Saltar al contenido

La FASB hace oficial el nuevo estándar sobre pérdidas de crédito

Una nueva norma publicada por la Junta de Normas de Contabilidad Financiera (FASB) el 16 de junio tiene por objeto mejorar la forma en que se comunican las pérdidas de crédito en los activos financieros a los inversores y otros usuarios de los informes financieros.

En la actualización de las normas de contabilidad (ASU) 2016-13, Instrumentos financieros – Pérdidas de créditos (Tema 326): Medición de las Pérdidas de Crédito en Instrumentos Financieros , los bancos y otras instituciones de préstamo deberán medir todas las pérdidas de crédito esperadas para los activos financieros que posean en la fecha de presentación de informes, sobre la base de la experiencia histórica, las condiciones actuales y los pronósticos razonables y justificables.

La FASB hace oficial el nuevo estándar sobre pérdidas de crédito
La FASB hace oficial el nuevo estándar sobre pérdidas de crédito

“Esta es una norma histórica porque, por primera vez, los modelos contables de los bancos para las pérdidas de crédito incluirán información con visión de futuro que requiere un alto grado de datos de riesgo y juicio, que estarán sujetos a controles de gestión, así como a la auditoría financiera”, dijo Reza Van Roosmalen, jefe de Asesoría Contable de KPMG para el Cambio Contable de Instrumentos Financieros, a AccountingWEB. “La norma alinea aún más los departamentos de riesgo y finanzas como parte de una mayor transformación de la función de riesgo de los bancos y, por primera vez, somete algunas partes de la organización de riesgo, procesos, sistemas y datos a controles internos diseñados para los estados financieros”.

Los PCGA actuales exigen un enfoque de “pérdidas incurridas” para el reconocimiento de las pérdidas de crédito que retrasa el reconocimiento hasta que es probable que se haya incurrido en una pérdida.

“La nueva norma aborda las preocupaciones de una amplia gama de nuestros interesados -incluidos los preparadores y usuarios de los estados financieros- de que el actual enfoque de pérdidas incurridas proporciona información insuficiente sobre las pérdidas de crédito previstas de una organización”, dijo el Presidente de la FASB, Russell Golden, en una declaración preparada. “La nueva orientación armoniza la contabilidad con la economía de los préstamos al exigir a los bancos y otras instituciones de préstamo que registren inmediatamente el monto total de las pérdidas de crédito que se esperan en sus carteras de préstamos, proporcionando a los inversores una mejor información sobre esas pérdidas de manera más oportuna”.

La FASB votó para proceder con las nuevas reglas de pérdida de crédito a finales de abril. En ese momento, la junta acordó aplazar las fechas de entrada en vigor originales por un año, dando a los preparadores de los estados financieros más tiempo para revisar y planificar los cambios antes de que la norma entre en vigor. Esas nuevas fechas de vigencia son:

  • Para las empresas públicas que cumplan con la definición de un archivador de la Comisión de Valores y Bolsa (SEC) de los EE.UU., la norma entrará en vigor para los años fiscales, y los períodos intermedios dentro de esos años fiscales, a partir del 15 de diciembre de 2019.
  • Las empresas públicas que no sean declarantes de la SEC deberán aplicar la guía para los años fiscales que comiencen después del 15 de diciembre de 2020, incluidos los períodos intermedios dentro de esos años fiscales.
  • Para todas las demás organizaciones, la norma entrará en vigor para los períodos anuales que comiencen después del 15 de diciembre de 2020 y los períodos intermedios dentro de los años fiscales que comiencen después del 15 de diciembre de 2021.
  • Se permitirá la aplicación anticipada a todas las organizaciones para los años fiscales y los períodos intermedios dentro de esos años fiscales, a partir del 15 de diciembre de 2018.

La FASB se embarcó en este proyecto por primera vez en 2008, tras el inicio de la crisis financiera.

“En el período previo a la crisis financiera, los usuarios [de los estados financieros] hacían estimaciones de las pérdidas de crédito previstas y devaluaban las instituciones financieras antes de que se reconocieran las pérdidas contables, poniendo de relieve las diferentes necesidades de información de los usuarios con respecto a lo que exigían los principios de contabilidad generalmente aceptados”, afirma la FASB en la ASU. “De manera similar, las instituciones financieras expresaron su frustración durante este período porque no pudieron registrar las pérdidas crediticias que esperaban pero que aún no habían alcanzado el umbral probable”.

