Saltar al contenido

Ex representante del Estado se declara culpable de fraude electrónico y evasión de impuestos

Por el personal de AccountingWEB

Según un informe del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, el 16 de marzo de 2012, Richard David Miranda, ex representante del Estado de Arizona, se declaró culpable en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Arizona de una información de dos cuentas en la que se le acusaba de defraudar a una organización benéfica de más de 140.000 dólares y de evadir el impuesto sobre la renta relacionado con esos fondos obtenidos ilegalmente.

Ex representante del Estado se declara culpable de fraude electrónico y evasión de impuestos
Ex representante del Estado se declara culpable de fraude electrónico y evasión de impuestos

La declaración de culpabilidad fue anunciada por el Fiscal General Adjunto Lanny A. Breuer, de la División Penal del Departamento de Justicia; el Agente Especial a Cargo James L. Turgal, de la Oficina de Campo del FBI en Phoenix; y la Agente Especial a Cargo Dawn Mertz, de la Oficina de Phoenix del Servicio de Impuestos Internos-Investigación Criminal (IRS-CI).

El fiscal general adjunto Breuer dijo”, habiendo admitido esta conducta ilegal, Miranda se enfrentará ahora a las consecuencias de sus acciones. Este Departamento de Justicia continuará haciendo responsables a los funcionarios electos, al igual que a los ciudadanos comunes, por sus crímenes”.

“La Oficina Federal de Investigación, el Servicio de Impuestos Internos y el Departamento de Justicia se mantienen firmes en nuestros esfuerzos por combatir la corrupción pública en todos los niveles de gobierno, investigando y procesando a quienes abusan deliberadamente de la confianza del público al utilizar su cargo para obtener beneficios personales”, dijo el agente especial a cargo del FBI James L. Turgal Jr. “El FBI y nuestros socios en la aplicación de la ley se han comprometido a hacer responsables a nuestros funcionarios electos de participar intencionadamente en planes para obtener beneficios de actividades fraudulentas y de explotar la fe depositada en ellos por el público estadounidense”.

“Es una vergüenza para el estado y su gente cuando un representante del estado engaña a los que fue elegido para representar”, dijo el agente especial del IRS a cargo Mertz. “El ex representante Miranda defraudó egoístamente a una organización benéfica que se estableció para ayudar a los miembros desfavorecidos de la comunidad y utilizó las ganancias para su propio beneficio. Aquellos que ocupan cargos públicos deben ser mantenidos a un nivel más alto y no están exentos de un proceso penal”.

Miranda, de cincuenta y cinco años de edad, de Tolleson, Arizona, fue miembro de la Cámara de Representantes de Arizona para el 13º Distrito desde 2011 hasta su dimisión, efectiva el 20 de febrero de 2012.ABC 15.com informó que Miranda citó preocupaciones familiares y de salud como la razón de su renuncia.

Miranda fue miembro del Senado del Estado de Arizona desde 2002 hasta 2011, y de la Cámara de Representantes de Arizona desde 1999 hasta 2002. Según documentos del tribunal, desde julio de 2002, Miranda también se desempeñó como director ejecutivo del Centro Adelante Campesino Inc. (Centro), una organización de beneficencia sin fines de lucro que proporcionaba alimentos, ropa y asistencia educativa a las personas necesitadas, incluidos los trabajadores agrícolas migrantes, en el condado de Maricopa (Arizona) y sus alrededores.

Según los documentos del tribunal, en mayo de 2005, Miranda inició un plan para liquidar Centro, vender el único activo restante de Centro (un edificio) y utilizar el producto de la venta para gastos personales. Para ello, Miranda retiró al contable voluntario de la organización benéfica, de larga trayectoria, como firmante autorizado en las cuentas bancarias y de la cooperativa de crédito de la organización benéfica y asumió el control exclusivo de las cuentas y los registros financieros de la organización benéfica. También le dijo al contador voluntario que el producto de la venta se utilizaría para financiar becas. En marzo de 2007, el edificio se vendió por 250.000 dólares, y el 7 de marzo de 2007, una parte significativa de los beneficios de esa venta -144.576 dólares- se transfirió a través de las fronteras estatales a la cuenta de la cooperativa de crédito del Centro.

A la semana de la transferencia, según los documentos del tribunal, Miranda comenzó a retirar el producto de la cuenta de la cooperativa de crédito de Centro sin la autorización o el conocimiento de la junta directiva de Centro. Por ejemplo, Miranda obtuvo dos cheques pagaderos a él mismo, por un total de 37.000 dólares, y pagó deudas de tarjetas de crédito personales por un total de más de 60.000 dólares. Para el 31 de diciembre de 2007, Miranda había retirado el producto restante (aproximadamente 46.836 dólares) mediante cheques, retiros y transferencias electrónicas de fondos. Utilizó los fondos para pagar deudas personales adicionales y para hacer numerosas compras de viajes personales, servicios, ropa, alimentos y artículos para el hogar.

Miranda tampoco declaró el producto de la venta como ingreso en su formulario 1040 del IRS para el año calendario 2007.

El cargo de fraude electrónico conlleva una pena máxima de veinte años de prisión y una multa de 250.000 dólares, o el doble de la cantidad ganada o perdida en el esquema. El cargo de intento de evasión o derrota fiscal conlleva una pena máxima de cinco años de prisión y una multa de 100.000 dólares. La sentencia está programada para el 5 de junio de 2012.

Según un informe de ABC 15.com, Miranda le dijo a la jueza de distrito Roslyn Silver: “Hice algunos documentos falsos”. Justo antes de que Miranda se declarara culpable, el juez le preguntó si sabía que lo que había hecho estaba mal; Miranda simplemente respondió: “Sí”.

El caso está siendo procesado por los abogados Edward T. Kang y Monique T. Abrishami y Brian A. Lichter de la Sección de Integridad Pública de la División Penal, y por el Fiscal Adjunto de los EE.UU. Frederick A. Battista del Distrito de Arizona. El caso está siendo investigado por agentes de la Oficina de Phoenix del FBI y de la Oficina de Phoenix del IRS-CI.

La Red de Noticias de Oficiales Privados informó que después de la audiencia en la corte, Miranda dijo: “He aceptado toda la responsabilidad por mis acciones. Me gustaría agradecer a mi familia, amigos y partidarios en la comunidad. Espero que en el futuro pueda superar el dolor y la decepción que he causado”.

Según la Red de Noticias de Oficiales Privados, Miranda se negó a responder preguntas sobre por qué hizo lo que hizo. El abogado de Miranda, José Montano, negó que las acciones de Miranda fueran una violación de la confianza del público. “Esto fue un asunto personal. No tuvo nada que ver con su trabajo en la legislatura”.

Artículos relacionados:

  • La CPA acusada de fraude fiscal es ahora sospechosa en el complot para asesinar a los testigos
  • El aplazamiento de impuestos de Maryland es condenado a sesenta y cinco meses de prisión