Saltar al contenido

La responsabilidad de informar está recibiendo más atención

Por Curtis C. Verschoor, CMA

Las encuestas ponen de relieve el aumento de la prevalencia y el valor de la presentación de informes sobre sostenibilidad y responsabilidad empresarial para las empresas públicas, pero la falta de normalización, así como los notables fracasos, demuestran que es necesario hacer más antes de que estos tipos de informes puedan ser verdaderamente fiables.

La responsabilidad de informar está recibiendo más atención
La responsabilidad de informar está recibiendo más atención

Siguiendo el ejemplo de las empresas con sede en Europa, las empresas de los Estados Unidos y de todo el mundo comunican cada vez más información no financiera sobre sus repercusiones en el medio ambiente y los principales interesados, como los clientes, los proveedores, los empleados, la comunidad y el público en general. Los títulos de esos informes suelen incluir frases como “responsabilidad empresarial” (RC); “sostenibilidad”; “ambiental, social y de gobernanza” (ESG); o “triple resultado” (que incluye cuestiones económicas, sociales y ambientales).

Según la Encuesta Internacional de KPMG sobre la presentación de informes de responsabilidad empresarial de 2011, la presentación de informes de responsabilidad empresarial se ha convertido en una norma de facto para las empresas, y aumenta el valor financiero de las empresas que lo hacen. La encuesta de KPMG analizó los informes de más de 3.400 empresas de treinta y cuatro países, incluidas las 250 empresas más grandes del mundo (G250). El 95% de los G250 ahora informan sobre sus actividades de responsabilidad corporativa, incluyendo casi el 60% de las empresas más grandes de China que ya informan utilizando la métrica de responsabilidad corporativa. De las empresas del G250 que no informan sobre la responsabilidad corporativa, dos tercios tienen su sede en los Estados Unidos.

KPMG dice”,Con casi la mitad de las empresas más grandes demostrando ya beneficios financieros de sus iniciativas de RC, y con la creciente importancia de la innovación y el aprendizaje como impulsores clave de la presentación de informes, está claro que la RC ha pasado de ser un imperativo moral a una cuestión empresarial crítica”. A la cabeza de la lista de impulsores empresariales que motivan a las empresas a informar sobre sus actividades de RC se encuentran las consideraciones de reputación o de marca (citadas por el 67% del G250), con las consideraciones éticas también a la cabeza de la lista (58%).

Las grandes empresas que cotizan en bolsa han tomado la delantera en la presentación de informes de responsabilidad empresarial -con un 70%-, pero KPMG señala que otras empresas también pueden beneficiarse. En el informe se afirma que “si bien las empresas de propiedad familiar y las de capital privado pueden enfrentarse a un nivel de escrutinio diferente al de las empresas que cotizan en bolsa, ello no las exime de rendir cuentas de sus efectos positivos y negativos en la sociedad, en particular en la moderna era de la información”.

El estudio de KPMG señala que el 80% de las empresas del G250 utilizan las directrices generales para la presentación de informes de sostenibilidad publicadas por la Iniciativa Mundial de Presentación de Informes (GRI). Las directrices de la GRI sugieren las áreas de temas ambientales, sociales y de gobernanza que deben divulgarse, pero hay una variación considerable en la cantidad de información que las compañías reportan y en la forma en que la reportan. Se están realizando esfuerzos para mejorar la presentación de informes. La GRI está examinando actualmente un documento de orientación actualizado de cuarta generación (G4) que se espera que se publique en algún momento de 2013, y un grupo de profesionales empresariales ha formado la Junta de Normas de Responsabilidad Social (SASB), con sede en los Estados Unidos, con el objetivo de “elaborar normas de presentación de informes y puntos de referencia para cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza”.

El 35% de las empresas del G250 no incluyen actualmente en sus informes de RC información sobre la gobernanza empresarial o los mecanismos de control. Esto ha llevado a un tercio de las empresas del G250 a replantearse la información previamente reportada. La práctica de proporcionar una garantía independiente también es bastante divergente, ya que sólo el 45% de todas las empresas del G250 -y sólo el 13% de las empresas estadounidenses- contratan a un revisor externo. De las que realizan la garantía, más del 70 por ciento contratan a las principales organizaciones de contabilidad.

