Saltar al contenido

La Ley de Empleos: ¿Solución económica o pesadilla del inversor?

Por Taryn M. Bostjancic, CPA, y Robert W. Van Arnum, CPA

En un esfuerzo por impulsar la economía de los EE.UU. y crear más puestos de trabajo, tanto la Cámara de Representantes como el Senado aprobaron la Ley de Arranque de Nuestros Negocios (JOBS), y el Presidente Obama firmó la ley el 8 de abril de 2012. Con el apoyo bipartidista, el proyecto de ley está diseñado para facilitar que las pequeñas empresas, las empresas de nueva creación y los empresarios puedan recaudar capital disminuyendo la supervisión del gobierno y las regulaciones federales.

La Ley de Empleos: ¿Solución económica o pesadilla del inversor?
La Ley de Empleos: ¿Solución económica o pesadilla del inversor?

Ahora comienza la intriga. Muchas preguntas surgen de esta nueva legislación. ¿Qué tipo de impacto tendrá la Ley de Empleos en las pequeñas empresas, las nuevas empresas y la economía en general? ¿Abrirá la Ley de Empleos la puerta a nuevas ofertas públicas iniciales? ¿O proporcionará más incentivos para que las empresas se mantengan privadas? ¿Qué impacto tendrá la Ley de Empleos en los inversores que confían en la divulgación completa al revisar las presentaciones de las OPI?

Estas preguntas abiertas tienen respuestas que varían dependiendo de a quién se le pregunte: los oponentes o los proponentes. Los que están a favor de la Ley de Empleos la ven como una oportunidad de crecimiento; mientras que los que están en contra se preocupan de que una reglamentación más laxa pueda conducir al fraude y al abuso por parte de los inversores. Ya sea a favor o en contra de la legislación, la Ley de Empleos lo hará:

Crear empresas de crecimiento emergente. Una disposición de la Ley de Empleos crea esencialmente una nueva categoría de empresas públicas. Las empresas que tengan menos de $1.000 millones de ingresos anuales durante su año fiscal más reciente calificarían como “empresas de crecimiento emergente” (EGC, por sus siglas en inglés) y no estarían obligadas a cumplir con ciertas regulaciones de reporte de la Comisión de Valores y Bolsa (SEC, por sus siglas en inglés) hasta por cinco años; menos de cinco años si la empresa alcanza $1.000 millones de ingresos brutos, $700 millones en flotación pública o emite más de $1.000 millones en deuda no convertible en los tres años anteriores. Las compañías que completen o hayan completado una OPI después del 8 de diciembre de 2011, serán elegibles para calificar como un EGC. A través de esta legislación, las EGC estarían exentas durante sus primeros cinco años en el mercado público de las cargas de cumplimiento del artículo 404(b) de la ley Sarbanes-Oxley (SOX), como la exigencia de un informe de certificación de auditoria sobre los controles internos de los informes financieros. La Ley JOBS también permitirá a los CGA anteriores a la OPI presentar confidencialmente un borrador de declaración de registro para su revisión por la SEC. Otros requisitos de presentación de informes se “introducirán gradualmente” a lo largo del período inicial de cinco años. Estas regulaciones relajadas permitirán que las empresas más pequeñas se hagan públicas antes.

Permitir “crowdfunding” basado en la equidad. Las nuevas empresas podrán recaudar hasta 1 millón de dólares en capital social de inversores no acreditados. Esta disposición facilita la utilización de los portales de comercio en línea, mecanismo utilizado para solicitar un gran número de pequeños inversores. La versión del Senado de la Ley de Empleo creó una serie de restricciones destinadas a proteger a los inversores. Entre esas restricciones están la limitación de las inversiones individuales a (1) el mayor de 2.000 dólares o el 5 por ciento de los ingresos anuales o del patrimonio neto del inversor si los ingresos anuales o el patrimonio neto son inferiores a 100.000 dólares; y (2) el 10 por ciento de los ingresos anuales o del patrimonio neto del inversor, sin exceder de 100.000 dólares, si los ingresos anuales o el patrimonio neto son superiores a 100.000 dólares y también se requiere el registro de las plataformas intermediarias y los emisores en la SEC. La ley federal se adelantaría a las regulaciones estatales, lo que significa que los emisores podrían recaudar fondos de todo Estados Unidos. La SEC tendrá 180 días después de la promulgación del proyecto de ley para publicar las normas de financiación colectiva.

Eliminar las prohibiciones sobre la solicitud general de ofertas de la Regla D. La Ley de Empleo permite la publicidad de las ofertas de la Regulación D 506, siempre que los anuncios se centren en los inversores acreditados. Las personas acaudaladas que aporten capital para la puesta en marcha de un negocio, también conocidas como “ángeles”, deben tener en cuenta especialmente la Enmienda McHenry, que aclara que las plataformas de ángeles e incubadoras que no cobren una tarifa relacionada con la compra o venta de valores estarán exentas del registro de corredores de bolsa. Esta exención del registro será útil para las plataformas de Internet, como AngelList o Gust y los foros de empresas dirigidas a inversores acreditados, y también para algunos grupos de ángeles.

Aumentar el umbral de la Regulación A “ofertas públicas en miniatura”. La Regulación A actualmente permite a las compañías hacer públicas y estar exentas del registro de la SEC para ofertas de hasta 5 millones de dólares. La Ley de Empleos aumentará el umbral de oferta para esta poco utilizada exención a 50 millones de dólares, quizás haciéndola una opción más útil para las compañías respaldadas por ángeles.

