Saltar al contenido

La carta de un niño pequeño a Dios…

Un niño quería 100 dólares para comprar una bicicleta. Como sus padres eran pobres y no podían permitirse el dinero, siendo un niño muy bueno que siempre iba a la iglesia los domingos y rezaba todas las mañanas y las noches, decidió ir directamente al jefe (no, no a Ben Bernanke sino al tipo de arriba).

Así que escribió una carta a Dios, pidiendo 100 dólares para poder comprar la bicicleta; sin embargo, al no conocer la dirección de Dios, todo lo que puso en el sobre para una dirección fue lo siguiente:

La carta de un niño pequeño a Dios…
La carta de un niño pequeño a Dios…

Dios

EE.UU.

Cuando la empleada de correos recibió el sobre, sin saber adónde más enviarlo, lo arrojó en el correo de salida al gobierno de los EE.UU.  Y cuando el empleado de correos del gobierno lo recibió, de nuevo sin tener idea de a dónde debería ir, reenvió el sobre al Presidente Obama ya que era el jefe del gobierno y la persona más cercana a Dios.

Al recibir y leer la carta del niño, siendo padre, y a la vez entretenido y conmovido por la petición del niño, el Presidente Obama puso un billete de 5 dólares en un sobre y lo envió por correo al niño.

Cuando el niño recibió el dinero, estaba comprensiblemente decepcionado ya que no era suficiente dinero para comprar la bicicleta. Decidido a comprar esa bicicleta, puso el bolígrafo sobre el papel y escribió otra carta a Dios, pidiendo los 95 dólares restantes, pero no dudó en ofrecer el siguiente consejo a Dios:

“Querido, Dios, esta vez por favor no envíes el dinero desde Washington, D.C., porque la última vez que me enviaste los 100 dólares de allí, esos ladrones del Servicio de Impuestos Internos retuvieron 95 dólares para los impuestos sobre la renta.”

El Contador Descalzo