Saltar al contenido

La pobreza y sus repercusiones


Siguiendo la tradición anual de escribir del tema del blog action day, vamos a hablar de la pobreza. Es sencillo saber que pasa si uno no tiene dinero, y es sufrido!!! horrible!!! Pero, ¿qué nos pasa a nosotros por la pobreza ajena?, no se pueden saber todas las consecuencias que nos afectan por el hecho de que alguien más sea pobre; entonces ¿salimos damnificados? Por supuesto que si!!! y ahora expongo unos puntos en donde nos afecta.


Los pobres le cuestan al gobierno bien caro. Ahora que está de moda el consejo de cohesión social de el gobierno guatemalteco actual, tiene algunos proyectos ya funcionando como la “bolsa solidaria” en donde trata de “entregar mensualmente, una bolsa con productos de la canasta básica: frijol, arroz, harina, incaparina y aceite. Se priorizó a madres solteras, viudas y adultos mayores.” todo esto es CARO, BIEN CARO. Si todo esto el gobierno no lo estuviera gastando en los pobres, tal vez tuvieramos mejores carreteras, mejor educación pública, etc.


Los pobres también nos cuestan caro a nosotros los simples civiles; más indirectamente por supuesto. Primero nos asustan cuando alguno se nos acerca a la ventana del carro a pedir limosna y segundo dar limosna también es caro. El hecho que hayan muchos pobres en la calle significa la productividad de guatemala está muy baja, porque todas esas personas pudieran estar produciendo algo y recibir una merecida recompensa, podrían estar produciendo algo que nosotros tal vez necesitemos y ahora no tenemos; porque nadie lo produce. Hay una infinidad posibilidades y ventajas que nos daría el hecho que más gente estuviera produciendo lo que sea.


El fin de todo esto es que si no ayudamos a combatir la pobreza por puro amor al prójimo, (y aunque suene que solo velamos por nosotros mismos) veamos el daño que nos produce indirectamente este mal; que más parece epidemia. En general, a las personas normales nos cuesta pensar y tomar decisiones basados en consecuencias en mediano o largo plazo, tendemos a ser corto placistas, satisfacer inmediatamente las necesidades, y tratar de ayudar de una forma inmediata, cuando podemos ayudar mucho más pensando más a largo plazo. Ahora empecemos a pensar a largo plazo y miremos como ayudar, de una forma efectiva y que erradique la pobreza! Enseñemos a pescar, no regalemos el pescado!