Saltar al contenido

Por qué los contadores son los futuros campeones de las pequeñas empresas

Es la hora de la verdad para la profesión contable y actualmente está fallando a sus clientes al no aconsejarles adecuadamente sobre las soluciones de software más efectivas, creando un problema global inescalable e ineficiente.

Hay aproximadamente 29 millones de pequeñas empresas en los Estados Unidos, pero sólo unos 5 millones utilizan programas informáticos de contabilidad especializados. Eso es alrededor de 24 millones de empresas que sólo confían en las hojas de cálculo de Excel – o peor aún, en viejos y polvorientos libros de contabilidad – para mantener sus libros en orden.

Por qué los contadores son los futuros campeones de las pequeñas empresas
Por qué los contadores son los futuros campeones de las pequeñas empresas

Y en el Reino Unido, el 54% de las microempresas dicen que manejan sus cuentas con lápiz y papel o con una hoja de cálculo, según una encuesta de la AIA.En resumen, se está perdiendo tiempo en prácticas contables anticuadas, cuando se podría gastar mejor de forma proactiva proporcionando conocimientos empresariales procesables que tengan un efecto positivo en el balance final.

Si bien la automatización y las soluciones de la nube pueden significar que los días de la contabilidad tradicional están contados, también provocarán una evolución en la industria. A nivel mundial, veremos un impacto positivo de gran alcance en las pequeñas empresas, los márgenes de beneficio y, a su vez, en el PIB. Entonces, ¿hacia dónde se dirige realmente la contabilidad frente a la revolución de la computación en nube?

Haciendo la contabilidad más inteligente

Los datos son inestimables, irrefutables y eminentemente disponibles. Sin embargo, como descubrió un Redditor, los contables afirman que pasan entre el 50 y el 90 por ciento de su tiempo en la entrada de datos, dependiendo de su antigüedad.

El valor que los contadores aportan a sus clientes debe ser doble: no sólo deben comunicar información financiera y auditar sus libros, sino que también deben ayudar a las empresas a crecer. El problema es que, cuando pasamos todo nuestro tiempo haciendo números, somos incapaces de analizar y dar a nuestros clientes la información útil que tan desesperadamente necesitan.

Por lo tanto, el mayor reto de la contabilidad es, con mucho, la no adopción de un software de contabilidad dedicado por parte de las empresas más pequeñas. No está claro si se ven frenadas por los costos, el hábito o incluso la idea equivocada de que las nuevas herramientas harán que sus trabajos sean redundantes.

Lo que está claro, sin embargo, es la necesidad de darle la vuelta a esto. Como dijo Joe Woodard, fundador de Woodard Consulting Group, “Las pequeñas empresas se enfrentan a un cambio masivo en la tecnología, y deben adoptar esas tecnologías en sus procesos de negocio para competir eficazmente en el mercado”.

El software basado en la nube en particular está empezando a catalizar el cambio dentro de la industria e impulsar dicha competencia. Al permitir que las empresas de contabilidad más pequeñas no sólo reduzcan los costos de los servidores, sino que también escalen drásticamente, pueden atender a muchos más clientes de pequeñas empresas de los que podrían hacerlo de otra manera.

El hecho es que, como se espera que el 50% de los trabajadores de los Estados Unidos trabajen a distancia para el año 2020, la adopción de servicios como el de QuickBooks de Intuit o la solución de Sage One, pronto se generalizará. Estas soluciones, a las que se puede acceder de forma segura en dispositivos móviles y teléfonos inteligentes desde cualquier lugar con acceso a Internet, formarán parte de nuestra vida laboral, nos guste o no.

Además, a medida que los clientes empiecen a esperar servicios de contabilidad seguros y consultas cara a cara en el lugar, así como acceso a los datos de sus cuentas las 24 horas del día, los 7 días de la semana, esto se convertirá en una cuestión cada vez más pertinente.

Los datos en tiempo real abren nuevas oportunidades

En un artículo para Forbes a principios de 2015, Joseph Tarasco, presidente del Grupo Asesor de Contadores, predijo que las empresas “seguirían adquiriendo empresas de consultoría y asesoría que complementan sus servicios tradicionales para proporcionar servicios de soluciones integradas a sus clientes”.

A corto plazo, esto podría ser cierto, pero si miramos más allá de la bola de cristal, veremos que los propios contables tendrán que desarrollar nuevas habilidades.

En primer lugar, la gente dentro de la industria necesita adaptarse, profundizando su conocimiento de las soluciones de software basadas en la nube. Si bien no hay nada como una hoja de cálculo para tejer telarañas en la mente del oficinista medio, tener a mano datos en tiempo real en un formato fácil y comprensible aporta claridad y comprensión. La mitad de la batalla del contador se hace cuando el cliente tiene una mejor comprensión de los libros. Entonces se puede invertir más tiempo en responder a las preguntas, dar consejos y ofrecer una visión.

Aconsejar claramente a los clientes sobre los servicios tecnológicos adecuados a adoptar, aclarar dudas y esbozar los pros y los contras de las diferentes soluciones de software se convertirá en parte de la descripción del trabajo. Y, por supuesto, podemos decir con seguridad que las empresas que rechazan la modernización se hundirán o serán absorbidas por la competencia, tarde o temprano.

En segundo lugar, los contadores también deben desarrollar las “habilidades blandas” necesarias para comunicar eficazmente sus ideas a los clientes. Atrás quedaron los días en los que podíamos empujar un montón de papeles sellados y firmados y salir por la puerta de atrás sin que nadie se diera cuenta. No sólo el liderazgo y la capacidad de gestión se están convirtiendo en un requisito, sino que las sólidas habilidades de escucha y escritura son la clave del éxito de un contable.

Como se informó en Economía , “el 76 por ciento de los trabajos de contabilidad anunciados hoy exigen candidatos que puedan demostrar fuertes habilidades blandas”.Los contadores inteligentes comenzarán a mejorar estas habilidades, porque es sólo cuestión de tiempo antes de que empiecen a ser empujados a puestos más parecidos a los de consultor.

Una vez que estemos completamente conectados y podamos trabajar desde cualquier lugar, pasaremos menos tiempo en la administración y más tiempo en la innovación. Pero es el acceso a los datos en tiempo real lo que realmente permitirá a los contables añadir el valor requerido por sus clientes.

Las habilidades de consulta son, entonces, las terceras en la lista. Ya sea proporcionando ideas para reducir el desperdicio anormal, mejorando la estrategia fiscal y financiera, o sabiendo cuánto capital hay que mantener en reserva, los contables pueden abrir nuevas vías para las empresas de nueva creación, las PYMES y los empresarios y, en última instancia, ayudar a que sus negocios prosperen.

Consideremos una vez más, por un momento, lo que sucedería si esos 24 millones de PYMES de los Estados Unidos adoptaran un programa informático de contabilidad dedicado y automatizado. Luego considere la cantidad de tiempo ahorrado y el enorme ancho de banda que se abriría en todo el país. La eficiencia se dispararía y tendría un impacto positivo en el resultado final. Esto se traduciría en un aumento del PIB en todo el mundo.

Es hora de abrazar la revolución tecnológica en la contabilidad. Ya no debemos considerarnos simples contables, sino que es hora de convertirnos en los campeones de las pequeñas empresas que realmente queremos ser.