Saltar al contenido

Las nuevas normas de la FASB plantean una “enorme tarea” para las empresas

Un nuevo informe de la encuesta de KPMG LLP sobre la adaptación a las nuevas normas de reconocimiento de ingresos y contabilidad de arrendamientos de la Junta de Normas de Contabilidad Financiera (FASB) puede resumirse en un mensaje clave: “Ponte en marcha”.

La primera frase de El Gran Reto Contable afirma que “la tarea que tenemos por delante es enorme”. Pero de las más de 140 empresas, en su mayoría públicas, encuestadas, el 80 por ciento dijo que todavía están determinando cuál será el impacto del nuevo estándar de reconocimiento de ingresos. Algunas no han comenzado a hacer ni siquiera eso, mientras que el 7 por ciento dijo que su implementación estaba en progreso. Y aunque la nueva norma de contabilidad de alquileres sólo tiene unos pocos meses de antigüedad, la encuesta indica que las empresas también pueden retrasarse en su implementación.

Las nuevas normas de la FASB plantean una “enorme tarea” para las empresas
Las nuevas normas de la FASB plantean una “enorme tarea” para las empresas

Entonces, ¿esto es realmente tan importante o sólo una táctica para asustar?

“Las empresas que no puedan concluir su evaluación en un futuro próximo pueden encontrarse con el desafío de diseñar e implementar cambios en los procesos y sistemas antes de la fecha de entrada en vigor”, afirma el informe. “Estas empresas se verán obligadas a depender de procesos y controles manuales cuando $0027entren en funcionamiento$0027, retrasando la introducción de nuevos sistemas u otros procesos automatizados hasta algún tiempo después de la fecha efectiva”.

La fecha de entrada en vigor de la norma de reconocimiento de ingresos es el 1 de enero de 2018, para las empresas públicas de año natural, y de 2019 para las empresas no públicas.

La norma de arrendamiento entra en vigor el 1 de enero de 2019 para las empresas públicas de año natural y en 2020 para las empresas no públicas.

Aquí están las tomas de reconocimiento de ingresos del informe de la encuesta:

  • La mayoría (63 por ciento) de las empresas informó de que se enfrentaban a prioridades que competían entre sí y a limitaciones financieras y de personal, mientras que el 37 por ciento dijo estar en el buen camino.
  • El 46% de los encuestados cambiará los sistemas existentes o añadirá nuevos programas informáticos. Aproximadamente el mismo número (47 por ciento) manejará los cambios ya sea con los sistemas existentes, manualmente o con Excel.
  • Alrededor de la mitad (51 por ciento) de los encuestados dijeron que la implementación costará menos de $500.000; el 15 por ciento dijo que de $500.000 a $999.999; el 17 por ciento dijo que de $1 millón a $2.49 millones; y el 17 por ciento varió entre $2.5 millones y $20 millones o más.
  • El aumento de las revelaciones afectará sobre todo a las empresas, seguidas de cerca por los procedimientos y sistemas de contabilidad.
  • No exactamente un tercio (29%) de los encuestados dijo que sus asesores fiscales participan en la evaluación de los cambios.

En cuanto a la norma de los arrendamientos, el estudio reveló lo siguiente:

  • Más de la mitad (58 por ciento) de los encuestados tienen menos de 1.000 contratos de arrendamiento.
  • Casi un tercio (28 por ciento) tiene 30 o más lugares con arrendamientos.
  • Casi la mitad (49 por ciento) dijo que han empezado a evaluar el impacto de la norma, mientras que el 47 por ciento dijo que no lo han hecho.
  • De los que han comenzado las evaluaciones, pocos han completado las tareas necesarias. El mayor avance se ha producido en la realización de inventarios de arrendamientos, ya que el 55% de los encuestados indicaron que habían iniciado el proceso. La siguiente categoría en importancia fue la validación de datos, con el 47% diciendo que lo están haciendo.
  • Los menores avances se han logrado en el análisis del proceso de arrendamiento, las repercusiones fiscales, la evaluación de los requisitos del sistema de tecnología, la realización de mejoras y la capacitación, con un total del 70% en esas cinco categorías combinadas, lo que indica que están en el proceso.
  • Más de un tercio (38 por ciento) espera que la implementación cueste menos de 100.000 dólares, mientras que el 32 por ciento dice que podría costar hasta 499.999 dólares.
  • Más de la mitad (55 por ciento) espera que la norma tenga un impacto moderado en los impuestos, mientras que el 37 por ciento espera un impacto mínimo o nulo.
  • Más de la mitad (54 por ciento) espera que la norma afecte a los convenios de deuda en el sentido de que los banqueros permitirán reducir los coeficientes de valor neto debido a la “extrapolación del balance”, según el informe. Casi la mitad (47 por ciento) dice que puede haber un efecto negativo en la financiación.

Artículos relacionados:

FASB, IASB revelan la norma final sobre el reconocimiento de ingresos.
La espera ha terminado: La FASB publica una nueva guía sobre la contabilidad de los arrendamientos