Saltar al contenido

¿Pago por clic o por impresiones? Ventajas e inconvenientes para el marketing online

Dentro del marketing online las empresas tienen fundamentalmente dos modelos para mostrar sus anuncios. En el primero de ellos se paga por cada impresión del anuncio en pantalla. En el segundo se trata de pagar sólo cuando alguien hace clic en el anuncio y llega a la página de aterrizaje. Pero ¿qué es mejor para nuestro negocio, pago por clic o por impresiones?

Para poner dos ejemplos más concretos, el pago por impresiones se suele utilizar más en la publicidad de display, los anuncios, banners, etc. que se introducen en publicaciones que pueden ser afines a nuestro público objetivo. El pago por impresiones se utiliza más en los anuncios que aparecen en buscadores como Google, por ejemplo.

¿Pero qué es más rentable? Por ejemplo la red social Facebook nos permite elegir que preferimos si pagar por impresiones CPM (Coste por Mil), o por CPC (Coste por Clic). Para elegir lo más adecuado para nuestra empresa dependerá del objetivo que nos hemos fijado. Si lo que queremos es que nuestro anuncio se vea, que ayude a consolidar nuestra marca, a dar a conocer un nuevo producto o servicio, quizás lo más adecuado sea apostar por el CPM

si hemos preparado una página de aterrizaje, donde esperamos que lleguen nuestros clientes potenciales después de hacer clic en nuestro anuncio, el CPC será lo más adecuado. El objetivo es lograr la conversión, ya sea en forma de venta, de captación de leads, etc.

También tenemos que tener en cuenta los costes. Por lo general, es más coste por clic será superior al que tendrá mostrar el anuncio una vez. Ahora, la llegada a la página de aterrizaje facilita el retorno de la inversión. Este será más fácil si apostamos por un sistema como el Coste por Acción, CPA. En esta modalidad sólo se paga cuando el usuario realiza una acción, ya sea registrarse en un formulario, realizar una descarga o cualquier otra acción que nosotros definamos. Su coste será el más elevado de las tres modalidades, aunque también mucho mayores sus posibilidades de conversión.

Son sistemas de publicidad complementarios para una campaña. Depende de en qué página o medio se muestre el anuncio, podemos elegir el más adecuado siempre pensando en cumplir con el objetivo que hemos diseñado. Si además hacemos unas buenas páginas de aterrizaje, sabemos pujar bien por los clics y optimizar los anuncios seguro que el retorno de la inversión está un poco más cerca.