Saltar al contenido

Micropréstamos online una solución rápida y segura

Los micropréstamos se han convertido en una solución rápida y efectiva para muchas personas que necesitan obtener dinero rápidamente. Son cantidades pequeñas que se pueden utilizar para salir de un apuro, resolver un imprevisto, solventar un determinado gasto extra. Se obtienen de manera sencilla, la documentación necesaria para su trámite es mucho menor a la solicitada por instituciones financieras.

En la actualidad la mayoría de estos trámites se pueden hacer online, lo que facilita este tipo de operaciones crediticias. Ya que no es necesario presentar documentos impresos o fotocopias de los mismos, los datos del solicitante se verifican electrónicamente. Aunque en algunos casos la verificación se realiza a través de los teléfonos fijos o de móviles de cada cliente.

Una vez aprobada la transacción el monto aprobado se transfiere a la cuenta bancaria que el solicitante seleccionó para ello. Los plazos de pago varían desde 1 día hasta 45 días contados desde el momento que se recibe el dinero. El monto del interés a cancelar depende del plazo que se escoja y está regulado por las normativas financieras.

Las entidades que otorgan micropréstamos se apoyan en las tecnologías de la información y la comunicación para brindar sus servicios. Con ello ofrecen un servicio rápido y seguro, ya que los niveles de seguridad de sus sitios web son elevados. Llegando en muchos casos a equipararse con los niveles estándar de instituciones financieras como bancos y cajas de ahorro.

La implantación de estos sistemas de seguridad garantiza al cliente que solicita un microcrédito protección y preservación de sus datos. Asimismo el cliente tiene acceso a su histórico de pagos y movimientos en la plataforma de la institución crediticia. Todo ello minimiza al máximo las posibilidades de cualquier tipo de fraude, entre ellos la suplantación de identidad.

Las nuevas tecnologías empleadas por las entidades que otorgan micropréstamos evitan que terceras personas puedan suplantar la identidad del solicitante. Para ello emplean sofisticadas herramientas de verificación online que impiden que este tipo de delitos informáticos pueda realizarse. El objetivo fundamental de estas herramientas es que los clientes que acuden a solicitar un micropréstamo estén totalmente protegidos.