Saltar al contenido

Los recortes presupuestarios limitan el tiempo que el IRS dedica a las auditorías de grandes empresas

Un nuevo análisis publicado el 16 de marzo muestra el efecto negativo que los recortes presupuestarios han tenido en el tiempo y la mano de obra que el IRS gasta en la auditoría de las declaraciones de impuestos de las grandes empresas.

Si bien el número de auditorías de grandes empresas -aquellas con activos de 250 millones de dólares o más- se redujo sólo un 7% entre el año fiscal 2010 y el año fiscal 2015, el total de horas de auditoría de los agentes de ingresos se redujo en más de un tercio (34%), según un examen de los datos del Servicio de Rentas Internas (IRS) realizado por el Centro de Acceso a Registros Transaccionales (TRAC) de la Universidad de Syracuse.

Los recortes presupuestarios limitan el tiempo que el IRS dedica a las auditorías de grandes empresas
Los recortes presupuestarios limitan el tiempo que el IRS dedica a las auditorías de grandes empresas

Para los gigantes del mundo de los negocios -aquellos con 20 mil millones de dólares o más en activos- el tiempo de auditoría de los agentes de ingresos disminuyó un 47 por ciento del año fiscal 2010 al año fiscal 2015.

Durante ese mismo período, los impuestos adicionales de las grandes empresas descubiertos por los agentes del IRS que se habrían perdido para el gobierno se redujeron en casi dos tercios (64 por ciento) – de 23.700 millones de dólares a 8.500 millones de dólares. En el caso de las grandes corporaciones, los impuestos adicionales recomendados cayeron casi tres cuartos (71%).

“A menos que se haya producido una mejora drástica en la forma en que las grandes empresas cumplieron con los complejos requisitos de las leyes fiscales durante el período del año fiscal 2010-2015, esto significaría que la pérdida potencial para el gobierno asciende ahora a por lo menos 15.000 millones de dólares al año”, afirma el TRAC.

Los datos tampoco muestran un panorama muy prometedor para el año fiscal 2016. Desde octubre de 2015 hasta finales de febrero de 2016, la división de Grandes Empresas e Internacional (LB&I) del IRS llevó a cabo 3.447 auditorías de grandes empresas, un 22 por ciento menos que las 4.401 auditorías realizadas durante los mismos cinco meses del año fiscal pasado.

“Los informes mensuales de gestión interna muestran que el IRS esperaba limitar la nueva caída a sólo el 2 por ciento cuando fijó los objetivos de LB&I para el año fiscal 2016”, afirma el análisis. “El IRS también esperaba que durante el año fiscal 2016 se prestara más atención a las auditorías de las empresas extranjeras y las empresas del subcapítulo S con activos de 10 millones de dólares o más, debido a su preocupación por el incumplimiento fiscal de estas empresas. Los objetivos de LB&I eran aumentar el número de auditorías en estas dos categorías en un 10 y un 20 por ciento, respectivamente. Sin embargo, hasta ahora, el número de auditorías se está quedando atrás con respecto al ritmo del año pasado: un descenso del 58 por ciento para las empresas extranjeras y del 20 por ciento para las empresas del capítulo S”.

La fuerte disminución de las auditorías de negocios del IRS no debería sorprender a los que siguen los acontecimientos en el Congreso en relación con el presupuesto del IRS. Entre 2010 y 2015, los legisladores recortaron la financiación de la agencia en más de 1.200 millones de dólares, según un informe del Inspector General del Tesoro para la Administración Tributaria del año pasado.

Estos recortes han reducido el número de empleados del IRS en un 19 por ciento de 2010 a 2015, disminuyendo tanto el servicio al contribuyente como la aplicación de la ley, dice TRAC. Recortes aún más severos han ocurrido para los agentes de ingresos de la agencia. Entre septiembre de 2010 y septiembre de 2015, el número de agentes se redujo en un 27 por ciento – de 14.749 a 10.742.

“Estos números muestran que cuando tienes menos empleados haciendo trabajo de cumplimiento, terminas dejando los ingresos fiscales sobre la mesa”, dijo el Comisionado del IRS John Koskinen durante un discurso en una conferencia del Instituto Americano de Contadores Públicos el pasado noviembre. “Al recortar el presupuesto del IRS, el gobierno renuncia a miles de millones sólo para lograr ahorros presupuestarios de unos pocos cientos de millones de dólares, ya que estimamos que cada dólar invertido en el IRS produce 4 dólares de ingresos. Algunas estimaciones son aún más altas. Nadie en todas mis audiencias y reuniones privadas en el Capitolio ha estado nunca en desacuerdo con nuestra afirmación de que si nos dan un dólar, obtendrán al menos 4 dólares de vuelta. Sin embargo, el presupuesto del IRS sigue siendo recortado”.

A finales del año pasado, el Congreso aprobó 290 millones de dólares en fondos adicionales para el IRS para el año fiscal 2016, que termina el 30 de septiembre. Pero ese dinero extra se está usando para la asistencia de los contribuyentes, no para actividades de cumplimiento de impuestos.