Saltar al contenido

Ideas de marketing de la AAM: La tarjeta de puntuación de la empresa

Del 20 al 23 de mayo, la Asociación de Marketing Contable (AAM) celebró su conferencia anual. La frecuente colaboradora Sally Glick recogió algunas ideas que compartirá con nosotros en los próximos días, como lo ha hecho en años anteriores. Los comentarios de los asistentes -así como de aquellos que encuentran estos artículos interesantes- son bienvenidos en la sección de comentarios, a continuación. Lea más artículos de Sally Glick aquí.

En una sesión a la que asistí, la oradora, Colleen Rudio, se refirió a la importancia de elaborar un cuadro de mando integral. Comenzó la discusión reconociendo que la competencia hoy en día es más dura, las expectativas son más altas, y los costos están aumentando. Llegó a la conclusión de que para que las empresas puedan mantener el crecimiento y la rentabilidad, deben ser capaces de dirigir, seguir y medir sus actividades. Sin disponer de un cuadro de mando que sea fácil de utilizar y que refleje la actividad en torno a los indicadores clave de rendimiento (KPI) que más valoran los socios, cualquier empresa puede perder fácilmente su dirección.

Ideas de marketing de la AAM: La tarjeta de puntuación de la empresa
Ideas de marketing de la AAM: La tarjeta de puntuación de la empresa

Rudio utiliza una tarjeta de puntuación como base para dirigir, implementar y rastrear las iniciativas estratégicas. Para quienes no estén familiarizados con este concepto, el “cuadro de mando integral” se concibió originalmente como un simple marco de medición del rendimiento, pero con el tiempo ha evolucionado hasta convertirse en un sistema integral de planificación y gestión estratégicas. El cuadro de mando integral transforma el plan estratégico de una organización, que pasa de ser un documento atractivo pero pasivo, en una táctica que se puede poner en práctica a diario. Proporciona un marco que no sólo incluye mediciones del rendimiento, sino que también ayuda a los planificadores a identificar lo que debe hacerse y medirse.

Mantener la coherencia es una de las claves del éxito, ya sea en lo que respecta a las operaciones y la gestión o a la comercialización y el desarrollo empresarial. Rudio señaló que las empresas que emplean regularmente un proceso de cuadro de mando pueden medir el rendimiento real de sus dirigentes e identificar las áreas que necesitan más mejoras. Armadas con herramientas que proporcionan dirección, las empresas pueden ser más estratégicas en su enfoque del mercado.

La adopción y aplicación de un sistema de puntuación personal debería dar lugar a la búsqueda de actividades específicas que ayuden a elevar el nivel de servicio al cliente para añadir más valor a los clientes existentes; buscar iniciativas de comercialización estructuradas para atraer clientes potenciales cualificados y de mayor calidad; y hacer de la tutoría y el desarrollo de los recursos humanos internos una prioridad máxima.

Llevar la cuenta es crítico para medir lo que funciona y lo que no. ¿Su empresa utiliza el enfoque del cuadro de mando integral para definir, dirigir y medir sus KPI?

Aquellos que quieran explorar más este tema pueden leer un artículo que Colleen Rudio escribió para Estrategias de Crecimiento: La revista de contabilidad, marketing y ventas.

Sobre el autor :

Sally Glick es CMO y directora de Sobel & Co. LLC. Fue nombrada Contable Comercializadora del Año en 2003 y fue votada en el Salón de la Fama de la AAM en 2007. Se puede contactar con ella en [email protegido] .