Saltar al contenido

La integridad es la mejor política y lo que necesitamos hoy en día

Nadie, incluyendo a los profesionales de la contabilidad, vive una vida de absoluta integridad. Más bien, es un ideal por el cual esforzarse, incluyendo a aquellos que muestran integridad de manera consistente pueden verse abrumados por lo que sobra – lo que no se actuó y lo que no se recibió con integridad.

Un ejemplo: en el quirófano de un gran hospital una joven enfermera tuvo su primer día de enfrentarse a la responsabilidad en el trabajo.

La integridad es la mejor política y lo que necesitamos hoy en día
La integridad es la mejor política y lo que necesitamos hoy en día

“Ha quitado once esponjas, doctor”, le dijo al cirujano. “Hemos usado doce”.

“Los he quitado todos”, declaró el doctor. “Cerraremos la incisión ahora”.

“No”, la enfermera se opuso. “Usamos doce”.

“Asumiré la responsabilidad”, dijo el cirujano con tristeza. “¡Sutura!”

“¡No puedes hacer eso!”, dijo la enfermera. “¡Piensa en el paciente!”

El doctor sonrió, levantó el pie y le mostró a la enfermera la duodécima esponja.

“Lo harás”, dijo.

El doctor había estado probando su integridad… y la tenía.

Esta historia, relatada hace más de 60 años por el célebre editor y autor Arthur Gordon, ilustra un componente clave de la integridad: tener el coraje de tus convicciones, mantenerte firme, hacer lo que crees que es correcto y no temer hablar.

Tales acciones son necesarias en el mundo de hoy, en un momento en el que predominan el aspecto bueno, la buena presentación y la obtención de una prensa favorable. En la raíz de nuestra existencia está la necesidad del resurgimiento de la integridad como elemento común en el carácter colectivo de la humanidad.

Un ideal por el que esforzarse

La integridad es difícil de definir. Once diccionarios contienen once definiciones diferentes. Conocemos la integridad cuando la vemos, pero tenemos problemas para explicarla.

La integridad tiene una naturaleza ilusoria. No puede ser autoproclamada, sólo observada en otros. Sin embargo, la mayoría de los actos de integridad se realizan en privado y no están sujetos a revisión pública.

Aquellos que tienen integridad en gran medida han descubierto algo que el resto del mundo debe saber: esa integridad, que muchos consideran que está compuesta de sacrificio, lucha y toma de decisiones no ventajosas, en realidad hace la vida más fácil, alegre y poderosa.

La verdad prevalece

El historiador británico Arnold Toynbee observó que de 21 civilizaciones notables, 19 perecieron “no por conquista externa sino por la evaporación de la creencia en el interior”.

En su discurso de hace años a la Cámara de Comercio del Estado de Illinois, Charles H. Brower comentó que “hoy en día nuestro país todavía tiene una opción. Creo que siempre ha empezado a tomar esa decisión. Creo que está volviendo a sus viejas creencias, como las ideas, el orgullo, el patriotismo, la lealtad, la devoción e incluso el trabajo duro”.

Aunque esas palabras se pronunciaron hace décadas, su sonido de verdad se está escuchando ahora.

Curiosamente, descartamos los actos de integridad practicados por otros, no creyendo que puedan haber hecho lo que han hecho simplemente porque pensaron que era lo correcto.

Paradójicamente, nos apresuramos a condenar a otros que muestran vívidamente una falta de integridad, mientras que pasamos por alto u olvidamos nuestros propios errores.

Un concepto fundamental

La integridad podría ser el concepto central de lo que significa ser humano. Ciertamente implica aceptar plenamente la propia humanidad.

La integridad tiene muchos sinónimos. Sin embargo, ningún sinónimo es suficiente: confianza, lealtad, virtud, sinceridad, franqueza, rectitud, honestidad.

La integridad es también evitar el engaño y evitar la conveniencia. Es ser completo e indivisible.

La integridad es un logro, no un regalo. No es la característica que determina las decisiones. Es la suma de las decisiones que hemos tomado.

En la contabilidad, cada día se presentan numerosas oportunidades para desviarse, ya sea para cambiar un solo número o para crear una elegante nota a pie de página.

La integridad se comunica a los demás inmediatamente. Es ser la misma persona para todos.

No es noble. No es altruista. Es un vehículo práctico para vivir eficazmente, para tener una vida de trabajo.

Es mantener los valores con firmeza y centrarse en lo que crees que es correcto.

Todos nosotros deberíamos ser tan afortunados.