Saltar al contenido

Fin de año: Llega el momento de un buen feedback

Se acerca el final de año. Un 2013 complicado para muchas empresas. Y es el momento idóneo para hacer balance. Para llevar a cabo un feedback útil en el seno de la compañía. Es la fecha idónea, pues es el final de una etapa y el comienzo de otra. Es el punto en el que se puede echar la vista atrás para ver cuáles son los errores y los aciertos y mirar hacia adelante para marcarse los retos.

Un buen feedback tiene enormes efectos positivos en la empresa. En muchas ocasiones se cae en el error de obviarlo o de poner exclusivamente el acento en lo negativo. Sin embargo, un balance completo, con sus luces y sus sombras y con un marcado esfuerzo por construir y mejorar, dará más posibilidades al equipo de crecer. Mantenerse en silencio o ‘castigar’ sólo por lo que se hizo mal no es la mejor de las opciones posibles.

Pero, ¿por qué este final de año es el mejor momento para hacer ese ‘feedback’?

Momento de reflexión. Los últimos días del año son propicios para hacer balance (personal y profesional), para mirar lo conseguido y lo que aún queda por conseguir. Analizar si se consiguieron los objetivos y qué queda aún por mejorar. Y por eso, es la mejor época para explicar al equipo la visión que tiene la empresa del trabajo completado, lo positivo y lo negativo.

Época de marcarse objetivos. Este periodo del año es, junto con el comienzo del curso escolar para los alumnos, el elegido para mirar más allá del día a día. Para ponerse delante del calendario y recordarse los nuevos retos. Por eso, un buen líder ha de aprovecharlo para fijar esos objetivos, realistas pero ambiciosos. Objetivos que sirvan para motivar y no para hundir.

Tiempo de mejora. Casi nunca se suele encontrar el momento de hacer ese feedback necesario. Sin embargo, el final de año es el idóneo, pues ha habido tiempo suficiente por detrás para hacer balance con el suficiente ‘material’ como para que sea sólido y por delante está todo por dibujar y, por tanto, todo por construir.

Un buen feedback no es algo sencillo. La forma en que se ofrezca en el equipo puede determinar su resultado en el futuro. Hacerlo de manera constructiva, sin caer en el común error de interpretarlo sólo desde el lado negativo, y eligiendo el mejor momento puede tener efectos muy positivos.

Y tú, en tu empresa… ¿Cómo haces ese feedback? ¿Aprovechas final de año para hacerlo?