La encuesta BSR/GlobeScan sobre el estado de los negocios sostenibles en 2012 informa que “las empresas pueden crear confianza siendo cada vez más transparentes sobre las prácticas comerciales y midiendo y demostrando los impactos sociales y ambientales positivos”. BSR, una organización no gubernamental (ONG) con sede en los Estados Unidos, cuya misión es construir un mundo justo y sostenible, dijo que los encuestados seguían siendo pesimistas sobre la cantidad de confianza pública en las empresas. Un total de 556 miembros de BSR completaron la encuesta: 51 por ciento de América del Norte y 25 por ciento de Europa.

Los encuestados creen que el sector empresarial ha hecho los progresos más importantes en los últimos veinte años en dos ámbitos: la salud y la seguridad y la presentación de informes sobre sostenibilidad. Los ámbitos en los que menos se ha progresado son el consumo sostenible, en particular el uso del agua, y las políticas públicas. Esos temas también se consideran los mayores desafíos para el futuro. Tanto el estudio BSR como el KPMG sugieren que el reto de integrar la sostenibilidad en el núcleo de la actividad empresarial es un factor importante para avanzar en las cuestiones de sostenibilidad.

Otra indicación del interés popular en torno a la sostenibilidad en el mundo de los negocios es el cálculo anual que hace Newsweek del rendimiento “verde” de las empresas. El cuarto informe anual Newsweek Green Rankings ® utiliza los servicios de los proveedores de investigación ambiental Trucost y Sustainanalytics para evaluar el desempeño de las empresas estadounidenses y mundiales que cotizan en bolsa. Tanto la lista estadounidense como la mundial consisten en una clasificación por el “puntaje verde” de las 500 empresas más grandes por ingresos, capitalización del mercado y número de empleados.

El puntaje verde se pondera en un 45 por ciento para el impacto ambiental, un 45 por ciento para la gestión ambiental y un 10 por ciento para la divulgación ambiental. El impacto ambiental es una medida integral, cuantitativa y estandarizada de aproximadamente 700 métricas, que incluye las emisiones de nueve gases de efecto invernadero, el uso del agua, la eliminación de residuos sólidos y las emisiones que contribuyen a la lluvia ácida y la niebla. Trucost utiliza los datos cuantitativos directos y de la cadena de suministro comunicados y calculados por la empresa para determinar el coste del daño ambiental basándose en un coste normalizado por unidad de entrada o salida. Esta cantidad se normaliza según el tamaño de la empresa.

El puntaje de gestión ambiental es una evaluación de la forma en que una empresa gestiona su desempeño ambiental a través de políticas, programas, objetivos, certificaciones y similares. La composición de los indicadores y las ponderaciones utilizadas para evaluar una empresa varía según la industria. Todos los perfiles son revisados por pares por Sustainanalytics internamente y enviados a las empresas para su verificación. La mitad de la puntuación de la divulgación es determinada por cada proveedor de investigación. Trucost refleja la proporción de los impactos ambientales que una empresa está revelando de los que son relevantes. Sustainanalytics evalúa la amplitud y la calidad de la información ambiental según lo determinado por el nivel de participación en iniciativas clave de transparencia.

El análisis de las clasificaciones de las empresas de EE.UU. reveló algunos patrones interesantes de la industria. Las industrias más ecológicas de los Estados Unidos eran la tecnología de la información y los servicios, en la que 11 de las 29 empresas de las 500 (37,9%) se situaban en el 10% superior; los equipos tecnológicos, en la que 13 de las 37 (35,1%) se situaban en el 10% superior; y las telecomunicaciones, en la que dos de las nueve (22,2%) se situaban en el 10% superior. Las industrias que tenían la mayor proporción de empresas clasificadas en el 10 por ciento inferior eran las de servicios públicos, con 11 de 27 (40,7 por ciento), y materiales, con 10 de 34 (29,4 por ciento). Las otras industrias tenían compañías dispersas a lo largo de las clasificaciones.

A pesar de toda esta atención, los acontecimientos recientes muestran que hay margen de mejora en la presentación de informes sobre responsabilidad empresarial. Un ejemplo de ello es la cadena de eventos en la que participa Barclays Plc, el segundo banco más grande de Gran Bretaña y defensor desde hace mucho tiempo de la buena ciudadanía corporativa. En su informe anual de 2011 se señala que “La ciudadanía es una de las cuatro prioridades de ejecución de Barclays y forma parte integral de su negocio”. El informe también cita al ex CEO Bob Diamond, quien dijo: “Los bancos necesitan convertirse en mejores ciudadanos. No se trata de filantropía, sino de ofrecer beneficios comerciales reales de una manera que también cree valor para la sociedad”.

