Saltar al contenido

La FASB se centra en la contabilidad del pasivo y el patrimonio

La Junta de Normas de Contabilidad Financiera (FASB) publicó el 7 de diciembre una propuesta en dos partes en la que se abordan cuestiones relacionadas con la complejidad de la aplicación de los principios de contabilidad generalmente aceptados (GAAP) a determinados instrumentos financieros con características de pasivo y patrimonio.

La parte I de la propuesta de actualización de las normas de contabilidad (ASU) se ocupa de la contabilidad de determinados instrumentos financieros vinculados al capital social con características de fondo. Las características descendentes hacen que el precio de ejercicio se reduzca en función del precio de las futuras ofertas de acciones.

La FASB se centra en la contabilidad del pasivo y el patrimonio
La FASB se centra en la contabilidad del pasivo y el patrimonio

“La actual orientación contable crea costo y complejidad para las entidades que emiten instrumentos financieros (como los certificados de opción de compra y los instrumentos convertibles) con características de fondo que requieren la medición del valor razonable de todo el instrumento o la opción de conversión”, dice la propuesta de ASU.

Con arreglo a la propuesta, al determinar si determinados instrumentos financieros deben clasificarse como pasivos o como instrumentos de capital, la entidad no tendría en cuenta la característica descendente al evaluar si el instrumento está indexado a sus propias acciones.

La entidad reconocería el valor del efecto de la característica de bajada cuando se activara de la siguiente manera:

  • En el patrimonio como dividendo (para un instrumento financiero clasificado como patrimonio).
  • A través de un cargo a los ingresos netos (para un instrumento financiero clasificado como pasivo).

“En el caso de los instrumentos financieros con características descendentes que se han activado durante el período de presentación de informes, una entidad revelaría que la característica se ha activado, el valor del efecto de la característica descendente que se ha activado y la partida del estado financiero en la que se registra ese efecto”, dice la propuesta de ASU.

La Parte II volvería a caracterizar el aplazamiento indefinido de ciertas disposiciones del subtema 480-10, Distinguir los pasivos de la equidad general , que actualmente se presentan como contenido pendiente en la codificación de las normas de contabilidad de la FASB, a una excepción de alcance. Estas enmiendas no tendrían un efecto contable.

“Esto tendrá el beneficio de mejorar la legibilidad de la Codificación y reducir el costo y la complejidad asociados con la navegación de la guía en el Subtema 480-10”, dice la propuesta ASU.

La fecha límite para los comentarios de la propuesta ASU es el 6 de febrero de 2017. El borrador de la exposición explica las diferentes formas de presentar comentarios a la FASB.