Saltar al contenido

Los empleados del IRS necesitan más entrenamiento para tratar con los contribuyentes problemáticos

Por Frank Byrt

Muchos trabajadores del IRS no tienen la suficiente capacitación para tratar con contribuyentes potencialmente peligrosos, a pesar de varios programas desarrollados para abordar tales situaciones, según un informe emitido el 12 de marzo por el Inspector General del Tesoro para la Administración Tributaria (TIGTA). TIGTA supervisa el IRS e investiga las amenazas contra sus empleados.

Los empleados del IRS necesitan más entrenamiento para tratar con los contribuyentes problemáticos
Los empleados del IRS necesitan más entrenamiento para tratar con los contribuyentes problemáticos

El IRS, que tiene unos 100.000 empleados en 700 instalaciones en todo el país, desarrolló el Programa de Contribuyentes Potencialmente Peligrosos (PDT) en 1984 para enseñar a los empleados cómo tratar e informar sobre interacciones potencialmente peligrosas con los contribuyentes.

A ello siguió en 1999 la creación por el IRS de la Oficina de Protección del Empleado (OEP) para administrar el Programa PDT, que gestiona una base de datos que contiene una lista de los nombres, direcciones e historiales de personas que han amenazado, agredido, acosado o interferido de alguna manera con las obligaciones de los empleados del IRS.

La OEP desarrolló recientemente otro programa de seguridad, el Programa de Precaución al Contacto (CAU), que también administra.

Los criterios de clasificación de la CAU para los contribuyentes potencialmente peligrosos, incluyen:

  • Amenaza de daño físico que es menos severa o inmediata que la necesaria para satisfacer los criterios del PDT.
  • Amenaza de suicidio por parte del contribuyente.
  • Presentar o amenazar con presentar un gravamen frívolo o una frívola acción criminal o civil contra un empleado o contratista del IRS o su familia inmediata.

En julio de 2012, el IRS tenía 2.162 casos de PDT activos, 4.487 casos de CAU activos y 662 casos de PDT con investigaciones pendientes.

El examen del TIGTA sobre la administración de los programas PDT y CAU, resumido en un informe de fecha 18 de enero de 2013, encontró que aunque estos programas están adecuadamente controlados, algunos empleados del IRS que tienen contacto directo con los contribuyentes no han recibido suficiente capacitación en ellos.

Por ejemplo, el TIGTA entrevistó a 34 empleados del IRS que han tenido contacto directo con los contribuyentes y descubrió que el 88 por ciento de ellos estaban familiarizados con la designación PDT, pero sólo el 29 por ciento había oído hablar de la designación CAU. “Además, sólo el 18 por ciento de estos empleados han oído hablar de la OEP y su misión, y sólo el 15 por ciento respondió que había recibido formación específica sobre la OEP y los programas PDT y CAU”.

El TIGTA también dijo que encontró “varios incidentes amenazadores por parte de los contribuyentes que no fueron reportados a la OEP o al TIGTA, y otras circunstancias en las que los cursos de capacitación y la orientación interna para estos empleados fueron incompletos o inexactos”.

“El IRS depende de que sus empleados reconozcan a los contribuyentes peligrosos e informen adecuadamente de los incidentes amenazadores”, dijo J. Russell George, Inspector General del Tesoro para la Administración Tributaria, en un comunicado de prensa que acompaña al informe del TIGTA. “No informar de amenazas o abusos verbales puede poner en peligro a otros empleados del IRS”.

La importancia de estos programas de seguridad se puso de manifiesto en 2010, cuando un hombre de Austin, Texas, con un historial de disputas con el IRS, estrelló su avión privado contra un edificio de oficinas de Austin que albergaba a empleados del IRS, matándose a sí mismo y a un trabajador del IRS e hiriendo a muchos otros.

“El ataque de febrero de 2010 a una instalación del IRS en Austin, Texas, demuestra los peligros a los que se enfrentan los empleados del IRS en el desempeño de su trabajo”, dijo TIGTA en el informe.

La dirección del IRS estuvo de acuerdo con las recomendaciones del TIGTA de entrenar a los empleados anualmente en los programas de seguridad, mantener actualizados los datos para sus listas de PDT y CAU, y mejorar la estructura organizativa de la OEP.

Artículos relacionados:

  • Un atacante del IRS va a la cárcel, otros bajo investigación
  • Las amenazas al IRS aumentan después del accidente aéreo fatal
  • Mortal protesta fiscal en Texas