Saltar al contenido

Lo que sucede cuando los clientes van a la quiebra

¿Qué haces cuando todo el dinero se ha ido, y estás demasiado enfermo para trabajar, pero el IRS sigue detrás de ti? Desafortunadamente, a veces la mejor -y única- opción es esperar a que prescriba el estatuto de limitaciones en la recaudación.

En su apogeo, un cliente al que llamaré “Jerry” tenía un exitoso negocio de consultoría. Esa compañía fue su primer éxito después de una serie de costosos fracasos empresariales. Después de muchos años de lucha, Jerry finalmente estaba viviendo la vida. Le gustaba vivir bien, así que compró una hermosa casa en las montañas. Gastó casi cada centavo que su negocio le dio en autos, obras de arte, viajes, comida fina y viviendo la buena vida.

Lo que sucede cuando los clientes van a la quiebra
Lo que sucede cuando los clientes van a la quiebra

Excepto que olvidó un pequeño detalle: los impuestos.

Jerry de alguna manera no pagó sus impuestos durante tres o cuatro años. Había presentado sus declaraciones a tiempo, pero no había pagado lo que debía. Mi jefe, un viejo amigo de la universidad, le consiguió un acuerdo de pago a plazos y le advirtió que buscara maneras de recortar sus gastos y apartar algo para la jubilación, que ahora estaba a sólo unos años de distancia.

Todo salió bien durante unos dos años. Se mantenía al día con los pagos, y, lentamente, su montaña de deuda fiscal se fue reduciendo. Incluso estaba ahorrando un poco de dinero.

Entonces, la salud de Jerry falló. De repente, ya no podía trabajar más. Resultó que se había excedido enormemente. Sólo podía financiar su estilo de vida y mantener los pagos de sus muchos préstamos si trabajaba a toda máquina, y eso era ahora imposible.

Poco a poco, durante varios años, su mundo se vino abajo. Su colección de coches deportivos de alta gama fue embargada o vendida. Su encantadora casa en la montaña fue embargada. Vendió todo lo que pudo. Se mudó a un pequeño apartamento en una parte sórdida de la ciudad.

Se inscribió en la Seguridad Social tan pronto como pudo, pero su desigual historial laboral hizo que su cheque mensual no fuera tan grande. No tenía nada más. No es sorprendente que dejara de hacer los pagos de su plan de cuotas. Así que el IRS comenzó a embargar su Seguridad Social.

Un día, a pesar de no haber estado en nuestra oficina durante varios años, Jerry apareció con una pila de avisos de IRS. Conté su deuda por año y reconcilié sus pagos con los estados de cuenta del IRS. Durante la semana siguiente, trabajé con Jerry para llenar el papeleo para una Oferta de Compromiso.

Llenar ese 433-A fue un ejercicio triste. Había muchas más líneas en blanco que líneas con números. No tenía nada que el IRS pudiera embargar. Miramos la lista de deudas tributarias. La deuda más antigua tenía casi diez años, así que sería incobrable en breve.

Esperamos a presentar sus papeles de OIC hasta que la deuda más antigua se redujo. La cantidad que Jerry podía pagar era sólo una gota en el cubo de los casi 100.000 dólares que aún debía. No es de extrañar que Hacienda rechazara su oferta. Hicieron los cálculos y sabían que iban a salir adelante al continuar embargando su Seguridad Social.

A veces, no podemos salvar a nuestros clientes de sí mismos. Si Jerry hubiera acudido a nosotros cuando empezó su exitoso negocio de consultoría, podríamos haberle ayudado a establecer un presupuesto para asegurarse de que reservaba fondos para los impuestos, la jubilación y los ahorros a largo plazo y no se endeudaba demasiado. Si hubiera acudido a nosotros incluso antes, quizás podríamos haberle ayudado a evitar sus anteriores fracasos empresariales.

Artículos relacionados

La historia del empresario incompetente

Cuando los clientes se niegan a ser asesorados