Saltar al contenido

Los tribunales fiscales determinan el destino de los préstamos internos

Un accionista que posee diferentes empresas puede ser peligroso con la informalidad cuando un accionista controlador pide prestado a una empresa.

No hay evidencia más clara y reciente de esto que el caso de Povolny Group TC Memo 2018-37. Todos sabemos, o deberíamos saber, que si un accionista mayoritario posee más de una empresa y hace préstamos internos, o toma un préstamo por sí mismo, los préstamos deben tener un pagaré que sea legalmente exigible.

Los tribunales fiscales determinan el destino de los préstamos internos
Los tribunales fiscales determinan el destino de los préstamos internos

En el caso Benson c. Comisionado TC Memo 2004-272, los dividendos pueden ser declarados formalmente o pueden ser constructivos. Un dividendo constructivo surge cuando una sociedad confiere un beneficio a un accionista mediante la distribución de las ganancias disponibles y los beneficios sin expectativa de reembolso. Una transferencia entre sociedades relacionadas puede ser un dividendo constructivo para los accionistas comunes, incluso si esos accionistas no reciben personalmente los fondos

En Welch c. Comisionado TC Memo 1998-121, al determinar si una distribución empresarial a un accionista es un préstamo no imponible, como se afirma a veces, los tribunales han analizado varios factores, como por ejemplo si: la promesa de reembolso se acreditaba mediante una nota u otro instrumento; se cobraban intereses; se establecía un calendario fijo de reembolso; se daba una garantía para asegurar el pago; se efectuaban reembolsos; el prestatario tenía una perspectiva razonable de reembolsar el préstamo y el prestamista disponía de fondos suficientes para adelantarlo; y las partes se comportaron como si la transacción fuera un préstamo.

Sé que he puesto esto por escrito a mis clientes, y muy pocos lo escuchan. Estos son los hechos del caso, y se reduce a que los cerdos engordan, los cerdos son sacrificados.

James Povolny poseía el 49 por ciento de Archetone Limited, una empresa de contratación general que operaba como una corporación S, y su esposa poseía el otro 51 por ciento. Povolny también fue el presidente, CEO, y único accionista de Povolny Group (PG), una firma de corretaje de bienes raíces. Finalmente, Povolny era también el único propietario de Archetone International, LLC.

En 2010, Povolny hizo que PG hiciera pagos por un total de 70.000 dólares de las deudas de Archetone Limited y Archetone International. En sus libros de contabilidad, PG más tarde anotó esta cantidad como la que se le debe. Pero en sus declaraciones de impuestos iniciales y modificadas de 2010, PG reclamó la cantidad como un costo de bienes vendidos (COGS). Y debido a que PG aparentemente estaba ganando dinero – en cada una de sus declaraciones, indicó más de 879.000 dólares en ingresos brutos – había suficientes ingresos para hacer que el COGS reclamado fuera valioso.

En 2011, PG le pagó a Povolny más de 77.000 dólares, que usó para pagar más deudas de Archetone International. Los libros de contabilidad de PG caracterizaron estos pagos como “distribuciones”. PG también pagó directamente otros casi $74.000 de los gastos de Archetone Limited y Archetone International, que el libro de contabilidad de PG simplemente llamó “Pagos Archetone”. Ese año, PG presentó su declaración de impuestos como una corporación S, reportando más de 1 millón de dólares en ingresos brutos, con 316.000 dólares en ingresos de negocios ordinarios que fluyeron a través de los Povolnys.

En su regreso conjunto para 2011, los Povolnys reclamaron una pérdida de más de 290.000 dólares derivada de una deducción de deuda incobrable de 241.000 dólares que Archetone Limited tomó por los pagos que hizo en nombre de Archetone International de 2005 a 2008 y una deducción de 74.000 dólares que tomó por “Pérdida en gastos pagados de Archetone International”.

El IRS negó todas las deducciones de Povolny y trató el pago de 70.000 dólares de PG a Archetone Limited y Archetone International como un dividendo constructivo pagado a Povolny. El IRS también rechazó su reclamación de 290.000 dólares de pérdida por flujo.

Lo que es obvio, es que quien representó a este contribuyente, entregó el archivo de QuickBooks del cliente. Esa es la cosa más estúpida que puedes hacer. Hacemos ajustes al archivo en el momento de los impuestos. Imprimo un libro mayor acumulativo de fin de año. Si el IRS me pidiera un archivo de QuickBooks, argumentaría que el cliente podría haber regresado y hacer cambios en el archivo. Entonces mencionaría los estados financieros y el libro mayor acumulativo que usé para preparar la declaración.

En segundo lugar, no hay ninguna nota asociada a estos préstamos internos. El contribuyente tiene la audacia de tomar una deuda incobrable de 290.000 dólares por el “préstamo”. Para ser una deuda incobrable, primero tienes que probar que algo se debía, luego tienes que probar que trataste agresivamente de cobrar el dinero. Esta es una deuda incobrable auto-creada. Técnicamente, si vamos a llamarla una deuda incobrable y la cancelamos en una compañía, sería un ingreso para la otra compañía.

En este negocio, necesitamos poner los puntos sobre las “i” y cruzar las “t”. La lección es que NUNCA entregues el archivo QB de un cliente a ninguna agencia del gobierno. No tienen derecho a esa información. En segundo lugar, si hay un préstamo de buena fe, que un abogado redacte un pagaré. Y por supuesto no cancelar una deuda incobrable por una deuda creada por uno mismo.