Saltar al contenido

La IMA actualiza su Código de Ética para Contadores de Gestión

Por primera vez en 12 años, el Instituto de Contadores de Gestión (IMA) ha publicado una versión actualizada de su orientación ética, Declaración de Práctica Profesional Ética, que tiene en cuenta los cambios en la profesión de la contabilidad de gestión y las disposiciones sobre denuncia de irregularidades de la Ley Dodd-Frank.

“Bastante ha cambiado en nuestra profesión desde 2005 y estas actualizaciones aseguran nuestra orientación ética a los miembros y la profesión se mantiene al día con la práctica en el trabajo”, dijo Curt Verschoor, CMA, CPA, presidente emérito del Comité de Ética de la IMA, en una declaración preparada. “La nueva declaración de ética alienta el juicio profesional y desafía a los miembros a demostrar un comportamiento ético en cada aspecto de sus vidas”.

La IMA actualiza su Código de Ética para Contadores de Gestión
La IMA actualiza su Código de Ética para Contadores de Gestión

La Declaración de Práctica Profesional Ética, que entró en vigor el 1º de julio, sustituye a la versión anterior publicada en 2005 y refleja los cambios en el entorno empresarial y reglamentario, así como la globalización de la profesión de la contabilidad de gestión. Tiene sus raíces en los principios éticos de la IMA de honestidad, justicia, objetividad y responsabilidad.

La declaración describe los requisitos específicos que deben cumplir los contadores de gestión de acuerdo con las cuatro normas de la IMA: competencia, confidencialidad, integridad y credibilidad.

“Al estar basada en principios, la declaración aspira a ser ampliamente aplicable, fácil de entender y útil para los contadores de gestión en sus esfuerzos por servir como líderes de la integridad y la ética”, dijo Edward Manley, Contador Público Certificado, actual presidente del Comité de Ética de la IMA.

Los requisitos de las normas específicas incluyen:

1. Competencia. Mejorar los conocimientos y las aptitudes, desempeñar funciones profesionales de conformidad con las leyes y reglamentos pertinentes, formular recomendaciones precisas y oportunas, y reconocer y ayudar a gestionar el riesgo.

2. Confidencialidad. La información debe ser confidencial a menos que su divulgación sea legalmente requerida o autorizada, que las personas pertinentes conozcan la importancia de la información confidencial y que se abstengan de utilizar la información confidencial de manera ilegal o poco ética.

3. Integridad. Mitigar los conflictos de interés o advertir de posibles conflictos de interés, abstenerse de adoptar cualquier conducta que impida el desempeño ético de los deberes, evitar actividades que desacrediten la profesión y anteponer la ética y la integridad de la profesión a los intereses personales.

4. Credibilidad. Comunicarse de manera justa y objetiva, proporcionar toda la información pertinente que pueda influir en la interpretación y comprensión de los informes o análisis por parte de un usuario, informar sobre cualquier retraso o deficiencia en la información de acuerdo con la ley o las políticas de la organización, y comunicar las limitaciones profesionales u otras restricciones que puedan afectar al juicio responsable o al buen funcionamiento.

La guía revisada también señala que los miembros de la IMA pueden enfrentarse a problemas o comportamientos poco éticos, que deben ser abordados con una resolución activa. Ello requiere la consideración de los riesgos que conlleva y si existe protección contra las represalias.