Aumentar el límite de los accionistas privados de 500 a 2.000. Muchas empresas privadas se ven obligadas por las regulaciones a registrarse como empresa pública una vez que superan los 500 accionistas y 10 millones de dólares en activos. El proyecto de ley aumentará el límite de accionistas a 2.000 inversores acreditados o 500 inversores no acreditados. El aumento del límite dará cierta flexibilidad a empresas como Facebook para decidir si se mantienen privadas o se hacen públicas, y también podría beneficiar a las plataformas del mercado secundario que pueden ofrecer un mercado más sólido para las acciones de las empresas privadas.

Del análisis anterior del proyecto de ley, está claro cómo la Ley de Empleo ayudará a las pequeñas empresas, a las empresas de nueva creación y a los empresarios a recaudar capital, pero la pregunta que queda es ¿cómo creará empleo el proyecto de ley? Aquí hay un par de pensamientos: 1) el límite máximo de 1.000 millones de dólares fijado para la reglamentación estimulará el crecimiento del empleo, ya que proporcionará un incentivo para que las empresas coticen en bolsa en lugar de vender, y 2) el ahorro de costos para las nuevas ofertas públicas iniciales les permitirá gastar más dinero en el crecimiento de sus empresas y en la contratación de personal en lugar de en el cumplimiento de la reglamentación.

A pesar de los aparentes beneficios del proyecto de ley, la legislación todavía tiene sus detractores. Los críticos temen que la Ley de Empleo lleve a un fraude masivo debido a la falta de regulación y supervisión. Los inversores no verán el “cuadro completo” cuando hagan sus inversiones. Por ejemplo, la empresa de cupones en línea, Groupon (que salió a bolsa en 2011 y tenía más de 1.000 millones de dólares de ingresos en ese momento), se enfrentó a un importante escrutinio de la SEC sobre sus métodos contables durante su salida a bolsa. La empresa sufrió una importante reducción de la capitalización del mercado al salir a bolsa debido a los cuestionables métodos de contabilidad que se informaron y a la pérdida de confianza de los inversores. Si la Ley de Empleo hubiera estado en vigor antes de su salida a bolsa, Groupon podría haber salido a bolsa antes de alcanzar la marca de los 1.000 millones de dólares y no se habría enfrentado al intenso escrutinio que dio lugar a su reducción de la capitalización del mercado. Por el contrario, el público inversor no habría sido consciente de las aparentes “banderas rojas” si se hubieran relajado las normas de presentación de informes.

Para abordar estas preocupaciones, el Senado adjuntó una enmienda al proyecto de ley, que exige a la empresa advertir a los inversores que existen riesgos cuando se trata de inversiones. El proyecto de ley enmendado exige que la empresa “adopte medidas razonables para reducir el riesgo de fraude con respecto a esas transacciones” y da al inversionista su dirección de la empresa y su sitio web, que deben mantenerse actualizados. La Ley de JOB también exige que la SEC aplique diversas medidas en un plazo muy ajustado, desde tan sólo 90 días después de la promulgación de determinados aspectos de la ley, hasta 270 días para otras partes.

El Presidente y el Congreso esperan que la Ley de Empleo genere tanto crecimiento económico como el apoyo bipartidista. Originalmente fue aprobada por la Cámara de Representantes por 390 votos a favor y 23 en contra, y luego fue aprobada por el Senado por 73 votos a favor y 26 en contra. Sin embargo, sólo el tiempo lo dirá.

Artículos relacionados:

  • Actualización: Obama firma la Ley de Empleo: ¿Qué hay para ti?
  • Ley de Empleos: ¿Legalizar el fraude en el mercado de valores?

Sobre los autores

Taryn M. Bostjancic, CPA, es un socio con sede en la oficina de WithumSmith+Brown en New Brunswick, Nueva Jersey, con más de dieciocho años de experiencia en contabilidad pública. Es contadora pública certificada en los estados de Nueva Jersey y Michigan y tiene privilegios de práctica en California. Taryn se especializa en servicios de contabilidad, auditoría y consultoría para clientes de las industrias de ciencias de la vida, farmacéutica, manufactura, software, tecnología y servicios. Además, Taryn proporciona tanto servicios de consultoría como de auditoría a los clientes de la SEC de la firma y sirve como líder de equipo de la firma para el nicho de cumplimiento e informes de la SEC. Taryn puede ser contactada en [email protegido].

Robert W. Van Arnum, CPA, es un socio con sede en la oficina de WithumSmith+Brown en Princeton, Nueva Jersey. Bob tiene más de veinte años de experiencia en contabilidad pública y privada. Es un contador público certificado en el estado de Nueva Jersey y se desempeña como Líder de Práctica de la firma para el nicho de contabilidad y auditoría. Bob supervisa y administra varias actividades en el Departamento de Control de Calidad de WS+B y asiste a muchos de los clientes más importantes de la empresa en proyectos de contabilidad técnica, como implementaciones de FASB, contabilidad de adquisiciones y transacciones de capital. Además, dirige y coordina las actividades de contabilidad, auditoría y presentación de informes relacionadas con los clientes de la empresa que cotizan en bolsa. Puede comunicarse con Bob en [correo electrónico protegido].