Saltar al contenido

Los nombres famosos van a la segunda ronda con el recaudador de impuestos

El rapero Lil Wayne (nombre real, Dwayne Carter) probablemente respiró aliviado hace unos meses cuando saldó su deuda de 1,13 millones de dólares con el Servicio de Impuestos Internos. Esa deuda estaba relacionada con los ingresos de 2004, 2005 y 2007. Pero comparado con el nuevo gravamen que acaba de presentar por los ingresos obtenidos en 2008 y 2009, esa factura anterior debe parecer pequeña. La buena noticia es que los ingresos de Lil Wayne deben haber crecido sustancialmente en los últimos años. La mala noticia es que el nuevo gravamen, presentado en Miami, es de 5,6 millones de dólares en impuestos atrasados.

Hace unos meses, en el otoño de 2010, Carter fue liberado de Rikers Island después de cumplir casi un año de condena por posesión de armas. AllHipHop.com afirmó el año pasado que los problemas de impuestos de Carter fueron el resultado de una unidad especial de IRS enfocada en atacar a raperos, atletas y artistas. Ellos creen que en 2007, la agencia tributaria formó un “equipo de gestión de asuntos” para recaudar de estos individuos altamente remunerados.

Los nombres famosos van a la segunda ronda con el recaudador de impuestos
Los nombres famosos van a la segunda ronda con el recaudador de impuestos

“Hace unos años, llegaron a la conclusión de que los impuestos a los atletas y al entretenimiento podrían estar escapando de su radar. Así que reincorporaron una división que sólo se ocupara de esta área”, dijo Bill Zysblat a los periodistas de AllHipHop.com. Zysblat está con la compañía global de turismo y contabilidad RZO Productions.

El boxeador Floyd Mayweather también va a un segundo round con el recaudador de impuestos. El IRS presentó un embargo contra él en Las Vega el pasado enero por un monto de 3.359.279 dólares. La factura fiscal fue generada por un ingreso de 25 millones de dólares, la bolsa que ganó cuando salió de su retiro en 2009 para luchar contra Juan Manuel Márquez.

Mayweather, ahora de 34 años, pasó la primera ronda con el IRS hace dos años. En ese momento la federación presentó un embargo contra él por $6.165.735 por los ingresos obtenidos en 2007. La pelea de 2009 contra Márquez extinguió esa deuda antes de que subiera al ring. Antes de ese combate, Mayweather se había retirado del boxeo. Cuando se reveló la noticia de la próxima pelea, el IRS se preparó para presentar un gravamen ante la Comisión Atlética de Nevada para recaudar 5,6 millones de dólares del monedero que Mayweather ganaría por pelear contra Márquez (4,7 millones de dólares en impuestos atrasados, y 900.000 dólares en penalizaciones). El gravamen nunca se presentó, y la factura de impuestos se pagó con las ganancias de Mayweather en el partido con Márquez. En ese momento, el abogado fiscal del boxeador dijo que había pagado toda su deuda fiscal. Sin embargo, aunque pudo haber pagado todos los impuestos atrasados en ese momento, parece que Mayweather no pagó impuestos sobre los 25 millones de dólares que ganó ese año (del partido con Márquez y los ingresos del Pay-per-view), de ahí el nuevo gravamen.

Mayweather también enfrenta problemas legales por violencia doméstica y una demanda por difamación presentada por el boxeador Manny Pacquiao.

Artículos relacionados:

  • Tres famosos tramposos de impuestos se enfrentan a las autoridades
  • Boxer Mayweather y el IRS están parejos – Steven