Saltar al contenido

Muere una mujer, que dependía de un respirador, al cortarle la luz

La verdad es que hay noticias que no dejan de sorprender a cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad y este es uno de los casos. En Auckland, Nueva Zelanda, Folole Muliaga, que dependía de un respirador artificial ha muerto después de que la compañía electrica le cortara el suministro de luz a su domicilio por no pagar la factura.


Al parecer el técnico ha dicho que “sólo hacía su trabajo”, desconectó la luz y desapareció, y ahora después de que la señora ha muerto el director general de Mercury (la compañía) ha asegurado que “ya han restaurado la luz de la vivienda” y que están investigando lo sucedido… igual se creen que con eso arreglaran algo…


Mientras los políticos, aprovechando como siempre, han instado a la policía a considerar la acusación de homicidio sin premeditación por el corte, me pregunto por qué no actuaron antes, cuando esta señora estaba viva y necesitaba ayuda para pagar la factura.