Saltar al contenido

Las políticas fiscales de Paul Ryan bajo el microscopio

Por Ken Berry

El recién acuñado candidato republicano a la vicepresidencia, el representante de Wisconsin Paul Ryan, es un conservador acérrimo conocido por sus polémicas políticas fiscales. ¿Las propuestas de Ryan para reformar los sistemas federales de impuestos sobre la renta y de Medicare “destruirían” o “salvarían” al país, como algunos han afirmado? La realidad probablemente se encuentra en algún punto intermedio.

Las políticas fiscales de Paul Ryan bajo el microscopio
Las políticas fiscales de Paul Ryan bajo el microscopio

Según la última versión del plan propuesto por Ryan para Medicare, los ciudadanos de la tercera edad tendrían la opción de gastar una cantidad fija de dinero en un intercambio de seguro médico en lugar de pagar primas a Medicare para cubrir sus gastos. A partir de 2023, los ciudadanos de la tercera edad recibirían vales para comprar un seguro privado o inscribirse en el programa tradicional de Medicare. Por lo tanto, los cambios en Medicare no afectarían a nadie que ya tenga cincuenta y cinco años o más. En efecto, las aseguradoras privadas estarían compitiendo con el Tío Sam en el mercado de seguros de salud para los nuevos jubilados.

Los vales estarían vinculados al menor costo de los planes de intercambio. Si un jubilado quiere optar por el programa tradicional de Medicare, ese individuo tendría que pagar primas más altas. Una vez que un jubilado elige un plan, él o ella sería responsable de pagar cualquier costo de bolsillo que el vale no cubra. Además, los aumentos de los gastos federales en Medicare tendrían un tope de medio punto porcentual más que la tasa de crecimiento de la economía.

Los defensores del plan dicen que los jubilados podrán beneficiarse de los costos más bajos de las primas y quedarse con el resto para ellos. Pero los detractores señalan que los ancianos tendrían que asumir más gastos de bolsillo si el costo de la atención médica crece más rápido que la economía.

El plan fiscal de Ryan es aún más radical. Propone dar a los individuos la opción de pagar impuestos bajo la ley existente o desechar el engorroso código fiscal con un proceso simplificado que puede literalmente caber en una tarjeta postal. La configuración actual sería reemplazada por un sistema que usaría sólo dos tasas de impuestos y prácticamente ninguna deducción especial de impuestos, créditos o exclusiones (aparte del crédito fiscal por cuidado de la salud).

Las dos tasas de impuestos serían del 10 por ciento sobre los ingresos hasta 100.000 dólares para los declarantes conjuntos y 50.000 dólares para los declarantes solteros, y del 25 por ciento sobre los ingresos imponibles por encima de esas cantidades. El cálculo también incluiría una generosa deducción estándar y una exención personal (por un total de 39.000 dólares para una familia de cuatro). Esta configuración elimina completamente el oneroso impuesto mínimo alternativo (AMT).

Significativamente, no habría ningún impuesto sobre las ganancias de capital, los dividendos y los ingresos por intereses. Es más, no se impondría ningún impuesto federal sobre el patrimonio. Así, los jubilados podrían vivir libres de impuestos sobre sus ganancias y luego pasar su patrimonio libre de impuestos a sus herederos. Finalmente, el plan propuesto reemplaza el impuesto sobre la renta de las empresas con un impuesto ajustable sobre el consumo de negocios del 8,5 por ciento.

Los partidarios de este plan de impuestos afirman que fomenta el ahorro y evita la complejidad, pero los detractores dicen que recompensa a los ricos mientras impone impuestos más altos a los trabajadores de clase media. Ambas partes pueden presentar estimaciones y cálculos que favorezcan su punto de vista.

Al final, las propuestas de Romney importan más que cualquier cosa que Ryan haya propuesto antes de unirse a la lista. Aunque el candidato presidencial está de acuerdo en teoría con gran parte de la retórica del campo de Ryan, continuará dando forma a sus propias políticas a medida que la campaña se calienta.

Artículos relacionados:

  • Algunos analistas de la CPA se preguntan si el enfoque de la reforma fiscal de Romney volará
  • Romney paga bajos impuestos, pero es perfectamente legal