Saltar al contenido

Las ventajas del nuevo monitorio notarial para el cobro de deudas

Cada vez es más común que personas morosas aprovechen los espacios dejados por los largos procesos legales a que tienen lugar los casos de impagos, para simplemente desaparecer los bienes en garantía, o esperar una prescripción no escrita de la deuda mediante la fuga de los mismos o de otras artimañas legales.


Todos estos cursos de acción engañosos ocurren única y exclusivamente por un solo factor, el tiempo, y es que justamente un juicio de cobro convencional demandará ante todo un tiempo de ejecución desde la presentación de la solicitud de demanda por parte de la parte acreedora, pasando por la situación de la contraparte deudora, hasta que el juez de lugar al caso.



Si a ello le sumamos todo lo que termina llevando el proceso de demanda judicial, entre los que se incluyen abogados, presentación de pruebas, lapso de duración de la querella, apelaciones, y sentencia final ejecutiva. Terminamos teniendo tal amasijo de cosas que o nos terminan costando más caro que la deuda en si misma o peor aún terminan en fracaso global.


Era así como en muchos casos una buena parte de los casos de impago sobre facturas en general quedaban sin resolver, y con la parte acreedora en situación de pérdida completa, esto era un vacío en la aplicación de la ley que se ha buscado solventar a través de la figura de los nuevos monitorios notariales.


De que se tratan los monitorios notariales


Básicamente son un atajo legal al procedimiento convencional, que no solo ahorra tiempo y dinero en el proceso, sino que a su vez lo hace mucho más efectivo en la ejecución inmediata de la obligación de pago de la deuda y de un posible embargo. Es hoy en día la manera más eficiente de tratar con un caso de impago ante la ley.


El procedimiento en sí inicia primeramente con una presentación de la demanda con pruebas de los hechos ante un notario, el cual previa revisión de los mismos emite una orden que obliga a una presentación de la parte deudora en un lapso no mayor a veinte días, si pasado dicho lapso la parte no se presenta entonces la orden es pasada al juez.


Ocurrido esto la orden es pasada al juez el cual previa revisión al igual que el notario pasa el caso a sentencia definitiva que da lugar a una orden ejecutiva inmediata a través de la cual el acreedor puede iniciar la acción de embargo sobre los bienes de la parte morosa, de esta manera esta alternativa se transforma en una vía exprés que permite ahorrar bastante.


Por supuesto si la parte demandada llega a responder en un lapso menor a los veinte días de prescripción se daría lugar al proceso de juicio rigiéndose a partir de ese punto por la legislación vigente al respecto, caso en el cual aún la parte demandante se habría ahorrado bastante tiempo en el proceso inicial.


Más beneficios


Como adición a los beneficios ya mencionados sobre los costos y el tiempo del proceso a través de los monitorios notariales, está de forma adicional la deducción del IVA (impuesto al valor agregado) de las facturas que se estén cobrando, de esta manera esta vía legal te hace recuperar más en menos tiempo y costos.


Un proceso de monitoreo legal puede aplicarse sobre cualquier región del territorio ibérico y cuenta con el apoyo de centros especializados como el que te presento en este enlace el cual te permitirá saber más para iniciar este proceso de cobro sobre promesas de pago vencidas.


Es necesario recordar que entre el compendio de lo que a estos casos se refiere, pasan a formar parte de elementos probatorios, las facturas firmadas, giros, pagarés y cualquier otro elemento que implique directamente una promesa de pago de la parte firmante.


Dicha promesa de pago debería contener dentro de su cuerpo, la suscripción de garantías mobiliarias o inmobiliarias de acuerdo con el monto global de la deuda contraída, aunado a ello la expresión de lapsos claros es sumamente importante para dar lugar a la calificación de impago por parte del notario.


Todos estos elementos son soportes sumamente valiosos para que la vía legal de los monitorios legales resulte exitosa y se dé lugar finalmente a la orden ejecutiva sobre el caso presentado, de lo contrario vacíos en estos aspectos podrán abrir la puerta para un anclaje de la parte demandada en caso de que está presente defensa.


Otros elementos probatorios que has de tener a la mano


Como cobertura sobre una posible defensa aun ante el monitorio notarial, aunado a los elementos con las condiciones de forma antes presentados, es necesario que se posean todos aquellos elementos que sirvan para comprobar efectivamente que la parte demandada nunca pagó su deuda.


Y para ello también es de suma importancia que el documento que haya servido para dar origen a la obligación de pago incluya dentro de su texto la forma de pago en la que el demandado se compromete a saldar la deuda al plazo determinado.


Esta forma debe ser jurídicamente verificable y servir su verificación de prueba fehaciente de un hecho de impago ante el juzgado, debido a esto se recomienda la figura de una entidad bancaria específica en donde se puedan presentar los balances como elementos probatorios a la hora de un juicio.


Tomando todo esto en cuenta, se da lugar a tener las herramientas necesarias para poder sustentar tu caso y llevarlo con éxito a través de los monitorios notariales, lo que te terminará a largo plazo evitando dolores de cabeza significativos en situaciones tan complicadas y molestas como estas.


Evitar caer en el error de generar facturas a crédito carentes de la base legal para poder reclamarlas a largo plazo es lo primero que debes evitar, haciendo de este modo la base para que puedas tener un proceso legal rápido y eficiente este tipo de situaciones.


No obstante, en caso de que las facturas o documentos de pago carezcan de los elementos antes mencionados aun estos pueden ser remitidos como prueba del caso y de acuerdo con la guía específica del monitorio notarial.