Saltar al contenido

La dieta mediterránea y sus pilares

En la alimentación no sólo hay que aportar energía y nutrientes suficientes sino que además debe haber un equilibrio entre todos ellos, y la dieta mediterránea es la mejor forma de conseguir una dieta equilibrada reconocida tanto en el ámbito científico como en el popular.


El concepto de dieta mediterránea surge en 1950, acuñado por Keys, pero adquiere mayor importancia después de un estudio (de más de 10 años de duración realizado en cerca de 12000 individuos) que comparaba las dietas de 7 países, 4 de ellos seguían la dieta occidental (Japón, Estados Unidos, Finlandia y Holanda) y 3 países situados en la cuencia mediterránea (Italia, Yugoslavia y Grecia).


El estudio fue muy completo, se observaron parámetros dietéticos (como el consumo de diferentes alimentos), clínicos, bioquímicos (colesterol) y además se determinó la incidencia de enfermedades cardiovasculares y cáncer. De este modo se concluyó, teniendo en cuenta las particularidades de cada país, que los países que se asentaban en la cuenca mediterránea tenían menos incidencia de ambos (enfermedades cardiovasculares y cáncer).


Luego se estudiaron las diestas de estos países y se vio que se apoyaban en 3 pilares básicos:



  • Trigo: a partir del que se elaboraba el pan y la pasta. Desde el punto de vista nutricional es un alimento bastante completo:


    • aporta gran cantidad de almidón

    • si se trata de productos integrales también aporta mucha fibra

    • es rico en vitaminas del complejo B

    • aporta tocoferoles, sobre todo en el caso de los productos integrales

    • es rico en minerale

  • Olivo: a partir de él se elabora el aceite de oliva, que tiene un alto contenido en ácidos grasos de calidad:


    • 75% de oleico (monoinsaturado)

    • 5-15% de linoleico y linolénico (poliinsaturado, omega 3)

    • también aporta tocoferoles

  • Vid: a partir de la uva se elabora el vino, que consumido en cantidad moderada es relajante muscular, vasodilatador, además tiene sustancias polifenólicas que son antioxidantes y produce un aumento de la concentración de HDL, lo que disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

Además de estos tres pilares (los tres productos principales) la dieta mediterránea se diferencia de otro tipo de regímenes por:



  • Tener una gran tradición hortofrutícola ya que gracias al clima mediterráneo en toda la zona se produce una gran cantidad y variedad de frutas y hortalizas y en consecuencia un alto consumo de ellos

  • Se producen y consumen gran variedad de frutos secos y leguminosas. De hecho hay muchos tipos de comida basados en estos alimentos, como la comida libanesa

  • El alto consumo de pescado, en ese sentido los países en donde se sigue una dieta mediterránea sólo nos supera Japón y Groenlandia, además por la facilidad para conseguirlo se consume mucho más pescado blanco que azul

  • Consumo moderado de lácteos, no hay una gran tradición ocmo en el interior de europa, además no se trata de leche, sino que hay mayor costumbre de consumir derivados fermentados como el yogur o el queso.

  • Se consume poca carne y pocos derivados cárnicos, y en toco caso oveja, cordero, caprino y carne de ave, prácticamente no se consumía ni bovino ni cerdo.

  • la tradición gastronómica en los países mediterráneos era fuerte, había una cultura del plato, de pasarse horas en la cocina, de comidas compuestas.

En España se sigue una dieta mediterránea, o mejor dicho se seguía, en los últimos años ha ido disminuyendo, ya no sepasan tantas horas en la cocina, se consume mucha bollería industrial, disminuye el consumo de frutas y verduras, pescado y aumenta el de carne. Pero nunca es tarde… si hay ganas, es curioso que en otros países intenten imitarnos y nosotros perdamos nuestras buenas costumbres (que encima, tenemos pocas).