Saltar al contenido

La AICPA se opone a la limitación propuesta del uso del método de contabilidad en efectivo

El 15 de agosto de 2013, el Instituto Americano de Contadores Públicos (AICPA) expresó su oposición a una propuesta de limitación del uso del método de contabilidad en efectivo para los contribuyentes no naturales, las corporaciones de servicios personales y los agricultores que figura en el borrador de discusión de la reforma fiscal para pequeñas empresas del Presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, Dave Camp (R-MI).

En la propuesta se dispone que el método de contabilidad de caja está disponible para las personas físicas (en otras palabras, los individuos) y cualquier otro contribuyente que cumpla la prueba de los ingresos brutos y que por lo demás tenga derecho a utilizar el método de caja, pero se eliminan efectivamente las excepciones que existen actualmente para ciertas entidades de transferencia (es decir, las sociedades y las sociedades anónimas), los agricultores y las empresas de servicios personales.

La AICPA se opone a la limitación propuesta del uso del método de contabilidad en efectivo
La AICPA se opone a la limitación propuesta del uso del método de contabilidad en efectivo

“Apoyamos la ampliación del número de contribuyentes que pueden utilizar el método de contabilidad de caja. El método de contabilidad de caja es más sencillo de aplicar, tiene menos costos de cumplimiento y no requiere que los contribuyentes paguen impuestos sobre los ingresos que aún no han recibido”, explicó la AICPA en una carta dirigida al miembro de Campamento y Clasificación Sander Levin (D-MI). “Por estas mismas razones, estamos muy preocupados y nos oponemos a ciertas limitaciones incluidas en la Propuesta. Creemos que el Congreso no debe restringir más el uso del método de contabilidad en efectivo de larga data para las miles de empresas estadounidenses que lo utilizan”.

La AICPA insta a los legisladores a que consideren la carga financiera que la propuesta, de ser promulgada, supondría para las empresas. “La propuesta exigiría a esas empresas cambiar al método de acumulación, obligar a sus propietarios a pagar impuestos antes de tener el efectivo para pagarlos y aumentar la complejidad y los costos”, se afirma en la carta.

A continuación se muestra una copia de la carta dirigida a Camp y Levin:

Para más información, contacte con Shirley Twillman en [correo electrónico protegido] o en el (202) 434-9220.

***

15 de agosto de 2013

RE: Disponibilidad permanente del método de contabilidad en efectivo

Estimado Presidente Camp y Miembro de Rango Levin:

A medida que el Congreso avanza en la reforma fiscal este año, el Instituto Americano de Contadores Públicos Certificados (AICPA) ofrece nuestros comentarios sobre el método de caja de las propuestas de contabilidad en el borrador de discusión de la reforma fiscal de las pequeñas empresas del Presidente Camp, Propuesta de Ley de Reforma Fiscal de 2013, Título IIReforma Fiscal para las Empresas (12 de marzo de 2013) (“Propuesta”).

La AICPA elogia al Presidente Camp y al Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes por sus continuos esfuerzos para simplificar el Código de Rentas Internas (IRC o “Código”) y su respuesta a las preocupaciones de los contribuyentes de que el Código, tal como está escrito, es actualmente demasiado complejo para los contribuyentes. Hemos apoyado sistemáticamente los esfuerzos de simplificación de la reforma fiscal porque estamos convencidos de que esas medidas reducirán considerablemente los costos de cumplimiento de los contribuyentes, fomentarán el cumplimiento voluntario mediante la comprensión de las normas y facilitarán las medidas de aplicación.

Apoyamos la ampliación del número de contribuyentes que pueden utilizar el método de contabilidad de caja. El método de contabilidad de caja es más sencillo de aplicar, tiene menos costos de cumplimiento y no requiere que los contribuyentes paguen impuestos antes de recibir los ingresos gravados. Por estas mismas razones, estamos muy preocupados y nos oponemos a ciertas limitaciones incluidas en la propuesta. Creemos que el Congreso no debería restringir más el uso del método de contabilidad en efectivo de larga data para las miles de empresas estadounidenses que lo utilizan.

