Saltar al contenido

Parques industriales, medios para hacer frente a la crisis

Un poco tardío, en Venezuela comenzaron a construirse los parques industriales a principios de la década del sesenta como iniciativa privada para impulsar la industrialización en el país, un tanto inspirados en los desarrollados en Inglaterra y Estados Unidos a finales del siglo XIX por parte del empresariado.

Así, los primeros parques industriales del país los encontramos en la ciudad capital: en Los Cortijos, Los Ruices, Boleíta, La Yaguara, Carapa, Antímano, Cortada de Catia, Los Rosales y El Cementerio, que posteriormente se extendieron hacia Guarenas, La Victoria, Tejerías, La Encrucijada de Cagüa, Maracay, Valencia, Barquisimeto, Maracaibo y Matanzas.

Ismael Pérez Vigil, politólogo y ex presidente de Conindustria, recuerda en un artículo escrito para la Revista SIC en el 2012, que los sesenta “fue una época en la que todos realizamos sacrificios para favorecer el desarrollo industrial: el Estado renunciaba a impuestos  y destinaba grandes recursos para invertir en obras y servicios; empresarios e industriales invertían arriesgando capitales y generando fuentes de trabajo y los consumidores debían adquirir productos nacionales, conscientes de que en ocasiones eran más costosos y de menor calidad que los importados”.

Estos espacios de producción han sido fuente de desarrollo económico en el país y generador de empleo. Y aunque en la Venezuela de hoy no parece existir la confianza del empresariado de aquella época para invertir en el bienestar del país por la inestabilidad política, hay ejemplos de empresarios como Constantino Bonaduce, empeñado en hacer en estos momentos de la ciudad de Barcelona, capital del estado Anzoátegui, un polo económico.

Constantino Bonaduce preside el parque industrial Aerocentro, un moderno desarrollo construido en un área de 350.000 m2 de terreno, con un área de 175.000m2 de almacenaje techado, y conformado por 210 galpones disponibles para la venta y alquiler, con todos los requerimientos internacionales para la seguridad de los ocupantes, cuyas dimensiones varían de entre los 800m2, 1.000m2, 1.600m2, 3.200m2, 6.400m2 hasta los 30.000m2, con la posibilidad de adaptación modular continua.

Parques industriales, medios para hacer frente a la crisis
Parques industriales, medios para hacer frente a la crisis

Este espacio también cuenta con 15.000 m2 de oficinas corporativas, y un hotel de 120 habitaciones.

El objetivo principal de este empresario venezolano es destinar estas instalaciones de Aerocentro como infraestructura de apoyo logístico para la exportación, a través de alianzas con países vecinos, de productos producidos y manufacturados en el país, con el propósito de generar empleo y desarrollo económico en la región.

Para la construcción de este espacio se tuvo en cuenta tanto el acceso y vías de comunicación como la cercanía del aeropuerto que sirve la ciudad de Barcelona, el José Antonio Anzoátegui, y uno de los puertos más importantes del país, el de Guanta; así como aspectos urbanísticos, dimensiones, disponibilidad, zonificación, niveles de desagüe pluviales, agua potable y de uso general, energía eléctrica, red cloacal y todos los estándares internacionales máximos necesarios para el buen funcionamiento de este parque industrial.

En cuanto a su ornamento y paisajismo, este fue diseñado como un atractivo para que los galpones tengan una armonía con todo su alrededor y su diseño minimalista.