Con arreglo a la nueva norma, muchas de las técnicas de estimación de pérdidas que se aplican actualmente seguirán estando permitidas, pero los insumos de esas técnicas cambiarán para reflejar el monto total de las pérdidas de crédito previstas. Las organizaciones y los encargados de preparar los estados financieros seguirán utilizando su criterio para determinar qué método de estimación de pérdidas es apropiado para sus circunstancias.

La mejora de la divulgación de información ayudará a los inversores y otros usuarios de los estados financieros a comprender mejor las estimaciones y los juicios importantes que se utilizan para estimar las pérdidas de crédito, así como la calidad crediticia y las normas de suscripción de la cartera de una organización. Esas informaciones incluyen requisitos cualitativos y cuantitativos que proporcionan información adicional sobre las cantidades registradas en los estados financieros.

“Esto aumentará la transparencia sobre las tendencias crediticias y las carteras de préstamos, y eso es una gran ganancia para los inversores”, dice el miembro de la FASB Hal Schroeder en un vídeo sobre el nuevo estándar.

Además, la norma modifica la contabilización de las pérdidas de crédito en los títulos de deuda disponibles para la venta y los activos financieros adquiridos con deterioro del crédito.

“Los inversores tendrán la información que necesitan. Ya no tendrán que hacer sus propias estimaciones sobre las pérdidas de crédito esperadas”, dice el miembro de la FASB Marc Siegel en el vídeo.

Alcance significativo

A lo largo de la duración del proyecto, la FASB ha publicado tres documentos para el comentario público que generaron 3.360 cartas de comentarios. La Junta también llevó a cabo una amplia labor de divulgación con diversos grupos de interesados, entre ellos:

  • Reuniones con más de 200 usuarios de estados financieros.
  • Más de 85 reuniones y talleres con preparadores.
  • Más de 10 mesas redondas con usuarios, preparadores, reguladores y auditores.
  • Veinticinco reuniones de trabajo sobre el terreno con preparadores de instituciones bancarias de diversos tamaños, organizaciones no financieras y compañías de seguros.

“La actual pérdida de crédito esperada (CECL) marca el mayor cambio en la historia de la contabilidad bancaria y tiene el potencial muy real de afectar a la forma en que los bancos hacen negocios”, dijo Rob Nichols, presidente y CEO de la Asociación Americana de Banqueros (ABA), en una declaración escrita. “La ABA ha trabajado estrechamente con la FASB durante los últimos seis años en un esfuerzo por crear un modelo mejorado de deterioro del crédito para la mayoría de los títulos de deuda y préstamos comprados. Apreciamos el tiempo significativo y la consideración que la FASB ha dado a los puntos de vista de los banqueros mientras trabajaban en este asunto extremadamente complejo y difícil.

“Aunque seguimos teniendo fuertes preocupaciones con los costos relacionados con el concepto de pérdida de préstamos durante la vida del CECL, nos comprometemos a trabajar tanto con los reguladores como con los auditores para garantizar que los bancos de todos los tamaños puedan hacer frente a los desafíos de la aplicación de la nueva norma”, añadió.

Prepárese ahora para el Estándar

Según Van Roosmalen, hay varias medidas que los preparadores deberían adoptar ahora para abordar el impacto en los estados financieros de la nueva norma sobre pérdidas de créditos:

1. Establecer una carta del comité directivo y el alcance del proyecto, la hoja de ruta y el presupuesto. El primer paso para la implementación del CECL es reunirse con los interesados internos y los propietarios de los procesos comerciales para reunir a todos los responsables de la toma de decisiones requeridos y desarrollar una expectativa del alcance del proyecto o de las fases y el calendario de alto nivel, para luego nivelar y educar sobre los cambios específicos requeridos por el CECL. Estos grupos de interesados suelen abarcar las finanzas, la política contable, los riesgos y la tecnología de la información.

2. Análisis de la brecha contable. Compare la nueva norma con la norma actual y evalúe las opciones de contabilidad bajo la nueva norma.

3. Evaluación del modelo de riesgo crediticio. Evaluar los modelos de riesgo existentes de Basilea III, CCAR/DFAST, u otros modelos internos de riesgo como punto de partida para el modelado de pérdidas crediticias esperadas de toda la vida de CECL. Comparar los modelos existentes con los requisitos de CECL y recomendar mejoras.

4. Análisis de datos, sistemas y brecha de procesos. Enfocarse en los datos, procesos y sistemas de riesgo y finanzas, y abordar las necesidades del nuevo estado.

5. Cambios en el modelo operativo del objetivo. 6. Los planes de diseño e implementación de CECL deben adaptarse al modelo de negocios, balance y planificación de capital de la entidad.

Artículo relacionado:

La FASB sigue el curso del Estándar de Pérdidas de Crédito