Saltar al contenido

Los sobornos (“mordidas”) y la pobreza

Las “mordidas”, cohecho, corrupción o soborno, es el acto que implica dar, regalar, recibir o solicitar dinero o regalos para influenciar el comportamiento del receptor. Usualmente este delito se le ofrece a una autoridad o funcionario público.


En el mundo, los sobornos son una forma de corrupción que alcanza un monto aproximado de $100 billones y recae desporpocionalmente en billones de personas en extrema pobreza (paises del tercer mundo como nosotros). Eso significa que hay más índices de corrupción en los paises pobres que en los ricos. Un chiste muy cierto con respecto a los sobornos, obtenido de “The world is flat” de Thomas L. Friedman dice así: un gobernante africano dió una visita a un gobernante asiático por razones políticas; cuando el africano entró a la casa del asiátido se sorprendió de la opulencia y le preguntó:”¿Cómo haces para tener tantos lujos en un país tan pobre?”, entonces el asiático le respondió: “¿ ves ese puente de allá?” y el africano respondió: “si”, entonces el asiático se toca una bolsa del pantalón y dice “10%”. Algunos meses después el asiático visitó al africano y se asombró del lujo de su casa y le preguntó: “¿Cómo haces para tener tantos lujos en un país tan, tan pobre?”, entonces el africano le respondió: “¿ves ese puente de allá?” y el asiático respondió: “no, donde?”, entonces el africano se toca una bolsa del pantalón y dice “100%”. Entonces, ¿és la pobreza una variable dependiente los sobornos? al decir esto, me refiero en que si logramos reducir esta corrupción vamos a reducir la pobreza; porque eso dicen las estadísticas.



Los actores que están involucrados en los sobornos son 2, el emisor del dinero o regalo (necesita algo del receptor) y el receptor del regalo (va a tomar una decisión en favor del emisor). Entonces, ¿quién es el que peca? ¿el que dá o el que recibe? Los dos, como cuando uno copia en los exámenes, los 2 son castigados, el que dá copia y el que pide copia.


En el caso de ofrecer productos o servicios al gobierno, se dá la particularidad; que los que ofrecen soborno (porque a veces las autoridades no lo piden, pero si se lo ofrecen, lo reciben) deben poner los precios más altos (para compensar el costo del soborno). Entonces, por consiguiente, no se va a tomar la decisión más económica, en consecuencia, ese dinero que se dió de más a ese proyecto que valía menos ya no se usó en obras que si lo necesitaban. Entonces, de ese modo el 10% de todo lo que pagamos de impuestos se va en pagos de decisiones que benefician la bolsa de de las autoridades. Eso no es justo para la población!!!


Ahora ya sabemos que este hecho es éticamente malo porque tiene consecuencias nefastas, lo que falta hacer es educarnos para que no sea algo que se mire normal. Nuestra cultura ya tiene planteado que dar mordida es normal, pero no lo és, hay que cambiar esas ideas.