Saltar al contenido

¿Existe algún culpable en la crisis financiera de Estados Unidos?

Durante todo el transcurso del año el tema financiero más escuchado ha sido la crisis financiera en la cual está inmersa la economía de Estados Unidos. Hace tan solo unos meses se veía posible no entrar en una recesión, pero ahora ésta parece segura. Pero, ¿existe algún culpable por la crisis que se está viviendo? Yo creo que sí.


En gran parte, creo que la crisis de Estados Unidos fue provocada por las medidas de la Reserva Federal (FED). En 2001, la Reserva Federal empezó a inyectar liquidez para evitar una desaceleración en la economía que estaba siendo causada por la crisis bursátil de la “burbuja de internet” y los ataques terroristas del 11 de septiembre.



Además de inyectar liquidez a la economía, la Reserva Federal redujo tasas drásticamente hasta alcanzar a mediados de 2003 el uno por ciento. Aunque el hecho de disminuir las tasas es justificable ya que esto incentiva mayor inversión y por ende mayor dinamismo en la economía, creo que la reserva federal mantuvo el tipo de interés demasiado bajo y por mucho tiempo.


En esta ocasión estas bajas tasas provocaron que la mayor parte del endeudamiento se concentrara en la vivienda (algo normal), pero con la peculiaridad de que los bancos comerciales empezaron a hacer uso de herramientas de deuda nuevas que permitieron a casi cualquier individuo acceder a una vivienda sin o casi sin pago inicial y con un plazo de muchos años. Este incremento en las compras de vivienda provocó el aumento o burbuja en los precios de las casas, lo que motivo a pensar a los banqueros que a pesar del riesgo que estaban asumiendo, si las personas fallaban con su préstamo, una casa de alto valor pasaría a sus manos.


En teoría este pensamiento es correcto, pero funciona solamente si las casas mantienen su valor y esto no sucedió.


Ante presiones inflacionarias la Reserva Federal empezó a subir los intereses provocando una disminución en el crédito que llevo a un enfriamiento en el mercado de vivienda. Esto tuvo como consecuencia que alrededor del 2006 y 2007 los bancos se llenaran de préstamos en peligro que además estaban envueltos en contratos complicados y hacían bastante más difícil a los inversionistas medir el riesgo asumido.


Fue tal el impacto que los bancos a partir de finales del año pasado empezaron a asumir perdidas millonarias que ya llevaron a la quiebra al quinto mayor banco de inversión en Wall Street, el banco Bear Stearns.


Existen varios riesgos ante esta nueva crisis en la economía de Estados Unidos y valen la pena analizar.


La clase política Estadounidense ha empezado a promover reformas al sistema financiero, lo cual debe tomarse con mucho cuidado ya que podrían tratarse de reformas demasiado restrictivas que lleven a restar competitividad a la economía.


Además el otro riesgo que existe es que la Reserva Federal ha iniciado una nueva política de dinero fácil en Estados Unidos que ha llevado a agresivas bajas en las tasas de interés para aliviar la crisis que se vive actualmente. El problema es que para muchos expertos esta nueva liquidez únicamente está provocando mayor inflación, ya que el dinero está siendo utilizado para la especulación de commodities lo que está provocando un aumento en los precios de las materias primas y alimentos.


Creo que la Reserva Federal debe ser más cuidadosa en esta ocasión (deben asumir un descenso en la economía) y cuidar mucho los niveles de liquidez para que sus políticas alivien realmente la crisis económica y además mantener la inflación controlada.