Limitación del uso del método de contabilidad en efectivo (Sección 212)

En general, en la sección 212 de la propuesta se dispone que el método de contabilidad de caja está disponible para las personas físicas (en otras palabras, “individuos”) y cualquier otro contribuyente que cumpla la prueba de ingresos brutos y tenga derecho a utilizar el método de caja. Un contribuyente satisface la prueba de los ingresos brutos si el promedio anual de los ingresos brutos del contribuyente durante un período de tres años fiscales es de 10 millones de dólares o menos. La propuesta elimina efectivamente las excepciones que existen actualmente para ciertas entidades de transferencia (es decir, las sociedades colectivas y las sociedades anónimas), los agricultores y las sociedades de servicios personales. En virtud de la legislación vigente, se permite a esas empresas utilizar el método de contabilidad basado en el efectivo, independientemente de sus ingresos brutos, a menos que tengan existencias.

La AICPA se opone a la limitación propuesta del uso del método de contabilidad en efectivo por personas no naturales en virtud de la Propuesta, y se opone a la eliminación de las excepciones existentes para las empresas de servicios personales y los agricultores.

Con arreglo al método del dinero en efectivo, los ingresos se reconocen cuando se reciben efectiva o constructivamente y los gastos se registran cuando se pagan. Se trata de pruebas sencillas y de fácil aplicación. Con arreglo al método del devengo, los ingresos se reconocen cuando existe el derecho a percibirlos, y los gastos se registran cuando se fijan, se determinan y se realizan económicamente. Estas pruebas son más complejas, no siguen los conceptos de contabilidad financiera del método de los valores devengados y aumentan los costos de cumplimiento. Dado que el método de caja sigue siendo un método de contabilidad mucho más sencillo, creemos que la simplicidad justifica que sigan utilizándolo las entidades de paso, las empresas de servicios personales y los agricultores, independientemente de sus ingresos brutos.

La AICPA le insta a que considere la carga financiera que la Propuesta, si se promulga, supondría para las empresas. Por ejemplo, exigiría que los socios y accionistas de las entidades de traspaso paguen impuestos sobre los ingresos que aún no han recibido. A fin de cubrir esta necesidad acelerada de pagar impuestos, algunas empresas se verían obligadas a hacer distribuciones en efectivo a sus propietarios de otras fuentes, lo que podría amenazar sus operaciones debido a un estrechamiento de la corriente de efectivo. Otras empresas obligarían a sus propietarios a hacer frente a la carga financiera independientemente de su capacidad de pago. Creemos que cualquiera de los dos escenarios resultaría en una carga injustificable.

Las posibles dificultades creadas por la restricción del uso del método de dinero en efectivo por parte de las asociaciones se verían incrementadas en el caso de las empresas de servicios profesionales que están sujetas a reglamentos estatales que restringen la propiedad a los individuos que participan activamente en el negocio. Por ejemplo, en muchos estados, una empresa dedicada a la práctica de la contabilidad puede no tener ninguna propiedad pasiva (de inversores) y la mayoría de los propietarios deben ser titulares de licencias activas de contadores públicos. Creemos que también existen restricciones similares para las empresas dedicadas a la práctica del derecho. En consecuencia, muchos bufetes de contabilidad y de abogados deben ser capitalizados únicamente por los profesionales individuales, que en conjunto son propietarios del bufete, y no pueden obtener capital de inversores externos. Debido a estas restricciones, una aceleración del impuesto sobre la renta que no se ha recaudado realmente en efectivo supondría una carga importante para la capacidad de esos profesionales propietarios-operadores de capitalizar y mantener adecuadamente el capital en sus empresas.

