Saltar al contenido

El largo proceso para cobrar una deuda

Uno de los mayores temores que puede tener una empresa es sufrir impagados, y aún sabiendo que su deudor es solvente, la lentitud del proceso judicial para la reclamación y ejecución de los impagados hace que estos procesos se conviertan en un problema para muchos años.

Diariamente leemos en los medios noticias como estas:

La sobrecarga de trabajo atasca 864 juzgados en toda España
Los juzgados de lo Mercantil de Málaga continúan siendo los más saturados de España
El largo proceso para cobrar una deuda
El largo proceso para cobrar una deuda

¿Qué alternativas tiene entonces una empresa que quiere ejecutar sus derechos legalmente pero no quiere iniciar un proceso judicial casi eterno?

Una excelente alternativa a la vía judicial, sobrecargada y totalmente lenta, es el Monitorio Notarial, que entró en vigor gracias a la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria y mediante el cual se establece un proceso para recuperar una deuda con la mediación notarial sin necesidad de acudir a la justicia.

El procedimiento es rápido y sencillo: es el propio notario el que realiza un requerimiento de pago al deudor. Si transcurridos veinte días el deudor no contesta o se opone a dicho requerimiento de pago, el notario da por cerrada el acta de requerimiento y el demandante puede directamente solicitar el embargo de las cantidades o bienes necesarios para cubrir su deuda.

De esta forma, se consiguen dos grandes beneficios a la hora de recuperar la deuda:

  1. Gran rapidez en el proceso
  2. Ahorro de gastos (no se necesita abogado ni procurador)

El proceso monitorio notarial tiene la misma validez que una resolución o sentencia judicial, por lo que es igual de efectivo, pero el proceso es mucho más económico, rápido y cómodo.

Recomendamos, por lo tanto, este proceso de monitorio notarial para recuperar cualquier tipo de deuda. Existen empresas especializadas en estos procesos. Pincha aquí si quieres conocer más detalles de este servicio.