Saltar al contenido

Lo que hay que saber antes de elegir el lugar de incorporación

Una de las opciones más críticas que los clientes enfrentan al iniciar un negocio es decidir en qué estado incorporarán su compañía.

Si bien muchos propietarios de empresas optan por formar una LLC o una corporación en su estado de origen, otros pueden explorar los posibles beneficios de registrarse en un estado diferente. ¿Por qué alguien consideraría eso?

Lo que hay que saber antes de elegir el lugar de incorporación
Lo que hay que saber antes de elegir el lugar de incorporación

Por un lado, podrían haber oído que ciertos estados tienen tasas de impuesto sobre la renta más bajas, leyes que son más favorables a los negocios o tasas de constitución de empresas más bajas. Les animo a que hagan saber a sus clientes que el estado “correcto” dependerá de una variedad de factores.

Variables importantes a considerar cuando se elige el lugar de incorporación :

1. Honorarios de formación empresarial

Cada estado requiere una tarifa única para formar una LLC o una corporación allí. El costo puede variar significativamente de un estado a otro, algunos están por debajo de 100 dólares (como Arkansas, Colorado y Nuevo México) y otros son varios cientos de dólares (como Connecticut, Massachusetts y Texas). En algunos estados, como Nevada, la tasa de presentación inicial variará según el número de accionistas que tenga una sociedad.

El hecho de que la tasa de registro de una empresa en un estado pueda ser mayor que la que se cobra en otro estado, no significa que establecer una empresa en ese estado sea más caro en general. La tasa de constitución es un cargo que se cobra una sola vez y, por lo tanto, es probable que no tenga un impacto significativo en el resultado final de una empresa a lo largo de toda su vida.

2. Honorarios anuales y solicitudes para el mantenimiento de una corporación o LLC

Muchos estados exigen la presentación de solicitudes y el pago de tasas de forma continua para mantener un negocio en buen estado. Por lo general, hay un “Informe Anual” (requerido cada año, cada dos años, o de acuerdo con algún programa diferente) junto con una tasa de presentación para presentarlo.

Ejemplos de otros posibles requisitos de presentación y de tasas son:

  • Certificado de enmienda de los documentos de incorporación cuando hay cambios en la LLC o la corporación
  • Cuota de reinserción
  • Cambio de la tasa de agente registrado
  • Artículos de disolución

Las presentaciones que una empresa debe presentar y los costos de esas presentaciones varían según el estado.

3. Impuesto sobre la renta de las sociedades del Estado

Algunos estados no cobran impuestos sobre la renta de las empresas, como Ohio, Nevada, Dakota del Sur, Texas, Washington y Wyoming. Ohio, Texas y Washington imponen impuestos sobre los ingresos brutos de las empresas. Nevada, Wyoming y Dakota del Sur tampoco tienen un impuesto estatal sobre la renta personal.

Esas ventajas fiscales pueden hacer una gran diferencia en el balance final de un negocio. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las empresas que operan en uno de esos estados favorables a los impuestos y en otros estados también tendrán que seguir pagando el impuesto sobre la renta y otros impuestos aplicables, como exigen esos otros estados. Por ejemplo, una empresa ubicada físicamente y que opera en California debe pagar los impuestos sobre la renta de California aunque esté constituida en Nevada.

4. Impuestos de franquicia

Algunos estados imponen impuestos de franquicia en lugar de -o además de- la tasa de presentación del informe anual y los impuestos estatales sobre la renta. “Franquicia” no significa que se aplique sólo a los negocios que son parte de una franquicia. En los estados en los que se aplica el impuesto de franquicia, éste se aplica a las corporaciones y otras entidades comerciales (no sólo a las franquicias) por el privilegio de estar registradas para llevar a cabo negocios en el estado.

Los cálculos del impuesto de franquicia varían según el estado. En California, por ejemplo, el impuesto de franquicia anual se basa en los ingresos de un negocio (incluso si un negocio está perdiendo dinero), con un cargo mínimo de 800 dólares al año.

En Delaware, el impuesto de franquicia se basa en el número de acciones y el valor nominal (en el caso de las pequeñas empresas con pocos accionistas y activos, la cantidad suele ser insignificante). Otros estados, incluidos Nevada y Wyoming, no imponen un impuesto de franquicia.

5. Sistema legal

Más de la mitad de las empresas que cotizan en bolsa y el 66% de las empresas de la lista Fortune 500 están constituidas en Delaware. Una de las razones por las que Delaware es tan atractivo para las corporaciones es que tiene un tribunal separado dedicado a resolver las disputas comerciales, por el cual los jueces en lugar de los jurados toman las decisiones.

Esto permite que los casos se resuelvan más rápidamente que en otros estados, y los empresarios tienen la tranquilidad de que alguien con experiencia en asuntos de negocios determina su destino. Sin embargo, para las empresas más pequeñas que tal vez nunca se enfrenten a litigios comerciales complejos, esto podría no ser una ventaja significativa.

6. Investor Appeal

Muchos inversionistas prefieren poner su dinero en corporaciones que están reguladas por la ley corporativa de Delaware. De hecho, algunos pueden solicitar (o incluso exigir) que una empresa sea una entidad de Delaware antes de invertir. Por lo tanto, los empresarios que buscan financiación de capital de riesgo pueden tener más facilidad para obtener financiación si registran su negocio como una sociedad anónima de Delaware desde el principio.

¡Mucho que considerar!

Como puede ver, sus clientes tienen mucho que considerar al decidir dónde incorporarse. Además de obtener su consejo desde una perspectiva financiera y de ventajas fiscales, recomiende que también busquen la orientación de un abogado para explorar las implicaciones legales de decidir dónde formar su LLC o corporación.