Saltar al contenido

Opiniones sobre el nuevo formulario W-4

La Asociación Nacional de Agentes Inscritos (NAEA), recientemente escribió una carta al comisionado interino del IRS David Kautter discutiendo el nuevo borrador del Formulario W-4 y, después de revisar el formulario, mi perspectiva es la misma que la de la NAEA en cuanto a que el contribuyente promedio no puede llenar este formulario.

La carta que la NAEA escribió al Comisionado en funciones dice:

Opiniones sobre el nuevo formulario W-4
Opiniones sobre el nuevo formulario W-4

Creemos que el formulario, tal como está redactado actualmente, plantea una serie de graves preocupaciones. A saber, que:

– aumenta, innecesariamente, la carga tanto para los contribuyentes como para los empleadores;

– plantea problemas de privacidad al permitir revelaciones inapropiadas a los empleadores; y

– crea un riesgo sustancial de subestimación. 

La carta continúa discutiendo la carga de la nueva forma declarando:

Mientras que el nuevo Formulario W-4 plantea una serie de cuestiones relativas a la carga, nos centramos en el hecho de que, en primer lugar, las Instrucciones del Formulario W-4 y las hojas de trabajo que lo acompañan, en 11 páginas, son demasiado largas y complicadas. En segundo lugar, se pide a los contribuyentes que pronostiquen otros elementos relacionados con los impuestos que tradicionalmente son difíciles de pronosticar. Por último, el nuevo formulario exige a los contribuyentes que calculen el valor de los créditos fiscales y traslada una nueva carga significativa a los empleadores.

El borrador del formulario requiere que los trabajadores revelen a sus empleadores cosas como sus ingresos, créditos fiscales, etc., quitando así cualquier privacidad que tuviera sobre su situación fiscal personal.  Ya no puedes decirle a un cliente que reclame “Soltero” y “1”.  La NAEA tiene esto que decir:

El nuevo formulario pide a los contribuyentes que pronostiquen otros elementos relacionados con los impuestos que tradicionalmente son difíciles de pronosticar. Nos preocupa especialmente lo siguiente:

– contribuciones al plan de jubilación con impuestos diferidos

– la tributación de las becas y subvenciones

– gastos de cuidado de hijos y dependientes relacionados con el trabajo

– año fiscal salarios y bonificaciones

– otros ingresos por trabajo autónomo e ingresos no salariales

– gastos médicos y dentales

– impuestos sobre la propiedad

– interés de la hipoteca

Las aportaciones a los planes de jubilación con impuestos diferidos y otras porciones no imponibles de la compensación no suelen distribuirse uniformemente a lo largo del año y a menudo se desconocen al comienzo del mismo. La tributación de las becas y subvenciones a menudo se desconoce hasta el final del año fiscal.

Los gastos de cuidado de niños y dependientes relacionados con el trabajo pueden variar mucho entre dos años fiscales cualesquiera. Pocos son capaces de calcular con precisión las primas y los aumentos de sueldo – aparte de la sabiduría de telegrafiar a un empleador ambas estimaciones.

Bajo el TCJA, las exenciones fueron suspendidas por alguna razón. Otro punto que la NAEA saca a relucir es que deberíamos volver a un formulario W-4 de exención o de puntos.  Si el borrador de la W-4 se convierte en permanente, los profesionales se verán obligados en enero por los clientes a rellenar este formulario.

Además, los ingresos y los créditos fiscales fluctúan y no hay forma de predecir eso. En resumen, el nuevo W-4 no sólo es engorroso, sino que está creando una situación en la que los clientes pagan más o menos impuestos de los que tradicionalmente han pagado. El TCJA es bastante complicado, ¿por qué dar el paso extra y hacer el W-4 básico igual de complicado?