La AICPA considera que la propuesta también desalentaría el crecimiento natural de las empresas, que pasarían de ser empresas unipersonales a sociedades u otras entidades de paso, porque si se superan los 10 millones de dólares de ingresos anuales se produciría un cambio contable. En otras palabras, la incapacidad de una empresa para utilizar el método de contabilidad de caja crearía un obstáculo artificial a las empresas mixtas o a la unión de dos o más propietarios. Consideremos, por ejemplo, un propietario único que dirige un negocio exitoso con más de 10 millones de dólares de ingresos brutos. Si el propietario único añade un nuevo socio a la empresa, ésta deja de funcionar como persona física (propietario único), lo que crea un desincentivo para expandir la empresa. La propuesta también podría fomentar una planificación fiscal complicada y económicamente ineficiente, ya que muchas sociedades y corporaciones S pueden buscar estructuras alternativas que les permitan operar como propietarios únicos.

Derogación del uso obligatorio del método de acumulación para las empresas dedicadas a la agricultura (Sección 213)

La AICPA apoya la sección 213 de la Propuesta, que derogaría el uso obligatorio del método de acumulación para las empresas más grandes dedicadas a la agricultura, pero la AICPA se opone a la eliminación de la actual excepción de utilizar el método de contabilidad en efectivo para los agricultores en virtud de la sección 212 de la Propuesta. Si la sección 212 de la Propuesta no continúa eximiendo a los agricultores, los agricultores que operan sus negocios como un único propietario podrían utilizar el método de contabilidad de caja, pero los agricultores que operan como sociedades o corporaciones estarían obligados a utilizar el método de contabilidad en valores devengados. Creemos que este tratamiento dispar proporciona un resultado no equitativo.

Reg. del Tesoro § 1.162-12(a) permite a los agricultores del método de dinero en efectivo deducir los costos incurridos en la cría de cultivos y animales. El método de contabilidad de caja presenta una contabilidad más sencilla para la mayoría de los agricultores. La derogación del uso obligatorio del método del devengado por parte de las empresas agrícolas aliviaría la carga impuesta a estas empresas agrícolas.

Sin embargo, creemos que la derogación de la sección 447 del IRC sólo debería aprobarse con la excepción del método de dinero en efectivo para los agricultores. Como ya se ha señalado, el artículo 212 de la Propuesta prevé la eliminación de una excepción que permite el uso del método de dinero en efectivo para los agricultores, y la AICPA se opone a la eliminación de esta excepción. Si la disposición de derogación (sección 213) permanece en la Propuesta con la eliminación de la excepción del agricultor (sección 212), el método especial de normas de contabilidad para las sociedades y asociaciones con un socio corporativo dedicado a la agricultura en virtud de la sección 447 del IRC debería mantenerse para proporcionar a esas entidades un umbral sin cambios (sección 447 del IRC) en los ingresos brutos de una sociedad agrícola.

Posición de la AICPA

La AICPA se opone a la limitación del uso del método de contabilidad en efectivo para los contribuyentes no naturales, las empresas de servicios personales y los agricultores. Estas empresas están ubicadas en todo el territorio de los Estados Unidos y comprenden casi todas las industrias, incluidas la agricultura, las finanzas, la atención de la salud, los servicios personales, los servicios profesionales (por ejemplo, abogados, contadores públicos, ingenieros, arquitectos), los bienes raíces, la reparación y el mantenimiento y el transporte. Este tipo de empresas son algunas de las más dinámicas de Estados Unidos y forman parte de la fuerza motriz de la expansión económica y el crecimiento del empleo. La propuesta requeriría que estas empresas cambiaran al método de acumulación, obligar a sus propietarios a pagar impuestos antes de que tengan el efectivo para pagarlos, y aumentar la complejidad y los costos.

La AICPA considera que la reforma fiscal debe promover la simplicidad y el crecimiento económico y no debe crear cargas administrativas y financieras innecesarias para los contribuyentes ni obstaculizar la capacidad productiva de la economía. La simplicidad es importante tanto para mejorar el proceso de cumplimiento como para que los contribuyentes comprendan mejor las consecuencias fiscales de las transacciones en las que participan o planean participar.

Fuente: 15 de agosto de 2013, Comunicado de prensa de AICPA