Saltar al contenido

¿Para qué sirve una asesoría laboral?

Cualquier empresa o autónomo, independientemente del tamaño de la empresa, tiene una serie de obligaciones sobre las que no puede descuidarse, ya que un error en cualquiera de ellas puede incluso comprometer el futuro de la empresa.

Las grandes obligaciones empresariales podemos dividirlas en cuatro grupos:

  • Contables: Como su propio nombre indica corresponde con la forma de contabilizar todos los movimientos financieros de la empresa, desde las facturas recibidas de los proveedores hasta los pagos de las nóminas y Seguridad Social.
  • Fiscales: Corresponden con las obligaciones de la empresa ante el fisco, es decir, el Estado; principalmente Hacienda y Seguridad Social. Unas malas prácticas en el apartado anterior (contabilidad) conllevan generalmente errores fiscales, por lo que tanto un apartado con otro son de alta importancia.
  • Legales: Además de llevar bien las cuentas y declararlas ante Hacienda, la empresa debe cuidar la legalidad en toda su actividad y sus relaciones comerciales, por lo que sea cual sea su actividad debe conocer su normativa y cumplir rigurosamente todas las leyes que le afecten.
  • Laborales: Se trata de las obligaciones empresariales (aunque también puede ser de personas autónomas), que tengan empleados a su cargo. El hecho de tener personas trabajando para la empresa obliga a cumplir una normativa estricta, tanto con el propio empleado como con los organismos oficiales, principalmente Seguridad Social).
¿Para qué sirve una asesoría laboral?
¿Para qué sirve una asesoría laboral?

Para que el empresario pueda centrarse en su empresa y poder olvidarse de todas estas obligaciones, existen las asesorías de empresa, pudiendo estar especializadas en un solo ramo u ofrecer un servicio integral de asesoría contable, asesoría fiscal, asesoría laboral y asesoría legal.

Dentro de estos cuatro tipos de asesoramiento vamos a centrarnos hoy en la asesoría laboral, para conocer con detalle los principales servicios que ofrece este proveedor de servicios:

  • Contratación de empleados: La asesoría laboral se encarga de realizar los trámites para la contratación de nuevos empleados. Recomienda el tipo de contrato más favorable para cada puesto y la duración del mismo, dependiendo de las necesidades de la empresa. La tarea fundamental es la confección del contrato de trabajo, alta en la seguridad social y, si procede, tramitación de ayudas o subvenciones por las nuevas contrataciones.
  • Confección de nóminas mensuales: La asesoría laboral también es la encargada de confeccionar mensualmente las nóminas de cada trabajador de la empresa, calculando el salario correspondiente, aplicando los pluses y complementos necesarios y calculando las retenciones obligadas para la agencia tributaria y la seguridad social.
  • Otras tareas ante la Seguridad Social: La asesoría laboral también es la encargada mensualmente, una vez confeccionadas las nóminas, de preparar la liquidación correspondiente para que la empresa pueda abonar a la Seguridad Social las contribuciones correspondientes a sus empleados.
  • Baja de empleados: Otra de las tareas importantes del asesor laboral es tramitar formalmente la baja de los empleados de la empresa. En este caso es necesario preparar el finiquito para liquidar su relación contractual con el trabajador y proceder a su baja en la Seguridad Social. En el caso de despidos masivos por necesidad de la empresa, la asesoría laboral también sería la encargada de preparar el Expediente de Regulación de Empleo (E.R.E.).