador usualmente dirá, “Por favor no le digas a mamá (o papá). No quiero que sepan que estoy en problemas”. Muchas de estas estafas se originan de perpetradores que obtienen información de una página de Facebook no segura.

El abuso financiero de los ancianos suele ocurrir en el seno de la familia por parte de hijos adultos o nietos, pero puede ser perpetrado por cualquier otra persona que esté en una posición de poder, confianza o autoridad. Esto puede incluir a otros parientes, amigos, vecinos, cuidadores a sueldo, propietarios e incluso asesores financieros.

Los ancianos a menudo son incapaces de comprender lo que les sucede debido a la edad avanzada o a condiciones médicas. Los ancianos también pueden no estar familiarizados con asuntos financieros más complejos, o pueden estar solos y aislados, lo que los hace más susceptibles de convertirse en víctimas. Por consiguiente, es fundamental reconocer los posibles indicios de abuso financiero de los ancianos y comprender las opciones actuales de denuncia y los recursos disponibles para investigar y evitar que se produzcan esos delitos.

Señales de posible abuso financiero de ancianos

Hay muchos indicadores de posibles abusos financieros por parte de los ancianos. Si tiene alguna razón para sospechar que alguien puede ser víctima de abuso financiero o fraude, ayúdele a ponerse en contacto con su autoridad investigadora local para que pueda presentar una denuncia. Algunos de los indicadores son los siguientes:

  • Facturas impagadas
  • Cambio repentino en el estilo de vida
  • Firmas falsas
  • Acumulación repentina de deudas
  • Venta o cambio repentino del título de propiedad de la casa, la tierra o los bienes
  • Transferencia inexplicada de fondos
  • Poder notarial o testamentos cambiados bajo circunstancias inusuales
  • Cambios repentinos en las cantidades retiradas
  • Un anciano se queja de la desaparición de dinero o bienes
  • Anciano reporta abuso financiero

La detección de fraudes puede ser difícil porque en muchos casos los autores son miembros de la familia, amigos, vecinos o cuidadores. Según el estudio de MetLife sobre abuso financiero de ancianos de junio de 2011, más del 50 por ciento de todos los casos de abuso financiero de ancianos involucra a alguien cercano a la víctima. Este aspecto hace que el fraude sea difícil de detectar y procesar.

A veces, el fraude de los ancianos no se denuncia porque las víctimas pueden sentirse demasiado avergonzadas o temerosas de hablar de ello. Es posible que algunos ancianos no reconozcan que han sido víctimas de un fraude. Según la publicación “Elder Financial Exploitation”, de junio de 2018, preparada por la Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos, por cada caso documentado de explotación financiera de ancianos, 44 no se denunciaron.

Si ve o percibe alguno de los indicadores mencionados, se recomienda que haga un seguimiento para determinar si puede haber alguna sustancia detrás de sus preocupaciones.

Contrarrestando el problema

Los contadores públicos deben estar al tanto de los fraudes y estafas actuales. La caída en una estafa no está necesariamente ligada al nivel de educación de una persona, sino que depende de su nivel de vulnerabilidad. Corresponde a los familiares y a quienes tienen conocimientos financieros, como los contadores públicos, educar e informar continuamente a los familiares y clientes de edad avanzada (o a los clientes con familiares de edad avanzada).

Como en cualquier tipo de fraude, es fundamental comprender las señales de alarma y actuar con la debida diligencia. AARP señala que la capacidad financiera y la toma de decisiones de una persona son susceptibles de cambios cerebrales, por lo que es fundamental que un familiar cercano o un asesor financiero se mantenga en contacto y vigile de cerca a los amigos, familiares y clientes de edad avanzada. Para mantenerse en contacto, aquí hay algunos consejos:

1. Seguridad: La primera consideración para cualquier sospecha de abuso financiero del anciano es la seguridad del anciano. Si hay signos visibles de abuso o le preocupa que el anciano pueda estar en peligro, considere reportar el incidente a su agencia local de cumplimiento de la ley.

2. Informe: Desarrollar una relación con los ancianos es importante; de lo contrario pueden ser reacios a hablar contigo. En algunas situaciones, pueden haber confiado en un abusador para que les ayude con actividades como cocinar y limpiar y no tienen otras fuentes de asistencia. Tómese el tiempo necesario para establecer un vínculo con el anciano y sea respetuoso.

3. Documentación: Como con cualquier acusación de fraude, reunir la documentación. Esto puede incluir estados de cuenta bancarios, recibos, facturas, poderes notariales, testamentos y cualquier otro documento que se le pueda pedir que proporcione a las autoridades.

4. Toma notas: Anote todo lo que el anciano le haya dicho sobre los acontecimientos que han tenido lugar. Puede ayudar con cualquier seguimiento que pueda ser necesario en un momento posterior. En algunas situaciones, puede haber otros ancianos que han sido victimizados u otras personas que pueden haber estado involucradas.

Un caso reciente pone de relieve las tristes consecuencias que puede tener el fraude de los ancianos. Marjorie Jones de Louisiana recibió llamadas de un estafador diciéndole que había ganado un sorteo. La persona que llamó le dijo a Jones (que tenía 82 años y era legalmente ciega) que podría cobrar las ganancias una vez que pagara los impuestos y las tasas. Después de que ella envió el primer pago, la persona que llamó siguió añadiendo condiciones para convencerla de que enviara más dinero.

Como en muchos de estos casos, Jones no se lo dijo a su familia. Agotaba sus ahorros, sacaba una hipoteca inversa, cobraba una póliza de seguro de vida y finalmente llamó a un miembro de la familia para pedirle un préstamo. Después de perder todos los ahorros de su vida – cientos de miles de dólares – se suicidó.

Parece que Jones tuvo múltiples conversaciones con extraños, ya que los miembros de su familia no reconocieron muchos de los identificadores de llamadas de su teléfono. También se encontraron tres bolsas de recibos de transferencias electrónicas en su armario.

Consejos de práctica

La educación, la formación y la concienciación general son claves para comprender estos planes y ayudar a los clientes a luchar contra ellos.

También es importante comprender y cumplir las diversas leyes y reglamentos relacionados con el manejo de la información privada. Por ejemplo, la Ley Gramm-Leach-Bliley (GLBA) prohíbe la divulgación de información personal a terceros a menos que se obtenga el consentimiento. En 2013, se publicó una guía de apoyo como esfuerzo conjunto de varios organismos de regulación (incluida la Oficina de Protección Financiera del Consumidor y la Comisión Federal de Comercio) en la que se aclaraba que una excepción a la GLBA se refiere a las situaciones en que se informa de sospechas de abuso. Aún así, la AICPA en su Código de Conducta Profesional impide que los contadores públicos divulguen la información financiera de un cliente a terceros, incluso si se sospecha de un posible fraude o abuso. Esa prohibición obliga a los contadores públicos a obtener primero el consentimiento del cliente, lo que puede ser complicado si el presunto autor del fraude es un miembro de la familia o un cuidador de un anciano. Obtener el consentimiento para revelar la información también es problemático si la víctima de edad avanzada muestra signos tempranos de deterioro cognitivo.

Ya sea que usted sea un preparador de impuestos especializado en el cuidado de ancianos o en la práctica general, sería conveniente que aprendiera más sobre los planes actuales de robo de identidad, los planes de fraude basados en Internet y los ángulos de fraude en las inversiones, así como los indicadores de fraude y las señales de advertencia y los recursos gubernamentales y privados disponibles para las víctimas del fraude.

Irina Balashova, CPA, CIA, CFE co-escribió este artículo. La versión original apareció en el sitio PICPA Journal .