Pero poco después de publicar su Informe de Ciudadanía 2011 de casi 100 páginas en abril de 2012, Barclays fue multado con 290 millones de libras esterlinas (451,4 millones de dólares), la mayor multa jamás impuesta por los reguladores financieros de EE.UU. y el Reino Unido. Barclays admitió haber presentado información falsa sobre sus tasas de préstamos interbancarios que enmascaró la verdadera salud financiera del banco y el aumento de los beneficios comerciales (véase el artículo de agosto de 2012 “A Disturbing 30 Days”), y Diamond fue obligado a renunciar.

En una historia titulada “¿Ha desacreditado Barclays los informes de responsabilidad corporativa?” el británico Guardian Sustainable Business Blog describió “la gran brecha entre el comportamiento de la empresa y sus llamados objetivos de sostenibilidad corporativa”. La historia señaló que este evento “no sólo pone en duda el valor de los informes de sostenibilidad corporativa en general, sino que también plantea la cuestión de si la auditoría social independiente va a hacer algo más que sólo glosar la superficie de los asuntos de una empresa”. Ernst & Young, que proporcionó la garantía de los informes de responsabilidad de Barclays, también fue llamado a la tarea por el blog: “Ernst & Young debe reconocer que al poner su sello oficial en los informes de responsabilidad corporativa, dan la fuerte impresión a las partes interesadas de que todo está bien”.

Un informe de garantía de tres páginas de Ernst & Young dice que la empresa planificó y llevó a cabo su compromiso de acuerdo con la Norma Internacional de Compromisos de Garantía (ISAE) 3000 y también la norma AA1000AS emitida por el Instituto de Contabilidad Social y Ética.

Según el párrafo 49j del ISAE 3000, la conclusión del médico “debe expresarse en forma negativa”. En otras palabras, el profesional debe atestiguar que no se le informó de nada que le hiciera creer que la afirmación o afirmaciones de la empresa, basadas en los criterios establecidos, se expresan de manera injusta. Sin embargo, no hay tal lenguaje en el informe de Ernst & Young sobre Barclays. Más bien, las conclusiones declaradas de Ernst & Young son positivas y se agrupan en cuatro categorías: inclusividad, materialidad, capacidad de respuesta y exhaustividad y exactitud. No hay ningún lenguaje que indique que Ernst & Young exprese alguna excepción a cualquiera de los contenidos del Informe de Ciudadanía.

A los desafíos éticos de Barclays se suma el anuncio el 1 de noviembre de 2012 de que se enfrenta a un asalto de doble filo por parte de las autoridades estadounidenses. El banco reveló que se enfrentaba a una investigación anticorrupción de EE.UU. y que la Comisión Federal Reguladora de Energía de EE.UU. está buscando un récord de 470 millones de dólares en sanciones por la supuesta manipulación del banco de los mercados de electricidad de EE.UU..

Si bien la información sobre responsabilidad se está generalizando entre las empresas y está despertando un mayor interés en los medios de comunicación, los acontecimientos en Barclays sugieren que se necesita un mayor desarrollo y perfeccionamiento antes de que la información sobre responsabilidad -y la garantía independiente adecuada- pueda proporcionar la información relacionada con la ética que requieren las partes interesadas. Los proveedores de garantías deben adherirse a normas profesionales para evitar que los lectores saquen conclusiones injustificadas.

Artículo relacionado:

  • A Perturbador 30 días

Sobre el autor:

Curtis C. Verschoor, CMA, es miembro del Comité de Ética de la IMA. Es profesor emérito de investigación de Ledger y Quill en la Escuela de Contabilidad y MIS, y un honorario Senior Wicklander Research Fellow en el Instituto de Negocios y Ética Profesional, ambos en la Universidad DePaul, Chicago. Verschoor también es becario de investigación en el Centro de Ética Empresarial de la Universidad de Bentley en Waltham, Massachusetts. Fue seleccionado por Trust Across America como uno de los Líderes de Pensamiento de Norteamérica en Comportamiento Empresarial Confiable-2012 . Su dirección de correo electrónico es [correo electrónico protegido].

©2012 por el Instituto de Gestión de Contadores (IMA®), www.imanet.org ; reimpreso con permiso.

Para obtener orientación sobre la aplicación de la Declaración de Práctica Profesional Ética de la IMA a su dilema ético, póngase en contacto con la línea de ayuda ética de la IMA al (800) 245-1383 en los Estados Unidos o el Canadá. En otros países, marque el número de acceso de AT&T USADirect seguido del número 800 mencionado anteriormente.