[…] Debo reconocer que desde la mayoría de edad he sido votante fiel del mismo partido, con el que muchas veces me he sentido identificado, pero con el paso de los años me he sentido también defraudado, engañado y estafado en también bastantes ocasiones, por lo que me hizo reflexionar sobre por qué es necesario que tengamos que dar nuestro voto y confianza, irrevocablemente y durante cuatro años, a unos políticos que van a hacer lo mínimo por tenernos contentos y lo máximo a favor de sus propios intereses. Prueba de ello es mi artículo de hace menos de 3 meses en el que me sentía identificado con la plataforma #nolesvotes, en la que se reivindica no votar a ninguno de los partidos mayoritarios para intentar conseguir un cambio político (Para las próximas elecciones lo tengo claro: #nolesvotes). […]